¿Pueden los padres revisar las redes sociales de sus hijos?

En una actualidad marcada por la incesante actividad tecnológica a nivel digital, las redes sociales son un claro riesgo para los pequeños de la casa. ¿Pueden los padres revisar las redes sociales de los hijos para prevenir estos riesgos?

Las redes sociales se han convertido en un fenómeno social mundial que ha cambiado la forma de comunicarnos e incluso de vivir. Pero para los padres esto puede convertirse en un gran dolor de cabeza.

En efecto, es natural que los niños y adolescentes sientan la necesidad de pertenecer a alguna comunidad virtual a la que pertenezcan sus amigos. También es natural que los padres lo permitan. Sin embargo, es indispensable ejercer un control sobre el uso de la tecnología y las redes sociales, debido al riesgo que implican.

Esto no es siempre una tarea sencilla y puede generar conflictos entre padres e hijos. La mayoría de los adolescentes no están de acuerdo con que sus padres les revisen las redes sociales o los mensajes.

La pregunta es: ¿pueden los padres controlar a los hijos su actividad en internet sin su consentimiento? A continuación, veremos algunos elementos de reflexión sobre el control que deben ejercer los padres sobre las redes sociales de sus hijos.

¿Cómo controlar el movimiento en las redes sociales de un hijo adolescente?

La intromisión de los padres en las redes sociales de sus hijos adolescentes siempre va a ser motivo de conflicto. Y si los padres intentan imponerse y, en casos extremos, prohibirles su uso, los jóvenes encontrarán fácilmente la forma de no seguir esa norma y acabarán abriendo un perfil secreto o modificando la configuración de privacidad.¿Pueden los padres revisar las redes sociales de sus hijos?

Por otra parte, las redes sociales no solo tienen cosas negativas. También son una buena oportunidad para que los hijos aprendan a sociabilizar y consoliden un grupo de amigos. La mejor solución es controlar la actividad de los hijos adolescentes en ellas, pero no restringirla. Es necesario poner ciertos límites a la actividad para poder saber por dónde se mueven.

Todo depende también de la edad del hijo. Cuando los hijos empiezan a utilizar las redes sociales, es conveniente poner horarios y límites para ello. También es importante asesorarles y explicarles algunas cosas sobre los peligros que existen. Es muy útil, por ejemplo, que los padres sean parte de los contactos del hijo en las redes sociales.

Lo ideal es encontrar un término medio para que los hijos tengan la confianza de compartir con sus padres sus movimientos por la red, y que vayan haciéndose responsables paulatinamente para poder usarlas. Los padres, por su parte, también deben respetar la privacidad de los hijos y establecer ciertas pautas progresivas y controladas.

Una autonomía progresiva

El concepto de autonomía progresiva fue incorporado por la ley de garantía de los derechos de la niñez, recientemente aprobado en la Cámara de Diputados. Según esta consideración, todo niño tiene derecho a desarrollar su vida privada, a gozar de intimidad y a mantener comunicaciones sin injerencias arbitrarias o ilegales, y los padres deben respetar este derecho. 

A pesar de que para muchos este concepto implicaría la prohibición para los padres de revisar las redes sociales de sus hijos, el tema de fondo es, en realidad, mucho más amplio. Se trata de la importancia de la educación en medios y de la incorporación de las tecnologías digitales a la cotidianeidad de los niños y adolescentes.¿Pueden los padres revisar las redes sociales de sus hijos?

Es evidente que prohibir o controlar el uso de las redes a los adolescentes es casi imposible. Siempre encontrarán estrategias para burlar ese control. La verdadera preocupación debería ser la de fortalecer las competencias de los padres y de los adultos, en general; se trata de ser intermediarios en el consumo de las redes sociales.

¿Tienen derecho los padres a revisar las redes sociales de sus hijos sin su consentimiento?

Durante el periodo de la adolescencia, la mayoría de jóvenes suele distanciarse de sus padres y buscar refugio en grupos de amigos. Y esto, en ocasiones, puede generar preocupación entre los padres. Puede ocurrir, por ejemplo, que los padres sospechen que sus hijos tienen problemas. 

Ante estas situaciones, al ser responsables del cuidado y protección de sus hijos, los padres tienen derecho a utilizar estrategias para conocer su vida privada con la finalidad de saber qué está pasando y poder intervenir.

Siempre que se haga pensando en el bienestar de sus hijos, este acto de revisión por parte de los padres está legalmente justificado, e incluye el control de redes sociales, mensajes de WhatsApp, etc.