El control parental en la era digital

18 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la documentalista Arantza Martín Becerro
La utilización de internet y las redes sociales por parte de los niños es un aspecto que debe ser controlado por los padres.

Los niños utilizan internet desde edades tempranas, hecho que llevó a crear el control parental. No es nada inusual ver a pequeños con tan solo dos años manejando el canal de vídeos YouTube para disfrutar de uno de sus vídeos favoritos de dibujos animados.

A medida que van creciendo, este uso se va haciendo más amplio, al igual que su curiosidad por descubrir todo lo que las nuevas tecnologías les ofrecen. Al margen de las innumerables cantidades de ventajas y desventajas que se pueden encontrar acerca de que los niños utilicen internet, debemos ser conscientes de que las nuevas tecnologías forman parte de sus vidas.

Tan solo es necesario que los adultos sepamos enseñar a los más pequeños la mejor manera de utilizarlas y de sacar su beneficio. Para llevar esto a cabo, uno de los grandes aliados que encontramos los adultos es el control parental.

Hoy os hablamos un poco más sobre esta opción que los dispositivos electrónicos ofrecen para que mayores y pequeños disfruten con mayor tranquilidad de las nuevas tecnologías.Madre aplicando el control parental en el ordenador de su hijo a la hora de estudiar.

El control parental: ¿qué es?

Aunque en la actualidad ya es utilizado por muchos adultos, existe una gran parte de la población que desconoce el significado del control parental y las posibilidades que esta herramienta ofrece. Como su propio nombre indica, es el control que los padres o adultos que se encuentran alrededor del niño realizan en los dispositivos electrónicos que el pequeño utiliza.

Los grandes beneficios que el control parental ofreció en sus inicios hicieron que esta herramienta se desarrollara y se ampliara hasta lo que es en la actualidad.

Con el control parental los adultos tienen la posibilidad de restringir o bloquear el dispositivo electrónico que el niño esté utilizando. Además del dispositivo, también podrá bloquear algunas búsquedas, aplicaciones o compras en concreto.

Dependiendo del dispositivo que se esté utilizando, pues incluso las televisiones o reproductores de DVD tienen en la actualidad la posibilidad de activar el control parental, esta restricción se realizará de una manera diferente.

Sin embargo, los métodos de bloqueo más utilizados para que el niño no pueda acceder a un contenido concreto son la huella dactilar o el reconocimiento facial, o bien una contraseña determinada.

Una utilización educativa y consciente

Internet ofrece miles de contenidos muy beneficiosos para los más pequeños. Sin embargo, otros cientos de miles no lo son, a pesar de llamar su atención. Uno de los ejemplos más claros en los que aplicar el control parental es en los juegos que se descargan en los móviles.

En muchas ocasiones, los niños disfrutan de aplicaciones de juegos gratuitas que, sin embargo, ofrecen la posibilidad de comprar para avanzar más rápido en el juego. Los niños no son conscientes de esa compra y la realizan, pudiendo llegar a suponer un gran problema para los adultos.

Por este motivo, el control parental se trata de una fantástica herramienta para que los niños puedan disfrutar de internet de una forma totalmente controlada sin ningún tipo de problemas.

Otras formas de controlar el uso de internet

Utilizar indebidamente internet o utilizarlo en exceso puede generar serios problemas para el niño. Por ese motivo, desde la primera vez que se le da permiso para usar las tecnologías, es conveniente acordar una serie de pautas con él.

Estas pautas deben ir acorde a su edad, así como el uso que pueda hacer de ciertas redes sociales o aplicaciones que son más comunes en determinadas franjas de edad.Padre con su hijo enseñándole un buen uso de las nuevas tecnologías.

Establecer un horario o tiempo

La primera de las pautas que debéis acordar con los niños es un horario de uso de internet. De esta manera, ellos mismos serán conscientes de que no pueden estar conectados todo el tiempo.

Este horario puede delimitarse para todos los días, una vez a la semana o incluso mensualmente. También es muy común dejar que lo niños utilicen internet tan solo los fines de semana para evitar, así, que esto les afecte a su rendimiento escolar.

Determinar lugares de uso, complementos al control parental

En la actualidad, es muy común acudir a lugares públicos de ocio como restaurantes o bares y ver a los niños enfrascados en la pantalla de un dispositivo móvil. Esto también sucede incluso en lugares como los parques, espacios dedicados para la diversión de los niños donde las nuevas tecnologías deben de quedar en un segundo plano.

Por ese motivo, es recomendable determinar ciertos lugares de uso y restringir este, por ejemplo, a cuando los niños se encuentren en casa y no en lugares donde puedan disfrutar de otros niños o de otras actividades.

Estableciendo estas pautas y otras que creas conveniente en especial para tu hijo, estarás fomentando que los niños hagan un uso responsable de internet.