¿Problemas de autoestima en el posparto?

Cuando nace nuestro bebé podemos sentir muchísimas emociones dentro de nuestro corazón, pero ahora empieza el camino que nos toca descubrir. A pesar de la alegría, muchas mamis se sienten mal por su nueva apariencia física y pueden empezar a desarrollar problemas de autoestima en el posparto.

Por lo general, esta sensación de malestar proviene de esos kilos de más que ahora tiene nuestro cuerpo. Durante nueve meses, el organismo se fue preparando para recibir a ese pequeño angelito que llegó para iluminarte la vida y, como parte de este proceso, necesitó reunir unos cuantos kilos adicionales, pero ¿te has preguntado por qué?

El aumento de peso influye en la baja autoestima en el posparto

El aumento de peso es un hecho fundamental que debe ocurrirle a las mujeres embarazadas. En primer lugar, esto representa una señal de crecimiento del chiquitín que viene en camino, ya que unos tres o cuatro kilos le corresponden al bebé y el resto se dividen de la siguiente manera:

  • Placenta: entre 0,9 y 1,4 kg.
  • Líquido amniótico: 0,9 y 1,4 kg.
  • Volumen de sangre: 1,8 kg.
  • Aumento del tamaño del útero: de 0,9 a 2,3 kg.
  • Crecimiento de las mamas: entre 0,9 y 1,4 kg
  • Reserva de agua (parto y lactancia): entre 2,3-4,1 kg.

Si sumas todos esos kilos, verás que los 11 o 15 kilos que aumentas tienen una razón de ser. Y, el cuerpo es tan sabio que se preparó a la perfección para enfrentar esa larga etapa de la lactancia materna.

Pese a que este hecho tiene una justificación importante, algunas madres se deprimen porque creen que nunca volverán a tener ese cuerpo de sirena que tenían antes. Y, por consecuencia, se deprimen y empiezan a tener problemas de autoestima.

Otras razones de la baja autoestima en el posparto

Uno de los momentos más bellos para una mujer es el embarazo porque va a crear dentro de su vientre el amor más puro que puede existir. Sin embargo, tienes que estar preparada para muchísimos cambios que podría experimentar su cuerpo. Veamos cuáles son las otras causas que despiertan estos problemas de autoestima:

  • Las temidas estrías: aparecen en el área del vientre, los senos, las caderas, los brazos y las piernas. El estiramiento repentino de la piel, producto del crecimiento del bebé o el aumento de peso, hace que aparezcan estas lesiones.
  • La flacidez: los tejidos que recubren el vientre son los que más sufren durante el embarazo. Y, por eso, es normal que luego de que nazca tu chiquitín, veas que quedó un poco floja.
  • Manchas en la piel: los continuos cambios hormonales pueden producir unas manchas en cualquier parte del cuerpo, en especial, el rostro.
  • Pérdida de cabello: luego de que tienes a tu bebé en brazos, tu cuerpo tratará de estabilizarse a nivel hormonal y pone todos sus esfuerzos para darle lo que necesita tu chiquitín, a través de la lactancia.
  • Pérdida de volumen en los senos: en la medida que vas perdiendo peso y te dediques a darle pecho a tu bebé, es probable que tus senos pierdan volumen y no sean los mismos que antes.

Queremos invitarte a que te sientas feliz de lo que te suceda… ¡Sí! Así como lo lees. Las mujeres somos guerreras y valientes y podemos encontrar la fuerza para ver cada transformación como una marca de una batalla ganada.

Consejos para superar la baja autoestima

El embarazo supone una increíble cantidad de retos para la mujer. Uno de los más importantes es cambiar todo que se vincule con la autoimagen, a favor de otro ser humano. Por lo tanto, es un acto valiente de amor que impulsa la vida.

En este sentido, es fundamental que te enfoques en los siguientes consejos para evitar estos problemas de autoestima en el posparto:

  • Acepta tus cambios porque son los que te permitieron darle vida a un ser que te llenará de alegría.
  • Vigila que tu dieta sea rica en nutrientes y vitaminas.
  • No te centres en la autocrítica. Poco a poco, tu cuerpo regresará a ser el mismo de antes con la ayuda de una rutina de ejercicios y la buena alimentación.
  • Recuerda que la lactancia materna te ayudará a bajar de peso.
  • Tu pareja debe ser el principal soporte emocional, que te apoye y valore tu nueva belleza.
  • Pide ayuda profesional.

Eres hermosa y ese bebé que tienes a tu lado forma parte de esa belleza. Tu cuerpo cambió porque fuiste capaz de llenar el mundo de luz. Ya no serás igual que antes, ahora eres mejor.  

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar