Los principales problemas psicológicos en los adolescentes

Durante el periodo de la adolescencia, los jóvenes presentan diversos cambios; algunos de ellos demasiado repentinos. A continuación, daremos nombres y explicaremos brevemente los principales problemas psicológicos en los adolescentes.
Los principales problemas psicológicos en los adolescentes
Marián Carrero Puerto

Escrito y verificado por la psicóloga Marián Carrero Puerto.

Última actualización: 10 agosto, 2022

La adolescencia es una etapa del desarrollo humano que está sometida a constantes cambios físicos, psíquicos y sociales, así como en el marco familiar en que se desenvuelve el adolescente. Es por esto que se considera un periodo de riesgo en el que pueden darse las bases idóneas para la aparición de síntomas y enfermedades, así como de alteraciones de la personalidad. Dicho esto, ¿cuáles son los principales problemas psicológicos en los adolescentes?

Los rápidos y profundos cambios que sufren los adolescentes, sumados a la falta de seguridad para afrontar los problemas que se les presentan, pueden dar como resultado diversas enfermedades. Así, depresión, estrés, ansiedad, complejos, fobias, neurosis, anorexia, bulimia…, son todos, en gran parte, los principales problemas psicológicos en los adolescentes.

“No tienes que sufrir para ser un poeta. La adolescencia es suficiente sufrimiento para todos”.

– John Ciardi –



Los grandes cambios de la adolescencia

A continuación, mencionaremos, a grandes rasgos, las características más notables de la adolescencia. De esta forma, el adolescente atraviesa por tres tipos de duelos durante este periodo:

Padre hablando con su hijo sobre los problemas psicológicos en los adolescentes.
  1. Aparece el duelo por el cuerpo infantil: su cuerpo comienza a transformarse y prepararse para la edad adulta y esto le genera sentimientos encontrados de vergüenza y aceptación.
  2. Duelo por la personalidad infantil, que hace al adolescente pensar y ver la vida de forma distinta.
  3. El duelo por los padres: ahora se convierten en seres humanos con defectos, virtudes, equivocaciones y aciertos, ya no son aquellos héroes que veían.

“La adolescencia representa una conmoción emocional interna, una lucha entre el deseo humano eterno de aferrarse al pasado y el igualmente poderoso deseo de seguir adelante con el futuro”.

  – Louise J. Kapla –

Factores que afectan la salud mental de los adolescentes

Algunos de los factores que generan estrés en la adolescencia son la presión social y la sobreexposición a las dificultades. Los medios de comunicación suelen interferir en la construcción de la identidad y afectar las percepciones y la visión de futuro.

Un entorno doméstico problemático, padres en extremo severos o problemas económicos. Conflictos con sus familiares, amigos o compañeros de estudio y en general, la violencia, las presiones, la coacción o el chantaje; crean climas que inciden de forma negativa en la estabilidad emocional del joven.

La estigmatización, la discriminación y la exclusión, se encontrarán también, en la base de situaciones dramáticas que conducen a los adolescentes incluso a padecer enfermedades, cuando no desilución o desesperanza.

Los principales problemas psicológicos en los adolescentes

Al inicio hemos señalado los principales problemas psicológicos que suelen sufrir los jóvenes en esta etapa de sus vidas. Ahora, procederemos a explicar cada de uno de ellos, sin adentrarnos demasiado, puesto que cada uno podría ocupar un tema de interés por sí solo.

Depresión

La depresión puede suceder como una respuesta momentánea a muchas situaciones y factores de estrés. El estado anímico depresivo suele ser común en estas edades debido a la influencia de las hormonas sexuales, al proceso normal de maduración, al estrés asociado con este y a los conflictos que surgen con sus padres y cuidadores.

Con frecuencia, resulta complicado diagnosticar la verdadera depresión en los adolescentes debido a que su comportamiento normal se caracteriza por altibajos en el estado de ánimo que pueden alternar en periodos de horas e incluso días.

En su mayoría, los adolescentes deprimidos se concentran en edades comprendidas entre los 13 y 15 años, rango que coincide con las épocas de más baja autoestima de este periodo del crecimiento.

Por lo general, coinciden con pérdida de interés, aburrimiento, desmotivación y tendencias a actuaciones antisociales o apatía ante situaciones que, de lo contrario, serían atractivas. Es muy probable encontrar más comportamientos agresivos y desafiantes que de tristeza o abatimiento.

Los padres observan bajo rendimiento académico, irritación constante e insomnio. En los casos más severos de depresión, los jóvenes pueden tener ideaciones suicidas.

Ansiedad, uno de los problemas psicológicos en los adolescentes

Los jóvenes con altos niveles de ansiedad se suelen mostrar inseguros, tienden al perfeccionismo, a la gran necesidad de recibir la aprobación de los otros. La confianza en sí mismos es ínfima, les produce miedo cualquier situación y requieren la constante presencia del adulto para enfrentarse a sus miedos.

Chica adolescente con depresión, uno de los principales problemas psicológicos en los adolescentes.

Podemos hablar de la ansiedad por separación que experimentan algunos adolescentes ante la posibilidad de tener que separarse de sus padres o cuidadores. Ellos sienten un gran temor a que entren ladrones en casa, a que les pueda pasar algo a sus padres… De hecho, antes de admitir la verdadera causa, dan mil motivos diferentes, incluso pueden presentar un cuadro físico con vértigos, desmayos, temblores, dolores de barriga o palpitaciones.

Estrés

Son diversos los factores estresantes en este periodo etario. Parte de los adolescentes saben encajar bien la llegada del estrés y sobreponerse con facilidad; otros se sienten incapaces de superar estas situaciones y manifiestan una serie de conductas desproporcionadas. Estos adolescentes pueden llegar a desarrollar problemas de adaptación.

Los síntomas del estrés pueden ser cansancio, dolor de cabeza, de espalda u otras molestias; comer, beber o fumar demasiado; actitud depresiva, tristeza, llanto y desesperanza; nerviosismo, inquietud y ánimo preocupado; dificultad para concentrarse y prestar atención; mal genio; repentinas fugas del hogar; o, por el contrario, retraimiento social.

Obsesiones y manías

La obsesión más frecuente en los adolescentes es su salud física. Dolor de cabeza, palpitaciones inexplicables, sensación de ahogo, de tener un nudo en el pecho, dificultad para tragar sólidos, sensación de tener un cuerpo extraño dentro del cuello… Órganos que son percibidos de manera inmediata como vitales.

En cuanto a las manías, son variadas en esta edad, tales como pisar solo las líneas blancas en los pasos de cebra, decir determinadas palabras, tocarse alguna parte de su cuerpo… Son ideas que vienen a la cabeza enmascaradas de cierta magia.

Por ejemplo, “Me traerá suerte, si digo tal palabra”; “si me toco la nariz a las horas en punto, hoy me encontraré con…”; “Si piso las rayas blancas del paso de peatones, tendré una racha de mala suerte”, etc. Manías que, llevadas al extremo, pueden convertirse en conductas compulsivas.

Descompensación psicótica

Este trastorno suele aparecer finalizando la adolescencia. Se presentan alucinaciones o delirios. En el “funcionamiento psicótico”, se hace mención a la anorexia, la adicción a las drogas, y la depresión.

El adolescente actúa contra su cuerpo, incurre en denegación de la realidad hasta el punto de construir una ‘nueva realidad’. Al respecto apunta la neuropsiquiatra Ana Maria Nicollo: “A la duda angustiada sobre la identidad, al reconocimiento de las posibilidades de cambio o al reconocimiento de la alteridad, se la sustituye por el delirio.”

Trastornos del comportamiento

Si por debajo de los 10 años el porcentaje de trastornos de comportamiento va del 4 y 7 % en niños y entre el 2 y el 3 % en niñas, llegada la adolescencia es más frecuente el trastorno disocial, comportamiento disruptivo que se caracteriza por ser una forma extrema de comportamiento, que incluye agresión con crueldad a personas o animales.

Por otro lado, el trastorno oposicionista-desafiante, supone momentos de cólera, discusiones con adultos, desafío activo o negación a cumplir demandas o
normas, generar moilestias a otras personas y acusar a otros de errores propios.

Conductas de riesgo

Entre los comportamientos que suponen riesgo para la salud de los adolescentes se encuentra el consumo de alcohol, tabaco o de estupefacientes y el inicio de las prácticas sexuales sin la protección adecuada.

Con frecuencia esto se acompaña de bajo rendimiento educativo, lesiones o incursión en situaciones delictuales o peligrosas, que incluso pueden acarrearle la muerte.

“En todas las regiones, la probabilidad de que los niños se conviertan en víctimas de homicidio aumenta con la edad, aunque este proceso ocurre en diferentes etapas. En las Américas, las víctimas masculinas comienzan a predominar en el grupo de edad de 10 a 14 años, mientras que en Europa el punto de inflexión es el grupo de edad de 18 a 19 años.”

– Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito, Informe 2019 –

Anorexia

Comienza con la primera dieta. Se ven a sí mismos “gordos”. Podemos describir a estos adolescentes como perfeccionistas, inseguros, dispuestos a realizar lo que los demás esperan e intentan mantener absoluto control sobre sus pensamientos y su apariencia. En el caso del sexo femenino puede ocasionar amenorrea.

Bulimia

La característica fundamental de la bulimia son los enormes atracones de comida. Cualquier frustración o sensación de ansiedad no controlada puede terminar frente a una gran cantidad de dulces, galletas, helados, chucherías…

Tras una elevada ingesta, aparece el temor a que la comida se acumule en forma de grasa. Comienza, entonces, una serie de conductas tendentes a evitar el “horror” que supone engordar, como provocarse el vómito, periodos de ayuno, abuso de laxantes, actividad física intensa y prolongada…

“Los buenos hábitos formados en la juventud marcan toda la diferencia”.

– Aristóteles –

Chica adolescente mirándose al espejo.


¿Cómo mitigar los principales problemas psicológicos en los adolescentes?

Nuestra misión y cometido como padres o cuidadores es ayudarles a crecer sanos y felices. No es la primera vez que escuchamos la frase de “es mejor prevenir que curar” y, para ello, algunos consejos que pueden servirnos de ayuda son los siguientes:

  1. Transmitir cariño y seguridad a los adolescentes.
  2. Ayudarles a desahogarse; que podamos ser su consuelo.
  3. Hablar con ellos de sus sentimientos y emociones.
  4. Evitar el ruido, los gritos y el jaleo en casa.
  5. Preguntarles frecuentemente y que se sientan escuchados.
  6. Mostrarles cómo retrasar la satisfacción inmediata de sus deseos y no buscar la gratificación inmediata en todo lo que hacen.
  7. Habituarlos a pensar bien sobre los demás y a ver el lado positivo de las cosas.
  8. Enseñarles a enfrentar los problemas con sentido del humor.
  9. Alentarles para que vean la vida con optimismo.
  10. Estimular e incentivar su creatividad.

La importancia de la familia para hacer frente a los problemas psicológicos en los adolescentes

Ante la presencia y el diagnóstico de un trastorno psicológico en un hijo, la familia debe armarse de comprensión y paciencia. Ira, culpa y vergüenza se debaten en el interior del joven que encuentra serios problemas para construir su identidad y su lugar en el mundo.

Como afirma el psicólogo Walter Aria, “La forja de la identidad como la formulación de un proyecto de vida son procesos que avanzan paralelamente, aunque no sincronizadamente en todos los casos. Pero, el grado en el que ese proceso resulte más conflictivo dependerá del apoyo de la familia y la escuela”.

En definitiva, esperamos que estas ideas básicas sobre los principales problemas psicológicos en los adolescentes te ayuden a acompañar a tu hijo, en caso de que lo necesite, y te pongas en contacto siempre con un especialista para poner remedio si hiciera falta.

Te podría interesar...

Conductas de riesgo en hijos adolescentes
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Conductas de riesgo en hijos adolescentes

Si tienes miedo de que tu hijo adolescente tenga conductas de riesgo, no te puedes perder estos consejos para que esté seguro.