Cómo prepararte para una entrevista con el profesor de tu hijo

Fernando Clementin 25 diciembre, 2017
Los padres suelen inquietarse cuando son convocados por autoridades escolares para dialogar sobre el rendimiento o conducta de su hijo. Tranquila: puedes sacar muchas cosas positivas de estos encuentros.

Ser convocado para una entrevista con el profesor de tu hijo puede causarte nervios e incertidumbre. Sin embargo, es importante que sepas que ambos compartís el mismo objetivo y que su misión no es juzgarte ni criticarte, sino todo lo contrario.

Si existe una situación angustiante para los padres es ser llamados a una reunión en la escuela. Cuando esto ocurre, lo primero que nos preguntamos es qué hicimos mal para que nuestro hijo tenga malas calificaciones o, peor, mala conducta.

No obstante, esto no debería ser así. La misión del profesor o tutor es colaborar con el desarrollo del niño. En su caso, haciendo hincapié en el aprendizaje. El hecho de ser convocado a una charla no siempre está ligado a cosas malas, es más, puede pasar todo lo opuesto.

Cuando todo marcha bien para el niño en la escuela es el momento ideal para impulsarlo a incursionar en nuevos desafíos o a potenciar sus habilidades. Así que no temas y no te imagines lo peor.

Por qué son importantes las reuniones con profesores

Es indiscutible que la tarea de la escuela es enseñar, ya que la educación propiamente dicha comienza en el hogar. Sin embargo, hay un punto donde necesariamente estas dos instituciones se conectan.

En algún momento de la escolaridad será sumamente conveniente que los dos máximos responsables de la formación moral e intelectual del niño se alíen para coordinar esfuerzos y comparar resultados. Cada uno de ellos analizará al niño en contextos distintos, lo que permitirá ver su adaptación y respuesta a diferentes ambientes.

“El hecho de ser convocado a una charla no siempre está ligado a cosas malas, es más, puede pasar todo lo opuesto”

De este modo, se podrán detectar a tiempo posibles indicios de problemas de aprendizaje, trastornos de conducta, síntomas que indiquen probabilidad futura de fracaso o abandono escolar o muchos otros inconvenientes.

Por eso, cuantos más ojos se posen sobre el niño para guiarlo en este proceso, mejores serán los resultados obtenidos.

Temas más frecuentes en entrevistas con el profesor

Por lo general, este tipo de encuentros tratan las siguientes temáticas:

  • Conducta del niño.
  • Calificaciones: pueden ser bajas o, por el contrario, sobresalientes.
  • Comportamiento inusual en el niño según su carácter o edad.
  • Relación con los compañeros.
  • Ambiente familiar: en este caso, pueden analizarse el tiempo que dedica a las tareas y al estudio en casa y detallarse prácticas para favorecer la realización de actividades extracurriculares.
  • Actitud y motivación que demuestra en clase y el respeto hacia los compañeros y las autoridades.
Las reuniones con el profesor de tu hijo deben producirse periódicamente.

Consejos para una entrevista con el profesor de tu hijo

Si bien no es recomendable preocuparse de antemano sin conocer lo que pasa, tampoco lo es “ir a ver qué pasa”. Puedes discutir previamente con tu pareja qué problema puede haberse presentado, en qué tema necesitáis apoyo de un profesional o de qué modo ayudar a estimular determinadas capacidades en tu hijo.

Asimismo, es fundamental que abandones desde un principio la actitud defensiva. Recuerda, el fin de la reunión no es acusarte de ser mala madre o de no dedicarte a tu hijo. En este sentido, si surge alguna recomendación sobre una posible corrección en tu relación con el niño, ten en cuenta que persigue mejorar su proceso de aprendizaje.

Además, si tienes idea de lo que puede estar ocurriendo, sería aconsejable que hables (telefónicamente o por correo electrónico) con el profesor antes de la reunión para que pueda recolectar la información necesaria. Así, también podrá ofrecerte soluciones más pensadas y personalizadas.

Algunas preguntas aconsejables

Como mencionamos anteriormente, puedes llevar un borrador con los temas que te gustaría consultar al profesor. Te presentamos tres preguntas comunes que se suelen dar en una entrevista con el profesor de tu hijo:

  1. ¿Cree que el niño refleja la educación en valores que se intenta inculcar desde la casa?
  2. ¿Qué comportamientos, actitudes o capacidades me recomienda mejorar o profundizar?
  3. ¿El rendimiento de mi hijo se enmarca dentro de lo esperado o es necesario ayudarlo?

Por otro lado, el profesor puede haberte preparado recomendaciones para encarar el proceso de formación de tu hijo que te servirán de gran utilidad.

El profesor de nuestro hijo puede ser nuestro mejor aliado.

¿Cada cuánto deben producirse estas reuniones?

El lapso de tiempo entre una entrevista con el profesor de tu hijo y la siguiente estará determinado por muchos factores. Algunos de ellos pueden ser el tipo de institución educativa a la que tu hijo asista, el modelo de enseñanza que propongan los directivos, la personalidad y el compromiso del profesor y, no menos importante, el rendimiento y la conducta del infante.

Generalmente, se llevan a cabo dos: una al comienzo del ciclo lectivo, que puede servir para trazar prioridades y objetivos; y otra sobre el final, para evaluar resultados. Esto no quita que puedan existir otras en el transcurso del año.

Como conclusión, podemos remarcar que de esta interacción solo saldrá un beneficiario principal, que será el niño. La alianza entre padres y profesores es esencial para que todo le sea más sencillo en su periplo educativo.

Te puede gustar