Cómo enseñar las palabras homófonas a los niños: definición, ejercicios y ejemplos

Este artículo fue redactado y avalado por la profesora Ana María Ruiz Sánchez
· 7 abril, 2019
Las palabras homófonas son un tipo de palabra homonímica con significados diferentes

Las palabras homófonas pueden suponer un problema para los niños, puesto que son palabras que se pronuncian igual. Sin embargo, no significan lo mismo ni se escriben de la misma manera.

En este artículo vamos a presentar algunas de esas palabras y sus significados, así como juegos para que los pequeños descubran este tipo de palabras homófonas.

Definición de palabras homófonas

Las palabras homófonas son aquellas que, aunque se pronuncian igual, se escriben de forma diferente y tienen significados distintos.

Ejemplos de palabras homófonas

Hay ciertas letras que tienen el mismo sonido que otras, lo que provoca que algunas palabras que se escriben de manera diferente suenen igual.

Un ejemplo son las palabras homófonas agito ajito. Suenan igual pero se escriben de manera distinta y tienen significados muy diferentes: agito pertenece al verbo agitar, es decir, mover un objeto rápidamente. Ajito, por su parte, se refiere a un ajo pequeño.

Lo mismo sucede con algunas palabras con b y v como, por ejemplo, en bajilla vajilla. El primer caso es el diminutivo de baja; el segundo caso es el conjunto de platos, tazas y vasos que hay en casa.

Otro ejemplo es bello vello. Con b, se puede utilizar como piropo para decir que algo es bonito y hermoso. Con v, en cambio, se trata del pelo corto que crece en algunas partes del cuerpo.Palabras homófonas a los niños: definición, ejercicios y ejemplos.

En el grupo de consonantes con el mismo sonido encontramos también las palabras homófonas con ll y. Valla es una cerca que se pone alrededor de un terreno para delimitarlo. Por el contrario, vaya es una forma del verbo ir.

El hecho de que la letra h sea muda también puede provocar este fenómeno. Un ejemplo de palabras homófonas de esta clase es hola ola. Cuando se escribe con la letra h, es un saludo, pero sin la letra h, son las ondas que se ven en el mar y que hacen una espuma blanca que llega hasta la costa.

Juegos con palabras homófonas

Trabalenguas

Una buena manera de hacer que los niños tomen conciencia de la existencia de estas palabras y de sus usos es a través de trabalenguas o rimas que incorporen este tipo de palabras.

A los más pequeños les podemos enseñar estas frases como si fuesen canciones y, cuando sean más grandes, podremos ver con ellos la parte escrita.

Aquí va un ejemplo de trabalenguas con algunas de las palabras homófonas que hemos visto antes:

“La ola dice “hola”.
¿Quien dirá “hola”?
La ola que diga “hola”
no será una ola.”

Este ejemplo nos sirve para la diferencia de ll y:

“¡Vaya lío en la valla!
Vaya, vaya, ¡qué valla tan grande!
¿Cómo puedo abrir esa valla?
¡Vaya que vaya!”

Y para el uso de bv podemos utilizar el siguiente:

“Hugo tuvo un tubo,
pero el tubo que Hugo tuvo se rompió.
Para recuperar el tubo que tuvo,
Hugo tuvo que comprar un tubo
igual al tubo que tuvo.”

Juego de fichas

Para niños que ya saben escribir, podemos proponer un juego relacionado con la escritura de este tipo de palabras. Cuando ya hayamos visto con ellos los significados y las diferentes formas de escribir estas palabras homófonas, podremos crear fichas con frases que tienen que completar.

Si escribimos la respuesta por detrás, los niños podrán jugar también de forma autónoma. Y, si hay varios niños en la familia, podemos organizar un pequeño concurso.

Juego del ahorcado

El juego del ahorcado es muy flexible y nos permite adaptarlo a cualquier edad. Dejaremos que cada miembro de la familia tenga su turno. Los padres pueden aprovechar el suyo para hacer descubrir a los niños las palabras homófonas.Palabras homófonas a los niños: definición, ejercicios y ejemplos.

Conclusión

La gramática, a veces, presenta ciertos aspectos que pueden ser difíciles de entender para los más pequeños. En cualquier caso, hay que tener en cuenta que cada niño es único y tiene un desarrollo diferente.

Por ello, es importante que creemos un ambiente distendido en el que el niño pueda equivocarse y descubrir por su cuenta, sin presión y con mucho amor y paciencia por parte de los padres.