Padres separados comparten la crianza de los niños

El divorcio es una realidad que toca la puerta de muchas familias. Si eres madre y estás pasando por este problema, ¡no desfallezcas! Aquí te damos algunas recomendaciones cuando los padres separados comparten la crianza de los niños.

Ser mamá y papá no es una tarea sencilla. Por el contrario, se requiere de mucho apoyo y colaboración mutua para que nuestros niños se sientan protegidos.

Sin embargo, a veces las diferencias entre los conyugues se tornan irreconciliables y es cuando ocurre el divorcio. Ante esta realidad, los padres separados comparten la crianza de los niños.

Conformar una familia se ha convertido en todo un reto. De acuerdo al Instituto Nacional de estadística en España se “separan unas 110.000 parejas en el año”.

Esto nos indica que hay graves problemas al momento de elegir la pareja y que las sociedades están cambiando sustancialmente. Los conceptos “matrimonio” y “familia” están trastocados.

Cuando una pareja de padres se divorcia inicia un proceso que afecta a los pequeñines de forma directa. Los niños afrontan un miedo terrible a perder a uno de sus padres y sienten que su núcleo familiar se desintegra.

Para ellos esta es una etapa muy difícil de comprender, por tanto lo adecuado es prepararnos para evitar errores en el manejo de la situación.

Padres separados: Conciliación y respeto

Padres separados

Como madres debemos tener en cuenta que somos responsables de la crianza de nuestros pequeños, pero esto no significa que debamos hacerlo solas.

Una de las tareas más arduas es aceptar la inclusión del padre durante en el proceso de crecimiento. Recordemos que las pugnas solo traerá preocupaciones para nuestros consentidos.

Aunque las diferencias con tu ex pareja sean muy marcadas, tendremos que aprender a conciliar, dejando la emocionalidad a un lado.

Llegar a acuerdos que beneficien el proceso coparental tendrá un impacto positivo en el proceso psico-evolutivo del pequeño.

Determinar dónde estudiará, cómo será su alimentación o tomar decisiones adecuadas con respecto a su salud  física y emocional, son aspectos que deben hablarse y decidirse conjuntamente. Esto será visto por el menor como una señal de entendimiento entre las partes.

¿Qué debemos evitar hacer cuando la crianza es compartida?

Padres separados

No existe una guía que nos enseñe a ser padres separados. Esto se trata más de una práctica de ensayo y error que responde a las características del niño.

Ahora bien, la emocionalidad y falta de experiencia es uno de los factores que nos hacen caer constantemente en terribles errores.

Por ejemplo, hay adultos que colocan al niño en una posición de informante, generando un caldo de cultivo para grandes enfrentamientos y confusiones por parte del menor.

No podemos extraer información sobre el otro progenitor a través del pequeño. Evitar las matrices de opinión es ahorrarte conflictos personales en el futuro cercano.

Hablar mal del padre o la madre es otra práctica indebida. A pesar de los sentimientos de rabia que puedan existir entre los progenitores, lo ideal es evitar que los hijos se involucren en la rivalidad.

Además, en la mayoría de los casos, el efecto termina siendo totalmente contrario al deseado. Los niños apoyan más a la parte que no insulta.

Consejos para llevar una coparentalidad separada

Ser progenitores divorciados no significa estar en una constante competencia por el cariño del niño. Esto significa que no debemos excedernos en darles todo lo que deseen.

  • Es necesario poner límites ya que el cariño no se consigue con juguetes y regalos, sino con atención, afecto y paciencia.
  • Aunque sea muy difícil, lo ideal es que los padres mantengan una comunicación  regular y respetuosa. La ideal es estar al tanto de los avances y novedades del niño.
  • Estas conversaciones también pueden servir para tomar decisiones sobre el bienestar del pequeño.

Como madres es fundamental incentivar la presencia del papá y viceversa, por lo que se deben acordar visitas regulares, para compartir y crear momentos alegres en la memoria emocional del hijo.

El bienestar del niño por encima de todo

Criar a un niño, significa ofrecerle todas las herramientas necesarias para que en el futuro puedan ser dueños de sus propias acciones. Por eso debemos ser un modelo a seguir, evitando las controversias y las discusiones en su presencia.

El objetivo del divorcio debe ser crear mejores escenarios para nuestros hijos. Ofréceles un entorno en donde las discusiones no sean parte del día a día y la calma reine. La separación es precisamente para dejar de pelear.

Un divorcio es una figura jurídica que pone fin a la unión conyugal. La misma no significa la división de los hijos, ni de la familia.

La tarea es reconstruir la unión y el consenso necesarios para lograr ser padres separados que comparten la crianza de los niños de una forma correcta.

Categorías: Educación Etiquetas:
Te puede gustar