La musicoterapia para mejorar el rendimiento escolar

09 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la pedagoga María Matilde
Dicen por ahí que la música amansa a las fieras. Y, entonces, ¿por qué no pensar que también puede ayudarnos con los inquietos alumnos de una clase escolar, mejorando su rendimiento? Conozcamos, pues, en este artículo cómo la musicoterpaia puede ser una herramienta útil en este sentido.
 

En la planificación de sus clases, los profesores pueden hacer uso de distintos recursos y recurrir a diferentes estrategias para conseguir mejores resultados educativos con sus alumnos. Así, una buena opción puede ser incorporar la música en los procesos de enseñanza-aprendizaje y, concretamente, la musicoterapia, para mejorar el rendimiento escolar de los estudiantes.

Ahora bien, cuando hablamos de rendimiento escolar, no solo nos referimos a la adquisición de conocimientos y a las calificaciones que un estudiante puede obtener. Sino que, además, nos referimos a su evolución en otras esferas como el aprendizaje de habilidades, destrezas, actitudes y competencias sociales e interpersonales, comunicativas y digitales. Como también a la gestión y control de las emociones, y la capacidad de resolución de conflictos.

¿Qué es la musicoterapia?

Según la Federación Mundial de Musicoterapia, esta se refiere al uso de la música o sus elementos, sonido, ritmo, melodía y armonía con un paciente o con un grupo, con fines psicoterapéuticos. Es decir, un musicoterapeuta cualificado puede promover la comunicación y las relaciones, el aprendizaje, el movimiento, la expresión u otros objetivos, con la ayuda de la música.

Profesora aplicando la musicoterapia con sus alumnos para mejorar el rendimiento escolar.
 

El fin de la musicoterapia, entonces, es la prevención, el tratamiento y la rehabilitación para desarrollar potencialidades y restaurar funciones de los individuos. Satisfaciendo, así,  necesidades físicas, emocionales, mentales, sociales y cognitivas de niños y adultos. Y consiguiendo, de esta manera, una mejor integración intra e interpersonal, un mejor bienestar y, en definitiva, una mejor calidad de vida de las personas.

Beneficios de la musicoterapia en el rendimiento escolar

Entre los múltiples beneficios que la musicoterapia tiene y que pueden incidir de forma positiva en el rendimiento educativo de los estudiantes,  podemos mencionar los siguientes:

  • Controla el estrés y la ansiedad.
  • Potencia la memoria.
  • Facilita la expresión de sentimientos y emociones.
  • Ayuda con la rehabilitación física.
  • Promueve y mejora las relaciones interpersonales y la socialización.
  • Aumenta la capacidad cognitiva y estimula el funcionamiento cerebral.
  • Alivia dolores físicos.
  • Regula el ritmo cardíaco, la circulación y la presión arterial.
  • Ayuda a la concentración.
  • Favorece la relajación y alivia tensiones.
  • Permite la integración social y el desarrollo de conductas compensatorias.
  • Promueve la creatividad y la recreación.
  • Favorece el desarrollo de la motricidad gruesa y fina.

Cómo la musicoterapia puede mejorar el rendimiento escolar

La musicoterapia y la acción de un musicoterapeuta pueden ser válidas para dar respuesta a una situación concreta. O también como una actividad regular incluida en la planificación escolar semanal. De todas formas, y desde una perspectiva integral y holística, la musicoterapia puede ser incluida en el aula de la siguiente forma:

 
  • Incorporar alguna vez por semana en las jornadas escolares sesiones de musicoterapia con instrumentos musicales. Así, los alumnos que saben tocar algún instrumento pueden llevarlo a clase y compartir y socializar con sus compañeros.
    Padre con su hijo en una sesión de musicoterapia en casa.
  • Elegir, de forma conjunta y deliberada entre todos los alumnos, una música tranquila y relajante. El objetivo es escuchar una música agradable antes de comenzar un examen y conseguir relajarse y controlar niveles de nerviosismo.
  • Utilizar la música cuando se realicen actividades o talleres grupales. Tanto como una herramienta de introducción de tareas o para romper el hielo y sociabilizar, o para generar un ambiente más divertido y lúdico.
  • Incorporar técnicas de control de la respiración y relajación con música adecuada para este fin. Así, una buena idea es planificar periodos cortos de tiempo, al empezar o al finalizar la jornada escolar, en la que se desarrollen este tipo de sesiones.

Música para todos

Evidentemente, se deben considerar aspectos individuales y factores contextuales que puedan incidir y afectar en el rendimiento escolar de los alumnos, y para los que el uso de técnicas específicas de musicoterapia según problemas concretos pueden ser adecuados. Sin embargo, en términos generales, realizar sesiones con o de musicoterapia en clase con los alumnos de forma periódica puede ayudar en su rendimiento escolar y en su formación y desarrollo integral.