Tres actividades para fomentar la concentración en el aula

Francisco María García · 5 noviembre, 2018
Hay muchas actividades para fomentar la concentración en el aula. En la práctica, se trata de motivar a los alumnos y evitar sus distracciones. En algunos casos, son solo actividades mentales; en otros, se usan sistemas y otro tipo de elementos.

Es muy frecuente que los niños y adolescentes se distraigan fácilmente en clase. Esto puede ocurrir por una gran cantidad de factores. La duración de los períodos de atención de los estudiantes varía en función de su edad, la motivación, el momento del día y la materia. Conoce estas tres actividades para fomentar la concentración en el aula.

A medida que los niños crecen, su capacidad de atención aumenta. Sin embargo, también es posible entrenarlos para mejorar su concentración y atención a cualquier edad. Para ello, existe una serie de estrategias y metodologías que los maestros pueden utilizar. A continuación, veremos ejemplos de actividades para fomentar la concentración en el aula.

Realizar una rutina antes de empezar la clase

Antes de empezar la clase o de dar instrucciones para realizar una actividad, es muy recomendable que el maestro realice una pequeña rutina. Esto ayudará a los estudiantes a preparar su cerebro para la clase que va a empezar y estimulará su concentración.

Esta rutina marcará el final del tiempo de relajación y el comienzo de un período de aprendizaje que exigirá mayor atención. Al realizarse todos los días, los alumnos se acostumbrarán y la transición se hará de forma más fácil.

Lo primero será conseguir un silencio total. Para eso, es muy útil avisar a los estudiantes que se les dejará hablar entre ellos durante unos minutos y después se dará una señal que les indicará que empieza el silencio.

La señal puede ser simplemente contar hasta tres o se puede usar una campanilla o algún otro sonido. También es importante enseñarles que, además de silencio, la señal también indicará que deben sentarse bien, mirando hacia el frente.

¿Sabías que ciertos alimentos favorecen la concentración de los niños?

Ejercicios mentales para fomentar la concentración

Para lograr la atención de los alumnos, es aconsejable realizar algunos ejercicios mentales. Estos también se pueden hacer entre ciclos de aprendizaje, o simplemente cuando se nota que la clase ha perdido la concentración. Existen muchas actividades de este tipo que son útiles para fomentar la concentración en el aula. 

La técnica de la tortuga es uno de los clásicos. Se trata de contar a los niños o adolescentes la historia de la tortuga, que se encuentra fácilmente en internet. Se les debe pedir que cada vez que escuchen la palabra ‘tortuga’ metan la cabeza entre los hombros y se queden quietos, imitando a este animal cuando está dentro de su caparazón.

“Es indispensable planificar bloques que no sobrepasen los 15 o 20 minutos. Más allá de ese tiempo, los alumnos no lograrán mantener su atención”

Otra estrategia muy utilizada es el juego de la caja.Se trata de mostrar a los alumnos una serie de objetos y después introducirlos en una caja. A continuación, se les pedirá que nombren uno a uno los objetos que están dentro de la caja. Además de fomentar la concentración, este ejercicio ayuda a fortalecer la memoria.

Por otro lado, podemos apelar a los elementos lúdicos que ayudan a mejorar la concentración en el aula. Entre ellos están los rompecabezas, los juegos de encontrar las diferencias, las sopas de letras, el juego de la memoria, etc.

Todas estas actividades son excelentes aliados de los maestros a la hora de ayudar a los estudiantes a desarrollar su capacidad de atención. Lo importante es no utilizar siempre los mismos y tratar de que sean lo más divertidos posible.

Los libros de texto están siendo cuestionados por muchos profesionales frente a la aparición de nuevas herramientas.

Crear un ambiente propicio y evitar distracciones

Para que los niños se concentren mejor en el aula, es importante crear un ambiente adecuado. La sala de clase debe estar bien iluminada, aireada, con una temperatura agradable y debe ser silenciosa. Asimismo, se deben evitar las distracciones todo lo posible.

Por ejemplo, es importante que el profesor prepare con anticipación todo el material que va a necesitar. Las idas y venidas a buscar materiales son una fuente de distracción que hará muy difícil que los alumnos mantengan la concentración.

Para fomentar la concentración en el aula, es indispensable planificar bloques que no sobrepasen los 15 o 20 minutos. Más allá de ese tiempo, los alumnos no lograrán mantener su atención y empezarán a distraerse; este sistema facilitará, además, el procesamiento de la información.

Finalmente, es importante también controlar el nivel de dificultad de la tarea de atención que se está exigiendo. Una actividad demasiado fácil o demasiado difícil provocará una falta de atención por parte de los estudiantes.