Menú para bebés de 6 meses: las primeras papillas

Mediante las papillas se asegura un correcto aporte nutricional en el que destacan las vitaminas, los antioxidantes y las proteínas de alto valor biológico.
Menú para bebés de 6 meses: las primeras papillas
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias el 29 Abril, 2021.

Última actualización: 29 Abril, 2021

Las papillas son preparaciones excelentes con una elevada densidad nutricional. Resultan una gran manera de introducir distintos alimentos en la dieta del bebé. Además, permiten disimular los sabores de alimentos fuertes, lo que genera una gran aceptación entre los más pequeños.

De hecho, es muy habitual que la alimentación complementaria se inicie con el consumo de papillas. A pesar de que ahora se han puesto de moda otros métodos que consisten en dejarle al bebé manipular los alimentos, estas elaboraciones pueden seguir formando parte de las rutinas.

¿Qué debes tener en cuenta en las primeras papillas?

Lo primero que hay que tener claro a la hora de elaborar una papilla es que se deben respetar las recomendaciones del pediatra en cuanto a los tiempos de inclusión de alimentos. En este sentido, no sería adecuado introducir productos que pueden incrementar en este momento el riesgo de desarrollar alergias, como los frutos secos.

Asimismo, es importante priorizar la presencia de las verduras en las papillas. Siempre se ha de contar con una porción de proteínas, pero la inclusión de vegetales es esencial. Ahora bien, es clave evitar el azúcar añadido o los ultraprocesados. Esto podría impactar de forma negativa en la salud metabólica del bebé y en su desarrollo futuro.

Vamos a explicarte cómo confeccionar el menú para un bebé de 6 meses utilizando las papillas como elementos principales, además de la leche materna, por supuesto.

Desayuno: lactancia o biberón

Madre dando el biberón a su hijo.

En este momento se recomienda la administración de leche materna, bien desde el pecho o en forma de biberón. Este alimento ha demostrado ser el de mejor calidad para la salud del bebé. Así lo confirma una investigación publicada en la revista Journal of Human Nutrition and Dietetics.

De todos modos, hay mujeres que no pueden recurrir a este método de alimentación por diferentes factores. En este caso, es posible el uso de una leche de fórmula. Ahora bien, hay que valorar su composición nutricional, y ha de ser esencial la ausencia de azúcares añadidos.

Almuerzo: papillas de frutas permitidas

A media mañana es un momento ideal para introducir la primera papilla en la dieta del bebé. En este caso se utilizarán fundamentalmente frutas, pero aquellas que puede consumir a los 6 meses de vida. Una de las más habituales es la de manzana, melocotón y plátano. Se combinan los 3 elementos con 3 medidas de leche de inicio y con 2 medidas de cereales, junto con un vaso de agua, triturándose todo.

Gracias a este alimento el niño obtiene una buena cantidad de vitamina C y de potasio. Este último elemento es indispensable para mantener la presión arterial controlada a medio plazo, según una investigación publicada en Journal of Clinical Hypertension.

Comida: papillas de verduras y carne

Al mediodía es importante incluir una buena ración de proteínas de alto valor biológico para favorecer el crecimiento de los tejidos. Para ello, se puede añadir carne a la papilla.

Lo óptimo consiste en hervir 50 gramos de patata con la misma cantidad de zanahoria y de judías. En la olla se añaden también 100 gramos de pollo, de ternera, de merluza o de rape y un poco de sal. Es importante garantizar una buena cocción de todos los alimentos. Una vez que están listos, se trituran y estará lista la papilla para el consumo.

Merienda: papilla de frutas

En la merienda se vuelve a introducir una papilla de frutas para conseguir incrementar el aporte de vitaminas y de minerales. Estas se acompañan también de leche de fórmula y de cereales para generar una mayor densidad energética.

Una opción óptima es el uso de pera, manzana y naranja para la confección de esta elaboración. Es importante garantizar un buen picado, de forma que no queden tropezones que puedan favorecer el atragantamiento.

Cena: puré de verduras o lactancia materna

La última comida del día puede satisfacerse mediante la lactancia materna, aportando, así, nutrientes de alta calidad. Otra opción es preparar un puré de verduras con puerro, tomate, zanahoria y judías. Incluso es posible añadir pollo cocido para mejorar el contenido en proteínas de la receta.

Bebé comiendo papillas de frutas para merendar.

Recomendaciones para dar de comer con cuchara al bebé

Ten en cuenta que a la hora de alimentar al bebé con cuchara será necesario tener cierta paciencia. No se debe forzar la ingesta si este no tiene hambre. Asimismo, será necesario garantizar el uso de un babero, ya que las manchas están aseguradas.

Es importante introducir suavemente la cuchara en la boca del bebé para no generar incomodidades. Durante los primeros meses de vida salen los dientes de leche y el contacto de la cuchara con los mismos podría resultar molesto.

Plantea un menú saludable para bebés basado en papillas

Como has visto, es posible preparar distintas papillas con el objetivo de cubrir las necesidades nutricionales del bebé. Es importante ofrecer cierta variedad en los alimentos. De este modo, se reduce el riesgo de déficit de nutrientes y se contribuye a una mejor educación nutricional, acostumbrando al niño a los diferentes sabores.

Te podría interesar...
5 meriendas saludables y deliciosas para los niños
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
5 meriendas saludables y deliciosas para los niños

Descubre 5 meriendas saludables y deliciosas para que tus hijos puedan aprender a comer de forma sana entre horas. ¡Les encantará!



  • Brown A. Breastfeeding as a public health responsibility: a review of the evidence. J Hum Nutr Diet. 2017 Dec;30(6):759-770. doi: 10.1111/jhn.12496. Epub 2017 Jul 26. PMID: 28744924.
  • Chmielewski J, Carmody JB. Dietary sodium, dietary potassium, and systolic blood pressure in US adolescents. J Clin Hypertens (Greenwich). 2017 Sep;19(9):904-909. doi: 10.1111/jch.13014. Epub 2017 May 8. PMID: 28485063.