Masaje e higiene para la obstrucción lagrimal

19 marzo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la médica Elisa Martin Cano
La obstrucción del lagrimal es un problema común en bebés y adultos. Aquí te contamos algunos datos sobre ella y cómo tratarla.

La obstrucción lagrimal es un problema más o menos frecuente tanto en niños como en adultos. Si bien es cierto que a veces puede requerir cirugía para solucionarse, también existen otras medidas que pueden llevarse a cabo para intentar solventar el problema.

En este artículo te contamos algunos datos interesantes sobre la obstrucción lagrimal y la importancia del masaje y la higiene en estos casos.

¿Qué es la obstrucción del lagrimal?

Las lágrimas se producen en las glándulas lagrimales. Estas son unas glándulas que se encuentran en la parte superior del ojo. Desde aquí, las lágrimas son expulsadas a la superficie del ojo, donde lubrican y protegen el globo ocular.

Una vez que han cumplido su función, mediante el parpadeo, estas lágrimas se drenan por el conducto lagrimal, que está situado en la parte inferior del ojo y que comunica con las fosas nasales.

La obstrucción del lagrimal es, por tanto, una obstrucción en cualquier punto de este conducto que sirve para drenar las lágrimas. Lo que ocurre es que, al no drenarse, estas se acumulan en el globo ocular, y producen, sobre todo, un lagrimeo constante.

Quizá te interese: Párpados caídos: causas y tratamiento

Bebé de ojos azules con una pequeña obstrucción lagrimal.Causas de la obstrucción del lagrimal

La obstrucción del conducto lagrimal puede producirse, o bien desde el nacimiento, por un defecto en la formación del mismo, o bien en la edad adulta por diferentes situaciones. Algunas de las patologías que pueden producir obstrucción son: conjuntivitis, queratitis, por traumatismos, etc. Muchas veces, no se llega a conocer la causa exacta.

¿Qué sintomas produce?

El síntoma que produce es, sobre todo, lagrimeo. Este lagrimeo puede ser constante o puntual en momentos en los que el ojo produzca más lágrimas por alguna circunstancia. La intensidad del síntoma variará dependiendo de muchos factores, como pueden ser:

  • El grado de obstrucción del conducto. Este puede estar obstruido parcial o totalmente, y drenar algo de las lágrimas producidas o no dejar pasar nada, haciendo que la acumulación sea mayor.
  • Las condiciones de cada momento. Por ejemplo, frente a agentes irritantes para el ojo, se producirán mayores cantidades de lágrimas, que provocarán síntomas más intensos.

La obstrucción puede provocar que se produzca material mucoso o mucopurulento. Esta acumulación de lágrimas constante en el globo ocular puede provocar también que el conducto se acabe infectando, lo que se conoce como dacriocistitis. La dacriocistitis producirá, además del lagrimeo,  hinchazón y dolor de la zona, y su tratamiento deberá ser más agresivo.

Te puede interesar: Ojos llorosos en los bebés

Tratamiento de la obstrucción

Mientras que en los adultos la obstrucción producida por alguna patología suele necesitar tratamiento quirúrgico por parte de un especialista, en los niños no es así. En los bebés que nacen con el conducto obstruido, no suele ser necesario operar, ya que es un problema que suele resolverse solo con el paso del tiempo.Mujer con una buena higiene de los ojos tras una obstrucción lagrimal.

Es en estos casos, una vez hecho el diagnostico correctamente, será muy importante llevar a cabo una correcta higiene del lagrimal. Esta se basará en masajes en la zona del conducto lagrimal que permitan que se drenen las lágrimas. Estos masajes deberán darse unas 2-3 veces al día.

Además de estos masajes, es vital mantener el ojo limpio y seco de las secreciones que puedan producirse y acumularse. Siempre se limpiará con un material suave y limpio, y con ayuda de suero fisiológico. En algunos casos más complicados, el especialista puede recetar colirios antibióticos para evitar o ayudar a resolver la infección.

En el caso de que el especialista decida que la solución es quirúrgica, esta será una operación muy sencilla que simplemente consistirá en drenar el conducto mediante una pequeña sonda.

Lo importante…

Como siempre, será imprescindible acudir a un médico en caso de notar cualquier síntoma, ya sea en un adulto o en un niño. En el caso de los niños, recae en el pediatra la responsabilidad de explicar a los padres correctamente cómo realizar los masajes y la higiene del conducto.