Masajes especiales para tu bebé

Adrianazul · 20 julio, 2016

Es asombroso todo lo que los masajes pueden hacer por tu bebé. Sus incuestionables beneficios van desde estimular positivamente su sistema circulatorio, respiratorio, endocrino, nervioso e inmunológico hasta comunicarle a través de tus caricias cuánto lo amas. Aprender el arte de masajear es aprender el arte del amor, tómate tu tiempo.

Desde la antigüedad las madres de la India masajean a sus bebés. En esa cultura siempre han estado conscientes de que la naturaleza, durante el tiempo en que el bebé está en el vientre de su madre, inicia al niño en la sutil experiencia del masaje. Cientos de mujeres también masajean a sus hijos sin darse cuenta: ¿Cuántas veces te descubriste acariciando instintivamente tu pancita, incluso sin saber que estabas embarazada?

Desde ese momento, de manera instintiva estabas reduciendo en tu bebé los niveles de cortisol, el cual es responsable del estrés. Inconscientemente abrías el abanico de beneficios que desencadena el contacto piel con piel, pues además de la estimulación positiva de todos los sistemas vitales de tu bebé, los masajes también sirven para aliviar episodios de estreñimiento, cólico; ayudan a liberar gases molestos y secreciones pulmonares y nasales.

Masajes para bebés

Los mejores masajes se dan con tranquilidad

Son sus múltiples usos y beneficios los que impulsan a tantas mujeres a dedicarle tiempo de calidad a su hijo, pues un masaje bien hecho puede cambiar la experiencia de criar a tu hijo, pero para dar un buen masaje es imprescindible aprender a relajarse y ponerse cómoda, pues a través del tacto tu hijo percibe tus emociones. El contacto piel con piel le comunica a tu bebé si estás cómoda, inquieta, preocupada, tensa… para él, el tacto es un sistema de comunicación muy poderoso por lo que es conveniente trasmitirle a través de él la seguridad emocional que requiere para crecer emocionalmente sano.

Para conseguir esa tranquilidad que deseas, sigue estos pasos

  • Desconéctate del mundo: Apaga el celular y la televisión.
  • Elige un lugar de la casa que sea agradable y donde ambos se sientan cómodos
  • Escoge una hora específica para concentrarte por unos minutos en el placentero arte de dar y recibir amor por medio de las caricias.

Por lo general los niños están más tranquilos en la mañana o en la noche antes o después de su baño nocturno; aunque los consejos de este artículo no son una camisa de fuerza, tú y tu bebé pueden elegir la hora que más les convenga.

baby-feet-847202_640

Masajes especiales, masajes Shantala

La tradición milenaria hindú de dar masajes a los niños fue introducida en occidente después de un evento curioso. En la década del 50, cuando el médico francés Frederick Leboyer paseaba por las calles de Calcuta se quedó impresionado por la belleza de los movimientos de una madre que le daba masajes a su bebé.

Esta mujer se llamaba Shantala. El médico le pidió permiso para fotografiar cada movimiento que hacía durante el masaje que diestramente le proporcionaba a su hijo. Ella sorprendida por la reacción de aquel caballero, que encontraba fascinante una tarea tan común para ella, accedió a dejarse fotografiar y fue así como empezó a difundirse en occidente la técnica de masaje llamado como ella: Shantala.

“Quedé mudo. Bebía en silencio lo que veía. Era como un ballet, tanta armonía en ello,  tan justo era el ritmo, tan soberano, aunque de gran lentitud. Era como amor, ternura”.

-Frédérick Leboyer, médico de origen francés-

Este tipo de masaje es usado por profesionales para ayudar a los niños prematuros a recuperarse y, justamente son los expertos quienes aconsejan que debes preguntarle a tu hijo, mirándolo a los ojos, si quiere que le den un masaje o no. Si su actitud es relajada, pues adelante.

Es importante que mantengas contacto visual con tu hijo durante toda la sesión, aconsejó Mónica Bosch, educadora de la Asociación Española de Masaje Infantil (AEMI), por medio de un artículo publicado por el diario El País de España. Estar atenta a las señales que te da el bebé es muy importante, pues, por ejemplo, cuando el bebé comienza a estar inquieto significa que ya es tiempo de dejar el masaje.

Cuando los niños son muy pequeños usualmente la sesión no se prolongará por más de 15 minutos. Puedes empezar a darle masajes desde el mes y medio de nacido cuando el bebé empieza a estar más tiempo despierto. Cuando el niño ya ha crecido y se mueve constantemente hay que adaptar el masaje y si se gira, entonces le masajeas la espalda.

Las madres hindúes usan aceite vegetal tibio, como el de almendras, sobre el cuerpo desnudo de su hijo. Estas mujeres se colocan al bebé sobre las piernas y comienzan a dar el masaje que se caracteriza por movimientos lentos, ritmicos, firmes y siempre descendentes con los cuales logras relajar al niño.

El final de la sesión debes sellarlo con un beso y un abrazo, es muy importante que siempre lo hagas del mismo modo, así el bebé entenderá que la rutina terminó; ambos irán a hacer otra tarea y sobre todo tú estarás segura de que después del masaje tu bebé terminará o comenzará mejor el día.