Los beneficios del juego creativo en los niños

María José · 14 junio, 2017

Animar a los niños a jugar es una forma de potenciar su aprendizaje y su desarrollo. En cambio, una estructura tradicional donde el niño no puede tener la iniciativa en el juego no será la mejor forma para que los niños alcancen su máximo potencial o para conseguir que realmente puedan aprender en la vida a través de la interacción directa con el entorno.

Si los niños jugasen durante toda su infancia, estarían listos para la vida y tendrían mejores habilidades básicas para manejarse en ella. Pero claro, este juego no es estar delante de una pantalla o seguir instrucciones dadas por otros, el juego creativo es la mejor forma de preparar a los niños para el éxito y sobre todo, para que ellos mismos puedan potenciar su autoestima y su bienestar emocional.

La ansiedad de los padres para que los niños aprendan contenidos académicos antes de tiempo puede hacer que se quede a un lado el tiempo tan necesario de juego que los niños necesitan. Los padres deben aprender a saltar estos obstáculos y miedos, permitiendo que los niños puedan tener un desarrollo natural, confiando en sus posibilidades y sus capacidades.

Los niños están diseñados biológicamente para ser curiosos, por lo que el juego creativo debe ser algo que se añada a su horario diario, incluso deberá ser la actividad más importante que deban realizar diariamente. Incluso más importante que las actividades académicas. Los niños deben tener tiempo para poder ser niños, para jugar y disfrutar de su realidad.

Desde el nacimiento, los niños quieren saber y entender todo lo que les rodea. Además siempre quieren tener éxito y por eso les encanta ser los primeros en todo. Se están desafiando a sí mismos continuamente para poder lograr y aprender mejor cualquier cosa, aunque sea en base a ensayo-error. Para conseguir este aprendizaje se realiza a través de un proceso biológico implantado dentro de ellos que llamamos ‘jugar’.

Hay una gran cantidad de investigaciones que apoyan los efectos positivos del juego creativo. Estudios vinculan el juego creativo un mejor desarrollo del lenguaje, el físico, el nivel cognitivo y el desarrollo social. Los padres deben tener en cuenta la importancia del juego creativo para que los niños se desarrollen con éxito, dejando a un lado los juegos más sedentarios como los juegos ante pantallas.

La importancia y beneficios del juego creativo

La forma más efectiva de juego, en términos de crecimiento y aprendizaje, es por iniciativa propia, el juego autodirigido, es decir el juego creativo, donde el niño es el protagonista de lo que está haciendo y puede escoger sus propias normas y manera de jugar. Se puede empezar el juego con los niños para darles una pequeña guía, pero después salir de su juego para fomentar sus propias normas.

Por ejemplo, un niño de dos años puede construir una torre de bloques pero necesitará un poco de guía y motivación por parte del adulto para que sienta interés y alegría por la creación y el aprendizaje. Una vez que se consigue esto será cuando se deba salir progresivamente del juego y que de esta manera el pequeño sienta el placer y satisfacción de crear su propio juego, aunque sea bajo la atenta mirada de sus padres.

Cuando el juego en cambio, está demasiado guiado por otros (como los adultos), el niño tendrá demasiada dependencia de la evaluación y esto provocará una enorme falta de confianza en sí mismo y una pérdida de interés para hacer las cosas por sí mismo. Es necesario evitar que el niño dependa constantemente de la evaluación del adulto o que base su éxito en cuanto a las expectativas de los padres. Entonces, si esto ocurre podría perder el contacto con lo que realmente le interesa.

Los beneficios del juego creativo como has podido comprobar a lo largo de este artículo son muchos como por ejemplo: aumento de la creatividad, potenciación de la imaginación, desarrollo de áreas de interés, mejora en el lenguaje, la comunicación, la memoria, la concentración, mejores destrezas y habilidades motoras, juego activo, desarrollo cognitivo, desarrollo social y emocional, etc.