Los 4 pilares de la educación según la UNESCO

17 enero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Ana Couñago
La UNESCO defiende 4 pilares básicos que hay que tener en cuenta en la educación de los niños. ¿Sabes cuáles son?

La educación encierra un tesoro es el título que recibe el informe oficial de la UNESCO, elaborado por Jacques Delors y otros autores en 1996, para tratar el tema de la educación y el aprendizaje en el siglo XXI. Dicho documento expone los 4 pilares de la educación. En este artículo te explicamos cuáles son y en qué consiste cada uno de ellos.

Así pues, para entender cada uno de estos pilares, debes tener en cuenta que, en el nuevo paradigma de la educación, se considera que el objetivo principal del sistema educativo es lograr el desarrollo integral de los estudiantes.

«La educación es para el desarrollo integral y no para formar seres dóciles, automatizados capaces solo de producir, vender y consumir».

-Claudio Naranjo-

Los 4 pilares de la educación según la UNESCO

Como hemos mencionado anteriormente, en la actualidad, uno de los objetivos más importantes de la escuela es favorecer que el alumnado adquiera e integre diversas competencias para:

  • El desarrollo individual: cognitivas, físcicas, afectivas, de emprendizaje (relacionadas con la innovación y la creatividad), etc.
  • El desarrollo social: comunicativas, cívicas, de respeto por el medio ambiente, etc.Alumnos levantando la mano en clase para aprender, uno de los pilares de la educación.

Por lo tanto, para conseguir dicho fin, según la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura), los estudiantes necesitan tener una formación permanente que se sustente sobre 4 pilares educativos básicos. Dichos pilares se describen a continuación:

  • Aprender a saber: hace referencia al hecho de adquirir la capacidad para conocer, explorar y comprender el mundo. Esto está muy relacionado con la compentencia de aprender a aprender.
  • Aprender a hacer: consiste en influir en el propio entorno y hacer frente a diversas situaciones y problemas, poniendo en práctica aquello que se ha aprendido de forma teórica.
  • Aprender a convivir: se refiere a poseer las habilidades sociales sufientes para vivir con todo tipo de personas de forma pacífica y armoniosa. Para lo cual, hay que intentar entender y respetar a los demás, demostrando los valores que uno tiene.
  • Aprender a ser: consiste en desarrollar todas las potencialidades individuales, adquieriendo la capacidad de autonomía, de juicio y de responsabilidad personal. Este pilar de la educación integra a los tres anteriores.

«La educación es un factor indispensable para que la humanidad pueda conseguir los ideales de paz, libertad y justicia social».

-Jacques Delors-

Bola del mundo con un birrete para representar la competencia de aprender a aprender, uno de los pilares de la educación.La importancia de la actitud del profesorado para poner en práctica los 4 pilares educativos

En este sentido, para poner en práctica los 4 pilares de la educación, es fundamental que los profesores tengan una actitud positiva y muestren un alto grado de implicación. Así, estos deben comprometerse a cambiar sus costumbres y rutinas escolares, sustituyéndolas por otras prácticas pedagógicas. Estas tienen que ser acordes a los nuevos tiempos y ajustarse a las necesidades y características de todos los niños del aula.

Por tanto, los docentes deben entender que las clases magistrales o expositivas en las que intentan transmitir al alumnado determinados conocimientos de una manera teórica están obsoletas. Esto se debe a que, a día de hoy, se defiende una educación en la que los estudiantes son los protagonistas del proceso de enseñanza-aprendizaje y desarrollan sus competencias de forma global. 

En definitiva, para que todo esto tenga lugar, se requiere que los maestros, además de conocer y dominar los temas y materias que se tratan en clase, adquieran las capacidades y habilidades para estructurar, organizar, seguir y evaluar de manera continua el aprendizaje de los alumnos y los progresos conseguidos.

Así pues, al hilo de esto, cabe destacar la siguiente frase del famoso educador brasileño Paulo Freire, quien considera que:

«Enseñar no es transferir conocimiento, sino crear las posibilidades para su producción o su construcción. Quien enseña aprende al enseñar, y quien enseña aprende a aprender».

-Paulo Freire-

  • Aramendi Jauregui, P. (2005). Evaluar competencias en la educación obligatoria. San Sebastián: Universidad del País Vasco.
  • Delors, J. (1996). La educación encierra un tesoro. Madrid: Santillana.
  • Villa, A. y Poblete, M. (2008). Competence-based learning. A Proposal for the Assessment of Generic Competences. Bilbao: Universidad de Deusto.