La sonrisa de tu bebé: un maravilloso mecanismo de supervivencia

La sonrisa de un bebé es irresistible. Tanto es así, que incluso siendo un recién nacido nuestro hijo nos regala muy a menudo este gesto tan maravilloso. Ahora bien, te gustará saber además que sonreír es una forma de decirte “estoy bien, soy feliz”.

Es algo tan curioso como fascinante. A un bebé nadie le ha enseñado a sonreír, sin embargo, cuando un niño llega al mundo sorprende casi al instante a su familia con esa mueca placentera que embelesa y que nos llena de satisfacción. En realidad, esa sonrisa es un mecanismo de supervivencia muy hábil. Tampoco debemos olvidar que la sonrisa irá madurando con el tiempo a través de distintas etapas.

En “Eres Mamá” queremos descubrirte este tema tan interesante.

La sonrisa fetal, un gesto lleno de magia

No puedes verlo ni sentirlo, pero tu bebé ya sonríe durante la gestación, sumergido en su calma amniótica, en su mundo de paz y protección. Su sonrisa no se debe a ningún estímulo, sino a un reflejo inconsciente.

Es asombroso, pero nuestro código genético tiene integrado ese mecanismo que hemos ido integrando a lo largo de nuestra evolución. Esto es así por una razón muy simple: una sonrisa es el vínculo más poderoso del ser humano con sus semejantes

sonrisa feto

Una sonrisa comunica y une lazos, crea vínculos, reconforta, ofrece pertenencia a un grupo y nos ayuda a relacionarnos. La sonrisa es un tipo de lenguaje esencial en el ser humano, y por ello, aparece ya en ese feto de siete y ocho meses que sonríe de modo instintivo porque se “está entrenando” para cuando venga a nuestro mundo.

Evolución de la sonrisa de nuestro bebé

Muchas mamás lo saben. Los recién nacidos sonríen. Pueden verlo cuando están en la cuna, durmiendo. Casi sin saber por qué, vemos cómo dibujan una sonrisa en sus rostros.

sonrisa de bebé

Una caricia en la mejilla y aparece de nuevo. Una palabra llena de afecto y ahí está esa maravillosa sonrisa que tanto emociona a los adultos. Ahora bien, si el feto sonreía de modo instintivo ¿quiere esto decir que un bebé de poco más de un mes también lo hace por esta razón?

En absoluto. Un bebé de dos semanas ya sonríe por razones muy concretas:

  • Porque se siente bien tras haber tomado el pecho.
  • Porque se siente tranquilo y seguro.
  • Un bebé sonríe porque es feliz, y porque sus necesidades básicas están siendo satisfechas. Todo ello, sin duda supone un gran signo de bienestar para la mamá.

En caso de que percibieras que tu bebé no responde a las sonrisas, consulta con tu pediatra.

La sonrisa al mes de vida

Tal y como te hemos señalado, la sonrisa va cambiando a lo largo de los meses. Durante las dos primeras semanas de vida responde básicamente al bienestar. Sin embargo, cuando nuestro bebé tiene más o menos un mes ya responde a un estímulo muy concreto que lo llena de bienestar: la voz materna.

Asimismo, también puede sonreír cuando se le acerca algún rostro. No obstante, y en este caso en particular, siempre suele haber diferencias de niño a niño. Mientras algunos se asustan o lloran otros sonríen.

A los dos meses: ¡Carcajadas!

Entre los dos o tres meses llega ese instante tan particular. Empezamos escuchar sus gorgojeos, sus risas y sus sonoras carcajadas. Casi sin saber cómo, hay algo que de pronto arranca sus sonrisas: un gesto divertido de papá, una canción de mamá, nuestra mascota que da vueltas a su alrededor…

Los niños ya van procesando determinados estímulos y aparece la connotación divertida. Todo ello es reflejo de que nuestro niño va madurando de forma óptima.

sonrisa de bebé

En el quinto mes de vida, sabe muy bien qué le gusta y qué no

Es un momento sin duda muy llamativo. Cuando un bebé tiene entre 5 y 6 meses, sabe ya diferenciar a los familiares o a las personas que forman parte de su contexto más cercano.

  • Habrá familiares que le agraden más que otros. Es posible que se asuste de su tío porque lleve barba, de su abuelo porque tiene una voz ronca… etc.
  • Otro dato curioso es que hay muchos niños que se niegan a sonreír ante desconocidos. Adquieren una expresión seria y esquiva, como queriendo poner distancias.
bebe sonrisa

A los 10 meses un bebé disfruta interactuando contigo

A los 10 meses tu niño entiende muchas frases, muchas palabras. Todo lo quiere ver y tocar y demanda tu atención a casi cada instante. Necesita de tus conversaciones para ir aprendiendo, y las sonrisas, las risas y las carcajadas van a tener ahora un fin muy concreto: reforzar aún más el vínculo contigo.

Recuerda siempre que una sonrisa y una carcajada bien sonora es un torrente de endorfinas que recibe su cuerpo, es un modo de transmitir felicidad, y ello, es sin duda esencial para su desarrollo afectivo y emocional.

Atiéndelo, haz que ría, deja que él te haga reír y que ambos os contagies de estos instantes tan significativos.

 

Te puede gustar