La huella emocional del padre ausente

Mariajose 25 enero, 2017

Hay personas que opinan que la relación de los hijos con las madres es fundamental, pero no se debe perder de vista que la relación que establecen los hijos con sus padres desde el momento del nacimiento (e incluso desde que están en el vientre materno), también condicionará su vida. La relación del padre con los hijos también es fundamental y que el padre esté ausente puede dejar una gran huella emocional. 

Un estudio lo confirma

El amor de un padre es tan importante para el desarrollo emocional de un niño como el de la madre según un estudio realizado a gran escala ha confirmado. El estudio incluyó el examen de más de 10.000 casos y reveló que un padre frío, distante o ausente puede dañar la vida de un niño, pero no solo en el presente, sino que este dolor emocional puede durar décadas e incluso toda la vida.

La revisión de otros 36 estudios de todo el mundo hizo poder llegar a la conclusión de que el amor de un padre es al menos tan importante como el de las madres, tanto para los niños como las niñas. El investigador Ronald Rohner dijo que el amor paternal es clave para el desarrollo y espera que los resultados de los estudios que realice, motiven a los hombres a involucrarse aún más en el cuidado de sus hijos.

Creencias erróneas que han persistido durante siglos

o-absent-fathers-dad-why-men-leave-children-facebook

En los Estados Unidos, Gran Bretaña y Europa, se ha asumido que todos los niños necesitan para un desarrollo normal y saludable el amor con su madre… Que los padres están como apoyo a la madre, para sustentar la familia económicamente pero que no son absolutamente necesarios para un desarrollo sano y equilibrado emocionalmente en los niños.

Pero esta creencia, además de ser errónea está obsoleta. Es necesario que la sociedad empiece a alejarse de esa idea y que comience a darse cuenta de la influencia del padre y de cómo es importante para los hijos, ya que incluso a veces, puede ser mayor que la de la propia madre. Son muchas las circunstancias que existen en las familias, pero ambos progenitores son esenciales para el desarrollo de los niños.

La huella del padre ausente en los hijos

Los resultados de los estudios muestran que los niños que se sienten rechazados por sus padres en la infancia se convierten en personas inseguras, ansiosas, hostiles y agresivas hacia ellos mismos y también hacia los demás. Muchos de los problemas que llegan a la adultez tienen que ver con la huella emocional que deja el padre ausente, según la revista Personality and Social Psychology Review.

Fundamentalmente, el amor de un padre a menudo es tan importante como el de una madre. En algunos casos, puede serlo incluso más. Una razón para esto puede ser que el rechazo es más doloroso cuando se trata de un progenitor con autoridad o que debería ser respetado y no puede hacerlo porque le rechaza y no se siente querido ni amado por su parte.

Los niños y adultos de todo el mundo – sin importar la raza, la cultura y el género- tienden a responder exactamente de la misma manera cuando se perciben a sí mismos como rechazados por otros. El rechazo en la niñez tiene un efecto fuerte y consistente en la personalidad y afecta muy negativamente al desarrollo de los niños y niñas, ya que se abre una herida emocional dentro de su ser.

Cuando los pequeños sienten la ausencia emocional de su padre tendrán más problemas para establecer relaciones interpersonales sanas e incluso pueden sentir un miedo continuo por si alguien les lastima. Esto también puede hacer que desarrollen personalidades dependientes hacia figuras de autoridad o todo lo contrario, desconfianza y temor.

dealing-with-anger-from-absent-father-e1470142594424

 

El rechazo en las personas

Existen investigaciones que muestran que las partes del cerebro que se activan cuando las personas se sienten rechazadas son las mismas que cuando sufren dolor físico, por lo que el daño es bastante grave para el desarrollo de un niño. Pero a diferencia del dolor físico, las personas pueden volver a vivir psicológicamente el dolor emocional de rechazo una y otra vez durante años.

Tanto el padre como la madre deben estar comprometidos en la educación y desarrollo de los hijos, porque ambos son pilares fundamentales para los pequeños. La estabilidad emocional dependerá de la estabilidad emocional de ambos progenitores y es por esto, que tanto el padre como la madre deberán dar amor incondicional a sus hijos y brindarle la mejor disciplina positiva y educación emocional posible.

 

Te puede gustar