La educación de los niños con autismo en el colegio

6 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Ana Couñago
Para dar una educación de calidad a los niños con autismo, es necesario que el colegio tome una serie de medidas. A continuación te explicamos cuáles son.

Hoy en día se pretende que la educación de los niños con autismo en el colegio sea lo más inclusiva posible. Por ello, en el sistema educativo actual se pueden poner en marcha diversas medidas para la inclusión de las personas con Trastornos del Espectro Autista. Así, se les ofrece una serie de recursos de apoyo y una atención especializada, proporcionándoles una educación digna y equitativa.

La educación de los niños con autismo en el colegio

El alumnado con autismo dispone de diferentes modalidades de escolarización dependiendo del tipo de atención educativa que precise en función de su nivel de afectación. Así, estos niños pueden cursas sus estudios en:

  • Un centro ordinario.
  • Un colegio de educación especial.
  • Simultáneamente en ambos tipos de centros.

La mayoría de ellos asisten a un colegio ordinario, donde pueden estar:

  • Dentro del aula ordinaria con adaptaciones y apoyos específicos.
  • En un aula de educación especial en la que reciben un aprendizaje más individualizado.

En cualquiera de los casos, los responsables principales de la enseñanza de estos estudiantes son el profesorado tutor y el profesorado de apoyo, de modo que estos deben coordinarse y mantener una buena comunicación entre sí, con el fin de que el niño con autismo alcance los objetivos del curso.

Pero, además, el centro escolar debe contar con una serie de características y recursos necesarios para dar un buen apoyo educativo al alumnado con Trastorno del Espectro Autista. Niño sostiene en sus manos un corazón que simboliza el Trastorno del Espectro Autista.

Características del centro para dar respuesta a los niños autistas

En cuanto a las características del centro, hay varias medidas que se deben poner en práctica para atender correctamente a los niños con autismo en el colegio.

En este sentido, para favorecer la autonomía de estos estudiantes, es conviene que la escuela esté señalizada con pictogramas en los lugares comunes. Dichos indicadores visuales pueden estar colocados en la puerta de entrada correspondiente a cada sitio. De este modo, se potencia la orientación de dicho colectivo en el centro, permitiendo que identifiquen la sala y la actividad que en ella se desarrolla.

Además, para facilitar las posibilidades de anticipación, el ambiente debe tener una estructura predecible y fija, evitando los contextos poco definidos y caóticos. Así, hay que potenciar un entorno estructurado en el que el niño pueda conocer las pautas básicas de comportamiento y tenga seguridad de lo que se espera de él en cada momento.

Asimismo, el profesor tutor debe encargarse de proporcionar al estudiante con autismo una enseñanza adaptada a sus necesidades en el aula ordinaria. Por tanto, es conveniente que el tutor:

  • Concrete la presentación de nuevos conceptos y del material abstracto.
  • Utilice, en la medida de lo posible, el aprendizaje basado en la práctica.
  • Use organizadores gráficos y de apoyo visual.
  • Proporcione un tablón visual informativo con las instrucciones para la entrega y realización de tareas.
  • Facilite las instrucciones directas y  con ejemplos.
  • Emplee un lenguaje claro y promueva los valores de convivencia en clase.

Profesores especialistas necesarios para la educación de los niños con autismo en el colegio

Si el alumno con autismo no presenta habilidades de autonomía personal, es necesario que el colegio cuente con un especialista de apoyo educativo. Este tiene la función de dar apoyo en tareas de:

  • Vigilancia.
  • Cuidado.
  • Ayuda en el patio y en el comedor.
  • Servicio de salud y seguridad.
  • Asistencia en momentos puntuales dentro del aula.Niño con autismo jugando en el colegio.

Por otro lado, es preciso que en la escuela haya profesorado de pedagogía terapéutica (PT) y de audición y lenguaje (AL), que tienen la función de actuar como apoyo de la enseñanza de este tipo de alumnado. Se encargan de seleccionar, elaborar y adaptar material didáctico para facilitar la asimilación de conocimientos de este tipo de alumnado, llevando a cabo un programa de intervención específico.

En el caso de la intervención con niños con autismo, el profesorado de pedagogía terapéutica debe trabajar, entre otras muchas cosas, en:

  • Hacerles comprender que sus comportamientos pueden influir en el entorno.
  • Enseñarles a relacionarse con los demás en diferentes situaciones y contextos.
  • Ayudarles a comprender y comunicar las emociones y pensamientos propios y de los demás.

En el caso del profesorado de audición y lenguaje, debe realizar una intervención centrada en el aprendizaje de:

  • Habilidades de comunicación funcionales de la vida real.
  • Adquisición del lenguaje verbal y no verbal.
  • Capacidades para entender y reaccionar a las demandas del entorno.
  • Competencias para iniciar y mantener conversaciones.

Estos apoyos educativos se ofrecen durante más o menos horas a la semana y de una forma relativamente individualizada, dependiendo de las necesidades específicas del niño con autismo.

  • Gallego, M. M. (2012). Guía para la integración del alumnado con TEA en Educación Primaria. Salamanca: Instituto Universitario de Integración en la Comunidad – INICO.
  • Merino-Martínez, M. y García Pascual, R. (2014). Guía para profesores y educadores de niños con autismo. Castilla y León: Federación Autismo Castilla y León.
  • Sainz, A., Babarro, C., Urquijo, C., Martínez, C., Ortueta, L., Aliende, Y.,…, Bereziartua, J. (1996). El autismo en la edad infantil: los problemas de la comunicación. Gobierno Vasco: Departamento de Educación, Universidades e Investigación.
  • Tortosa, F. (2000). Educar a personas con autismo y otros trastornos generales del desarrollo.  Murcia: C.P.E.E. para Niños Autistas “Las Boqueras”.