¿Qué son las necesidades específicas de apoyo educativo?

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Ana Couñago
· 23 abril, 2019
La escuela inclusiva debe proporcionar una educación equitativa. Tiene que dar respuesta a las necesidades de todo el alumnado. A continuación te explicamos en qué consisten las necesidades específicas de apoyo educativo.

La inclusión escolar es un proceso de mejora e innovación, puesto que pretende minimizar o eliminar aquellas barreras que limitan a los estudiantes con necesidades específicas de apoyo educativo. Estos niños, debido a diversas razones, pueden llegar a sentirse diferentes e incomprendidos. Y es justo este hecho el que, como sociedad y como padres, tenemos que evitar.

Por tanto, hay que exigir a las escuelas que abran la mente y atiendan equitativamente a cualquier tipo de alumnado. De modo que puedan permanecer todos ellos presentes dentro del sistema educativo ordinario. Así, se entiende la diversidad como una oportunidad de enriquecimiento.

«No se trata de tener derecho a ser iguales, sino de tener igual derecho a ser diferentes.»

-Anónimo-

¿Qué son las necesidades específicas de apoyo educativo?

El concepto de necesidades específicas de apoyo educativo hace referencia al grupo de estudiantes que requieren un apoyo y atención especial en el colegio. Lo cual, se debe al hecho de cumplir determinadas condiciones o presentar alguna dificultad.¿Qué son las necesidades específicas de apoyo educativo?

Dentro de este grupo se encuentra una gran variedad de alumnado. Para que un niño sea considerado un estudiante con necesidades específicas de apoyo educativo debe pertenecer a alguna de las siguientes cinco categorías:

  1. Necesidades educativas especiales. Aquellos alumnos que poseen algún tipo de discapacidad o trastorno. En esta categoría se encuentran los niños con:
  2. Dificultades específicas de aprendizaje. Niños que presentan alteraciones en la adquisición y desarrollo de procesos cognitivos básicos. Dichos procesos están implicados en la escritura, en la lectura, en el cálculo aritmético y en el habla. Es decir, niños que pueden tener:
    • Disgrafía.
    • Dislexia.
    • Discalculia.
    • Dificultades en el lenguaje oral.
  3. Altas capacidades intelectuales. Estudiantes que destacan por encima de la media en una o más capacidades intelectuales. Dependiendo del caso, se puede hablar de niños con talento o superdotados.
  4. Incorporación tardía al sistema educativo. Corresponde al alumnado migrante, que debe adaptarse a la nueva situación escolar.
  5. Condiciones personales o de historia escolar. Son los niños que no están al nivel de sus compañeros por causas ajenas a la persona. Puede ser por:
    • Motivos de salud.
    • Pertenecer a determinados grupos sociales o minorías étnicas.
    • Vivir situaciones socioculturales desfavorables.
    • Tener una escolarización desajustada.

Personas implicados en las necesidades específicas de apoyo educativo

Para dar respuesta al alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo es preciso la cooperación entre:

  • El colegio. Tutor, profesorado de Pedagogía Terapéutica (PT), de Audición y Lenguaje (AL), orientadores, etc.
  • La familia.
  • Otros profesionales especializados, como psicólogos, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, etc.

Por tanto, la implicación de todas estas personas facilita la difícil tarea del sistema educativo de ofrecer una adecuada atención y apoyo a estos niños. Así, se garantiza la igualdad de oportunidades de todos los estudiantes para lograr el máximo desarrollo en el aprendizaje.¿Qué son las necesidades específicas de apoyo educativo?

De hecho, sin la existencia de esta colaboración, ningún agente vinculado a un centro escolar podría desempeñar correctamente sus funciones. Esto es debido a que, gracias a las diferentes contribuciones, se recoge una amplia información para realizar una buena intervención pedagógica.

En este sentido, cabe destacar la siguiente frase:

«Individualmente, somos una gota. Juntos, somos un océano.»

– Ryunosuke Satoro –

Es decir, podemos conseguir grandes cosas, como la inclusión educativa, a partir del esfuerzo y la dedicación de cada uno de nosotros. ¡Esta es la esencia del trabajo en equipo!

Beneficios de la diversidad en el aula

Evidentemente, la educación inclusiva es beneficiosa para las personas con necesidades específicas de apoyo educativo. Pero también lo es para el resto de los compañeros de clase.

Con este modelo de escuela, los estudiantes crecen dentro de un clima de diversidad en el que se promueve el respeto y en el que se aprende cómo socializar y tratar con otros niños con capacidades diferentes.

Por lo tanto, un aula inclusiva debe contar con una estructuración cooperativa del aprendizaje, distanciada de la estructura individualista y competitiva de la escuela tradicional.

En definitiva, hay que organizar la clases de forma que se fomenten y transmitan valores de compañerismo, convivencia y aceptación.

«Si enseñamos a los niños a aceptar la diversidad como algo normal, no será necesario hablar de inclusión, sino de convivencia.»

– Daniel Comín –

  • Booth, T. y Ainscow, M. (2015). Guía para la educación inclusiva: desarrollando el aprendizaje y la participación en los centros escolares. Madrid: OEI.
  • Calle, R. C. (2010). La atención educativa integral a los alumnos con necesidades específicas de apoyo educativo: actitudes, valores y normas. Hekademos: revista educativa digital, (7), 23-42.
  • Echeita, G. (2006). Educación para la inclusión o educación sin exclusiones. Madrid: Narcea Ediciones.