Juegos para pasar un día de verano en casa

26 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Ana Couñago
¿Quieres conocer algunos juegos divertidos para pasar un día de verano en casa? ¡Presta atención porque te vamos a dar algunas ideas!
 

Si te digo que pienses en un día de verano, seguro que se te vienen a la cabeza planes como ir a la playa, al río, a la piscina, a un parque acuático, etc. Pero esto no siempre es posible. Por ello, a continuación, te recomendamos algunos juegos para pasar un día de verano en casa.

Ten en cuenta que el juego es una de las tareas más importantes para que los niños se desarrollen física, social y emocionalmente. Así que, haz que tus hijos muevan el cuerpo durante el verano y practica con ellos alguna de las actividades lúdicas que a continuación describimos.

“Se habla a menudo del juego como si se tratara de un descanso del aprendizaje serio. Pero para los niños el juego es parte fundamental del aprendizaje serio”. 

-Fred Rogers-

Juegos para pasar un día de verano en casa

Niña hinchando un globo para jugar a alguno de los juegos para pasar un día de verano en casa.

Pinchando globos

Para llevar a cabo este juego es necesario tener globos en casa, ya que la actividad consiste en introducir en algunos de ellos pequeños objetos que supongan un premio, como caramelos, monedas, confeti, etc. Y, en otros globos introducir pequeñas cosas que sean poco preciadas por los niños, como un garbanzo, un guisante, etc.

 

Tras esto, se inflan todos los globos, se atan a un cordel y se cuelgan en algún lugar de la casa. A continuación, por turnos, cada jugador debe explotar con una chincheta uno de los globos con los ojos cerrados y recoger lo que en él había.

Otra variante de este juego, que se puede realizar si se cuenta con patio, terraza o jardín en casa, consiste en llenar los globos con agua e ir explotándolos uno a uno para recibir, así, una ducha fresquita.

Pasando la pelota fría

Unos minutos antes de empezar hay que mojar una pelota pequeña con agua fresca, para que en el momento del juego esta esté algo fría.

A continuación, los jugadores se tienen que colocar de pie, formando un círculo. El primer jugador es el encargado de coger la pelota fría y sujetarla con el cuello, entre la barbilla y el pecho, para después pasársela al participante de la derecha, que deberá recogerla también con la barbilla y el cuello, sin utilizar las manos. El juego termina cuando a alguno de los jugadores se le caiga la pelota. En ese momento, habría que comenzar una nueva ronda.

Jugar a los bolos con botellas

¡En casa también se puede jugar a los bolos! Para ello, solo hay que coger varias botellas de plástico, rellenarlas con un poco de agua e intentar tumbarlas lanzando una pelota desde cierta distancia. Además, a cada botella se le puede asignar una puntuación determinada, de manera que cada jugador vaya contando sus puntos y gane el que consiga más.

 
Niño jugando a los bolos en casa.

De vaso a vaso

Para comenzar el juego, todos los participantes tienen que colocarse unos al lado de los otros y formar un círculo. Así, se le entrega a cada jugador un vaso de plástico o de cartón que debe sujetar con la boca mientras permanecen con las manos escondidas tras la espalda.

Cuando todos los jugadores estén preparados, se llena con agua el vaso del primero de ellos y, a continuación, este tiene que pasar el agua de su vaso al compañero situado a la derecha. ¿Cuál es la dificultad? ¡No se pueden utilizar las manos!

De este modo, con el vaso en la boca, se va pasando el agua de un jugador a otro, hasta que ya no quede agua para seguir jugando, puesto que esta se irá derramando poco a poco entre pase y pase.

Sobre los juegos para pasar un día de verano en casa

Como has podido comprobar, estos 4 juegos son una excelente opción para pasar un día de verano en casa junto a los niños. Con ellos, todos los miembros de la familia os entretendréis preparándolos y poniéndolos en práctica. ¡El tiempo pasará volando! Así que, ¿a qué estás esperando para pasar un buen rato junto a tus hijos?

 
  • Allué, J. M. (1998). El gran libro de los juegos. Barcelona: Parramón Ediciones.