Inapetencia sexual durante el embarazo

Agetna · 9 febrero, 2016

La inapetencia sexual durante el embarazo no es un proceso aislado que deba analizarse y tratarse separado de la gestación.


Como el descanso, la buena alimentación y el consumo de las prenatales, es vital para el desarrollo del bebé, porque del sexo, también depende la felicidad y el bienestar de la gestante.

El sexo es parte inalienable de la relación amorosa entre la mujer embarazada y su pareja aunque en este período la mujer a veces sienta que “no tiene deseos”.

En eres mamá te ayudaremos a entender por qué y te ofreceremos algunos consejos si en este minuto pasas por un estado similar.

Causas de la inapetencia sexual en el embarazo

Durante el embarazo puede ser común la falta de deseo sexual hacia la pareja.

Debes entender que la mujer embarazada pasa por varias molestias y son esos malestares los que a veces la predisponen para disfrutar a plenitud su vida sexual.

El peso de la barriga, los dolores musculares, el insomnio o el sueño en exceso, la retención de líquidos…, todo esto hace que la mujer solo quiera mantenerse en reposo.

pregnancy-784671_640

La autoestima, el sentirse poco atractiva, la psiquis, la postura que se adopta durante el coito, la relajación, la tranquilidad ambiental del momento… cualquier cosa influye.

Durante el embarazo las hormonas vuelven a la mujer mucho más sensible. El aumento de la secreción de prolactina al final del embarazo puede incidir en la pérdida del apetito sexual.

Otro de los factores que participa en la inapetencia sexual de la gestante es la rutina. El no estar capacitada para experimentar los juegos sexuales y las posturas de antes, y el estar consciente de lo que va a suceder conlleva a una pérdida de la libido.

Aumenta el erotismo en tus relaciones y haz que tu apetito sexual no decaiga

La convivencia y el hábito conducen hacia la rutina: un peligro latente en todas las relaciones amorosas.

Cuando dejamos de preocuparnos por avivar el deseo carnal, reanimar la química, o alimentar la sensualidad durante el coito, estamos sentenciando nuestra relación a un indudable final.

Durante el embarazo la inapetencia sexual puede acrecentarse, sobre todo, si la vida sexual de la pareja antes de concebir al bebé no era óptima.

Por eso, futura mamá, a continuación te ofrecemos algunos consejos que puedes seguir al pie de la letra para recuperar tu apetito sexual y alejar la rutina de tus relaciones sexuales.

2937_art1

1. Olvídate por un momento de todas las molestias y problemas que tengas. Acepta que tienes el derecho de complacerte y hacerte feliz. Piensa en el sexo como una buena posibilidad de lograrlo
2. Haz cambios de lugar y de hora para el encuentro sexual con tu pareja. Quizás las horas nocturnas no sean las más idóneas. Recuerda que con el embarazo muchos gustos también cambian. Así mismo sucede con tu habitación. Puede que buscar un nuevo sitio para el encuentro les resulte excitante tanto a ti como a tu pareja
3. Olvida cualquier resentimiento o tarea pendiente. El momento de disfrutar del sexo no es la mejor hora para recordar lo que tu pareja hizo o dejó de hacer
4. Relájate y prepara tu mente solo para recibir y dar placer. Como dicen algunos especialistas: “El órgano sexual más importante es tu mente.” Aunque al inicio del coito no estés tan entusiasmada con él piensa que a medida que avance vas a disfrutarlo
5. Hazte de elementos que a ti y a tu pareja les resulten eróticos: una ropa interior bonita, velas aromáticas, lámparas a media luz, música instrumental… sé creativa
6. Confía en que eres atractiva, sexy, y que ahora tu belleza se ha acrecentado. Quiérete y acéptate.

Inapetencia sexual durante el embarazo

Para finalizar tenemos otro consejo que darte.

La inapetencia sexual solo es una etapa más de la vida de la mujer. No porque al inicio del embarazo tu libido hubiera disminuido se mantendrá así durante toda la gestación.

Y aunque se mantenga, no va a durar para siempre. Acabará con el nacimiento de tu hijo.

Por eso, la inapetencia sexual no es un tema que deba inquietarte. Si no quieres tener sexo ni te excitas, no te presiones. Que ello no suponga una preocupación más para tu vida.

Si no tienes deseos de “acostarte” con tu pareja, no lo hagas y sé feliz como estás. Así de simple.