Huellas que deja la falta de amor en el corazón de nuestros hijos

¿Sabes cuánto les afecta a los niños la ausencia de cariño en su hogar? Pensar en el bienestar emocional de los pequeños es obligación de todos los padres.
Huellas que deja la falta de amor en el corazón de nuestros hijos

Última actualización: 01 septiembre, 2022

La falta de amor durante la infancia de los hijos puede generarles heridas que modifican su desarrollo, madurez y estabilidad emocional. Los besos, las caricias, los abrazos, las palabras de afecto, los regalos y todas las acciones que demuestran cariño y apoyo incondicional son tan indispensables como una buena alimentación.

Los seres humanos somos criaturas sociales que necesitan de atención y de afecto desde el primer momento en que nacemos. Ya que, a diferencia de otros animales, todos los bebés llegan al mundo indefensos y dependen por completo de los cuidados y el cariño de sus padres. Sin embargo, cuando se les niega a los niños ese amor puede dañar por completo su seguridad.



5 consecuencias de la falta de amor en la infancia de los hijos

La afectividad es una de las expresiones emocionales primarias de todas las personas y se demuestra mediante acciones para hacer dar cuenta de cuánto nos importa alguien. Algo de suma importancia durante la infancia y la adolescencia, ya que esta interacción familiar les permite a los pequeños sentirse parte de un conjunto.

Estas son algunas huellas que deja la falta de amor en los hijos.

1. Dependencia emocional

Cuando los niños no reciben muestras de afecto por parte de sus padres pueden generar fuertes dependencias emocionales hacia otras personas en su futuro. Lo cual puede provocar que se termine en relaciones tóxicas de las cuales es difícil salir, ya que a pesar de los abusos son las únicas personas que les han dado un mínimo de amor.

Recuérdale a tus hijos todos los días cuánto los amas, demuéstrales mediante acciones que te preocupas por ellos y nunca permitas que el amor abandone tu hogar.

Si alguien le brinda un poco de cariño a un niño o a un adulto con herida de abandono emocional es común que se aferren a esas personas, incluso cuando saben que no son buenas. Puesto que, al final del día, les ayudan a llenar de alguna manera ese vacío y ansias de amor que llevan en el interior.

2. Falta de autoestima

La familia debería ser el lugar seguro en donde los niños pueden refugiarse en cualquier momento, al saber que cuentan con su amor y su apoyo incondicional. No obstante, cuando los hijos son rechazados por sus padres, aquellas personas que deberían brindarles su comprensión y cariño, su autoestima se ve afectada de manera indirecta.

Al no saber por qué su mamá no es como las demás o su padre nunca ha sido cariñoso con ellos, los niños crean una barrera protectora que los aísla de su familia y el mundo exterior. Esto es muy peligroso, ya que esos comportamientos solo encierran a los pequeños en sus pensamientos. Lo que genera tristeza al no sentirse merecedores de cariño.

3. Personalidad impulsiva por la falta de amor

Cuando un niño ha intentado con todas sus fuerzas ganarse el cariño de sus padres sin éxito alguno suelen generar un comportamiento ansioso e impulsivo. Puesto que han comprobado que, sea lo que sea que hagan para cambiar, la reacción de los demás sigue siendo la misma. Por lo que no miden sus actos y suelen actuar como lo dicten sus sentimientos.

4. Desconocimiento del amor

Una de las consecuencias más tristes y dolorosas de la falta de afecto paternal es que los niños crecerán sin saber lo que significa el amor. Ya que solo le han dado migajas de cariño durante toda su infancia, es común que estos pequeños intenten llamar la atención a toda costa con tal de conseguir un poco de validación o conexión.

Si deseas que tu hijo sepa lo que significa el amor, preocúpate por él siempre y no permita que cree una coraza a su alrededor.

Cuando crezcan y lleguen a su adolescencia y adultez, aquellas personas con una herida de abandono emocional no saben cómo relacionarse afectivamente con sus parejas. Y mientras algunas se aferran a un amor dañino con tal de no estar solas, otras se reúsan a confiar en el otro y generan inseguridades al ser incapaces de comunicarse asertivamente.

5. Apegos dañinos

La teoría del apego nos enseña que fortalecer el vínculo entre padres e hijos durante la infancia es indispensable para su desarrollo físico y emocional. Al reflexionar en que un apego sano es vital para que los pequeños manejen con inteligencia sus sentimientos. No obstante, cuando falta ese amor en el hogar lo que se producen son apegos dañinos.

Por ejemplo, el apego ansioso, en donde los niños buscan a toda costa el reconocimiento y la aprobación de los demás. O incluso el apego evitativo, que se demuestra en aquellos que no saben cómo manejar sus sentimientos y prefieren alejarse en lugar de enfrentarlos.

No dejes que la falta de amor invada tu hogar

La responsabilidad afectiva también hace parte de una crianza respetuosa. Y ser conscientes de los malos comportamientos como padres es el primer paso para mejorarlos. Los niños necesitan comprender que son personas valiosas y que merecen ser amadas y valoradas.

Por lo que deben reflexionar que no es su culpa la falta de amor de sus padres y que deben pensar en los sentimientos de los demás. Puesto que la impulsividad puede llevarlos a herir a personas inocentes que solo desean su bienestar.

Te podría interesar...
Los hijos que son criados por madres compasivas, amorosas y empáticas, serán más generosos con otros niños
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Los hijos que son criados por madres compasivas, amorosas y empáticas, serán más generosos con otros niños

Conoce por qué los hijos que son criados por madres compasivas suelen ser más generosos y empáticos con las demás personas.