Mi hijo comete muchas faltas de ortografía, ¿qué hacer?

Óscar Dorado · 6 noviembre, 2018
En algunos casos, los niños tienen problemas con las faltas de ortografía. En este artículo, te contamos cómo puedes ayudarlos. ¡Toma nota y dedica tiempo a subsanar estos errores!

Aprender a escribir es una larga y complicada tarea para los niños. Del mismo modo, si observas que tu hijo comete muchas faltas de ortografía, debes saber que existen varias maneras de mejorar y ayudarlo en este aprendizaje. En este artículo, vamos a contarte todo lo que debes saber.

Los juegos de palabras, los dictados o el hábito de leer con frecuencia son algunas de las mejores maneras de ayudar a que tu hijo no cometa faltas de ortografía. Por ello, a continuación, te presentamos algunos tips que servirán para que tu hijo no cometa más erratas. ¡Toma nota, ten paciencia y no olvides que el objetivo es mejorar a base de trabajo y esfuerzo!

¿Qué hacer para no cometer faltas ortográficas?

1. Desarrollar la conciencia fonológica

El primero de los consejos que ponemos a tu disposición es que, para no cometer faltas ortográficas, hay que desarrollar la conciencia fonológica. Esto es algo fundamental para el desarrollo de la ortografía, porque los niños deben saber cómo pronunciar correctamente una palabra antes de tratar de deletrearla.

En definitiva, esto significa que el niño debe ser capaz de reconocer y distinguir los sonidos dentro de las palabras recitadas, para luego traducirlos nuevamente a la impresión. Sin embargo, si el pequeño tiene una debilidad fonológica, se lo debe ayudar a fortalecer este aspecto.

2. Juegos de palabras

El momento de jugar y aprender ha llegado. Ten en cuenta que practicar juegos de palabras es una forma divertida de probar las habilidades ortográficas de los pequeños. Al mismo tiempo, también es una gran oportunidad para aprender nuevas palabras.

Existen muchos juegos de mesa educativos para jugar en familia.

Existe una gran variedad de posibilidades, a pesar de que los juegos de mesa clásicos como el Scrabble y Scattergories son herramientas excelentes para que los pequeños de la casa practiquen la ortografía y lo pasen bien al mismo tiempo.

No olvides que a los niños les encantan los juegos; siempre será más sencillo que aprendan mientras disfrutan.

3. Recita dictados cortos

En tercer lugar, es aconsejable recitar dictados cortos —de una o dos oraciones— para contribuir a que el pequeño cometa menos errores de ortografía. Puedes recitarlos de manera improvisada o incluso sacarlos de un artículo de periódico o libro que despierte su interés.

Del mismo modo, es importante que el niño siempre tenga acceso a libros de referencia, ya sea en la escuela o en su habitación. Cuando llega el momento de la corrección, es igual de necesario discutir los errores y usarlos como un punto de partida para mejorar.

“La conciencia fonológica implica que el niño debe ser capaz de reconocer y distinguir los sonidos dentro de las palabras recitadas, para luego traducirlos nuevamente a la impresión”

4. Leer con frecuencia

Sin ninguna duda, uno de los mejores consejos que te podemos dar para que tu hijo no cometa faltas de ortografía es que lo animes a leer con frecuencia, idealmente unos 30 minutos al día. La lectura es un ejercicio excelente para desarrollar el vocabulario y mejorar la sintaxis de las oraciones, ya que el cerebro absorbe naturalmente las palabras que los niños tienen delante de ellos.

Asimismo, si deseas estimular el interés del pequeño, lo mejor es enfocarlo hacia lecturas que correspondan a sus gustos, además de encontrar un tiempo y un lugar para llevar a cabo las sesiones de lectura de manera rutinaria.

Si eres una de las que se pregunta cómo seleccionar correctamente la niñera correcta para mis hijos, debes hacer una buena entrevista para conocer las candidatas.

5. Haz un dibujo

Por último, debes saber que también puedes usar el dibujo como otro dispositivo mnemotécnico. Las imágenes son una gran manera de recordar la ortografía para los niños; para que tu hijo mejore en este aspecto, siempre puedes convertir las palabras que son difíciles de deletrear en imágenes.

Para que esto sea posible, solamente tienes que dibujar cualquier palabra con la que esté teniendo problemas y convertir las letras en una imagen. De este modo, dejarán de ser solo letras y se transformarán en una representación gráfica.

Como has podido observar, existen muchas formas de ayudar a los niños a mejorar y no cometer faltas de ortografía. Sin embargo, debes saber que forzar una actividad en ellos o hacerla demasiado exigente solo sirve para intensificar los sentimientos negativos del niño al respecto.

Por lo tanto, es recomendable que lleves a cabo estos consejos y que trates de motivar a tu hijo durante este proceso de mejora. La estrategia no servirá absolutamente de nada si no consigues que tu hijo tenga interés por mejorar.