8 trabalenguas para pronunciar la R

Mervis Romero 5 febrero, 2018
Dislalia selectiva del fonema. ¿Qué es eso? Con esta expresión se define el problema de muchos niños para lograr pronunciar de forma correcta algunos sonidos o palabras.

Es importante que los padres presten atención al rotacismo y no lo vean como algo trivial, quizá aludiendo a que a medida que el niño vaya creciendo aprenderá. Una técnica muy efectiva para corregir este problema son los trabalenguas. Aprende aquí 8 trabalenguas para pronunciar la R.

Causas del rotacismo o dificultad para pronunciar la R

Una de las causas del rotacismo se relaciona con el uso de chupete hasta una edad prolongada. Otra puede ser la coordinación de sus órganos, es decir, que el niño no sepa cómo colocar la lengua para producir los sonidos.

Una tercera causa probable es un problema físico en el frenillo de la lengua, o bien que la hendidura del paladar no está bien.

Este defecto en la pronunciación, cuando no es corregido a tiempo, puede condicionar su desarrollo del lenguaje e incluso de su personalidad. No es un asunto de retraso, ni tampoco implica algo psicológico.

En estos casos se recomienda identificar la causa del problema con ayuda médica profesional para pensar en el tratamiento que requiere el niño.

Los trabalenguas son una buena manera de aprender a pronunciar todos los sonidos.

¿Cómo se pronuncia la letra R correctamente?

El sonido R es definido como una vibrante alveolar múltiple, es decir, en él la punta de la lengua debe vibrar para producir el sonido correcto. Hay que decir que la pronunciación de este sonido podría variar y requerir otra parte de la boca o lengua, de acuerdo al sistema fonológico de cada lengua.

Aunque parece sencillo, para algunos niños puede suponer todo un desafío.

Los trabalenguas para pronunciar la R han sido una de las formas en que los padres y maestros han utilizado para ayudar a los niños con esta deficiencia. Sin embargo, cuando la técnica no está bien dirigida se puede forzar al niño a corregir su conducta pero no a entender dónde radica el problema.

¿Qué son los trabalenguas?

Consisten en oraciones breves creadas a partir de la pronunciación seguida y forzada de una letra específica. Esta técnica del lenguaje hablado tiene la interesante característica de que se puede canalizar como un juego para los niños.

El forzar la adecuada posición de la lengua ante la pronunciación de un determinado sonido, ayuda a que poco a poco se logre la espontaneidad. Asimismo, la regularidad permite que la coordinación de la lengua vaya haciéndose natural.

8 seguidillas o trabalenguas para pronunciar la R

A continuación, algunos ejemplos que ayudarán a tu hijo a marcar bien la R en la pronunciación. Son 8 trabalenguas para pronunciar la R muy conocidos:

  1. Practica a modo de juego con tu hijo esta seguidilla que dice: “R con erre guitarra, r con erre, carril, rápido ruedan los carros, rápido el ferrocarril”.
  2. “Ornitorrinco”, y repite de nuevo: “Ornitorrinco, atrévete y pega un brinco”.
  3. Este es corto pero divertido para repetir: “El carro rojo corre por la carretera de Aguirre”.
  4. “Rrrr como corre el auto de rolo. Rrrr rápido pasan Rolo en auto y Raúl en moto”.
  5. “El perro San Roque no tiene rabo pues Rodolfo Ramírez se lo ha robado”.
  6. “El ratón Rasquín se rascaba en una risco. Risca en el risco rascador. Rasca y terminó en risco. Rascando la risca, se rascó en el rincón”.
  7. “La rueda del carro se trabó en el barro, y el morro del burro se trabó en el barro”.
  8. Otra opción es repetir: “Por la calle carretas pasaba un perrito, pasó una carreta, le pilló un rabito”.

Como verás, en estos ocho ejemplos el denominador común es el uso de la letra R en dos modalidades, sola y en conjunción con otros sonidos.

El orientador en el centro escolar tiene una serie de tareas.

¿Cómo usar de forma correcta la técnica de los trabalenguas?

Aplica las siguientes técnicas para lograr el resultado deseado con tu hijo:

  • Dedícale unos minutos cada día a tu hijo para practicar la pronunciación.
  • El tiempo no debe ser prolongado a fin de no exasperarlo.
  • Realiza la actividad de los trabalenguas para pronunciar la R como un juego.
  • Asesórate con el médico pediatra sobre cómo debe ser la colocación correcta de la lengua.
  • Ten paciencia y encomia a tu hijo por su progreso.
  • Esfuérzate como padre por mantener una buena pronunciación.

Finalmente, tu ejemplo y amor por tu hijo serán el mayor motivo para darle la atención necesaria ante este problema de pronunciación.

Te puede gustar