Hernias discales, ¿cómo afectan en el embarazo?

Las hernias discales suelen provocar síntomas muy molestos como el dolor o la dificultad para caminar. En el embarazo, los síntomas pueden exacerbarse, y en este artículo te contamos cómo sobrellevar la situación.
Hernias discales, ¿cómo afectan en el embarazo?

Escrito por Gladys González

Última actualización: 22 abril, 2022

Los dolores de espalda es una de las quejas más frecuentes de las mujeres embarazadas. Estas molestias son causadas por los cambios en el embarazo, sin embargo, pueden deberse a la presencia de hernias discales. Es importante conocer que debemos hacer cuando presentamos este tipo de padecimiento para tener una buena calidad de vida.


La estructura normal de la columna vertebral está separada por discos que están compuestos de sustancias blandas gelatinosas y cumplen la función de amortiguar y cuidar los espacios de cada vértebra. La sustancia blanda del disco se encuentra rodeada de un anillo más duro, fibroso y resistente.

La parte blanda de estos discos pueden salirse de su lugar y protuir a través del anillo, causando la afección conocida como hernia discal. Esta afección puede tener múltiples causas, desde algún traumatismo en la zona hasta el levantamiento excesivo de peso de forma constante.

Síntomas que se pueden presentar

Uno de los principales síntomas de las hernias discales es el dolor expandido a otras áreas del cuerpo. La hernia discal no solo presenta una molestia localizada, por sus características y ubicación, el dolor se irradia a otras partes tales como los brazos, el antebrazo, las manos, el hombro y los dedos.

El dolor característico de una hernia discal puede verse empeorado por el embarazo. Esto se debe a que la espalda de las madres suele soportar una mayor presión. Durante el embarazo las mujeres aumentan una cantidad variable de peso, por lo que tienden a echarse hacia atrás buscando la forma de compensarlo.

Por fortuna, esta se trata de una afección poco común. De hecho, un estudio determinó que la asociación entre el embarazo y el dolor de espalda debido a hernias discales ocurre solo en 0,01 % de los casos. No obstante, otros de los síntomas que se pueden presentar cuando se tiene una hernia discal son los siguientes:

  • Molestias al realizar acciones como toser o hacer algún esfuerzo poco habitual.
  • Adormecimiento y hormigueo.
  • Incomodidad en el cuello o al hacer movimientos giratorios.
  • Debilidad muscular.

Recomendaciones para sobrellevar las hernias discales en el embarazo

el dolor de espalda es frecuente durante el embarazo

Existen  recomendaciones que pueden ayudar a disminuir los dolores de espalda ocasionados por una hernia discal;  algunas de ellas son:

  • Evitar realizar esfuerzos o movimientos bruscos.
  • Acudir al médico para que pueda indicar analgésicos naturales o medicamentos que puedan aliviar los síntomas, es importante recordar que en el embarazo están contraindicados algunos medicamentos.
  • Hacer ejercicios físicos suaves que ayuden con el estiramiento.
  • Existen actividades que ayudan de forma significativa tales como el yoga, la natación, el pilates.
  • En algunos casos es necesario buscar ayuda con algún centro de rehabilitación y fisioterapia.
  • Usar diariamente zapatos cómodos.
  • La higiene postural es importante en esta etapa, evita tener la espalda doblada.
  • Al estar de pie, distribuye el peso en ambas piernas.
  • Dormir de lado ayuda a disminuir los malestares de la espalda.
  • Cuidar las posturas en los lugares de trabajo e incluso en casa al sentarse y acostarse.
  • Velar por las técnicas que utilizamos al levantar o rodar algún objeto.
  • Hacer ejercicios para fortalecer los músculos lumbares, abdominales y el piso pélvico.
  • Mantener una alimentación  sana para evitar el sobrepeso.
  • Evitar levantar objetos pesados.
  • Usar soporte lumbar especial para embarazadas.

Las hernias discales no causan ningún daño al bebé, la mayoría de las molestias las padece la futura mamá

Lo que debes evitar teniendo hernias discales

Existen muchos factores que empeoran el dolor generado por las hernias discales durante el embarazo. Algunos de ellos, como la ubicación de la hernia, no se pueden modificar. Sin embargo, algunos cambios en el estilo de vida pueden disminuir las molestias. En este sentido, debes evitar lo siguiente para minimizar los dolores que ocasiona la hernia discal:

  • Aumentar de peso más de lo permitido por el médico, ya que las articulaciones se sobrecargan y empeora el dolor
  • Estar inactiva durante mucho tiempo, genera rigidez y falta de tonificación en el cuerpo.
  • Obligar al cuerpo a hacer ejercicios de alto impacto puede empeorar todo. El ritmo y la frecuencia lo determinarás tu misma en función de cómo te sientas; no te presiones.
  • Tomar medicamentos analgésicos sin consultar con el especialista.

Hernias discales y la anestesia epidural

hernias

Conociendo un poco más sobre las hernias discales, seguramente surge la inquietud de saber si teniendo una hernia discal los médicos pueden colocar la anestesia epidural que se necesita para someterme  una cesárea.

Hasta el momento no existe ninguna contraindicación médica, mientras se pueda colocar en la posición fetal, que es la postura necesaria para colocar la inyección, no debería existir ningún problema. El procedimiento de esta anestesia no atraviesa el canal medular (médula ósea), es superficial y justo se evita llegar más profundo por las graves consecuencias que esto podría ocasionar.

Es importante tener en cuenta que cada paciente tendrá un escenario diferente. Si la hernia discal está situada en las últimas vertebras de la columna, puede que los médicos tomen la decisión de no colocarla por temor a lesionar aún más.

Muchas mamas sufren de esta patología antes de quedar embarazada y pueden tener registros médicos que le darán a su médico tratante con mayor exactitud la ubicación y los cuidados que se deben tener. En casos contrarios solo será una decisión del anestesiólogo posterior a la evaluación clínica.

Es importante que antes de tomar la decisión de realizar la cesárea, el ginecólogo y el anestesiólogo lleguen a un acuerdo y puedan evaluar las diferentes opciones seleccionando la más conveniente según sea el caso, el estado de salud en general  y la severidad de los síntomas causado por las hernias en cuestión.

Una afección que no genera mayores complicaciones

Como puedes ver, las hernias discales no impiden tener un embarazo saluda. Lo único que se debe tener en cuenta es que puede que los dolores de espalda sean más intensos. Sin embargo, llevando un embarazo con calma y buscando todas las alternativas posibles para prevenir las molestias mayores generadas por la hernia, lograremos llegar al término sin mayores inconvenientes.

Te podría interesar...
6 ejercicios para fortalecer la espalda
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
6 ejercicios para fortalecer la espalda

Existen varios ejercicios para fortalecer la espalda especiales que además contribuyen a aliviar o evitar algunos dolores.



  • Di Martino A, Russo F, Denaro L, Denaro V. How to treat lumbar disc herniation in pregnancy? A systematic review on current standards. Eur Spine J. 2017 Oct;26(Suppl 4):496-504.
  • Mitha R, Nadeem SF, Bukhari SS, Shamim SM. Management of symptomatic disc herniation in pregnancy: A case report and literature review. Surg Neurol Int. 2021 May 10;12:215.
  • Whiles E, Shafafy R, Valsamis EM, Horton C, Morassi GL, Stokes O, Elsayed S. The Management of Symptomatic Lumbar Disc Herniation in Pregnancy: A Systematic Review. Global Spine J. 2020 Oct;10(7):908-918.
  • Berkmann S, Fandino J. Pregnancy and childbirth after microsurgery for lumbar disc herniation. Acta Neurochir (Wien). 2012 Feb;154(2):329-34.
  • Kapetanakis S, Giovannopoulou E, Blontzos N, Kazakos G, Givissis P. Surgical management for lumbar disc herniation in pregnancy. J Gynecol Obstet Hum Reprod. 2017 Dec;46(10):753-759.