Hablar a tu hijo en dos idiomas, ¿ventaja o problema?

Amanda 24 diciembre, 2015

El manejo de dos idiomas es siempre una gran ventaja para cualquier adulto, cada día este elemento favorece el desarrollo académico y profesional de las personas, con más fuerza. Nunca es tarde para aprender, por eso existen muchas personas intentando capacitarse para ser al menos bilingües.

También hay un hecho que motiva el habla en dos idiomas, por ejemplo la crianza en una familia multicultural o el traslado de esta a un país con una lengua diferente. En este sentido, es normal que los padres se preocupen por el desarrollo lingüístico de los hijos, lo cual muchas veces es puesto en tela de juicio de muchas maneras.

Criar a un hijo bilingüe no debería ser un problema; sin embargo, existen versiones encontradas sobre los verdaderos beneficios de este proceso. Por esta razón son tantos los padres que se interesan en conseguirlo como aquellos que se desaniman de seguir intentándolo.

La principal preocupación que aqueja a los padres en este aspecto, es que quizá hablar al niño en dos idiomas puede terminar confundiendo a los pequeños, lo que podría traducirse en un eventual retraso en el desarrollo del habla. Sin embargo, sabemos la cantidad de especulaciones que suele haber sobre el mismo hecho.

085e0d667ca8e44d4b396c1ef5e0c2a2

De la misma manera, tenemos entendido que hay situaciones en las cuales no es opción que el niño deje de aprender un segundo idioma. Es importante que los padres se informen adecuadamente si es ventaja o problema hablar al niño en dos idiomas, porque quizá el retraso pueda encontrarse en la necesidad de socializar e integrarse a una nueva comunidad.

En todo caso, cada familia tiene la última decisión sobre la manera de criar a sus hijos, pero en esta oportunidad queremos compartir con ustedes el esclarecimiento que los especialistas han hecho sobre los principales mitos al respecto.

Principales motivos de preocupación

Si eres de ese grupo de padres que aún desconfía de esta práctica, te invitamos a evaluar las posibles respuestas que tienen los expertos sobre este tema. Para presentarlo, nos enfocaremos en las principales especulaciones generales que circulan alrededor del bilingüismo en los niños.

1. ¿Hablar al niño en dos idiomas puede provocar retrasos en el habla?

Por mucho tiempo se creyó que el bilingüismo era causante de este tipo de problemas en los niños. Pero más adelante se encontró que se trata de un retraso temporal, además no es una regla general; es decir, no sucede a todos los niños.

No obstante, los padres se han preocupado mucho por esto, por lo cual, han dejado de criar a sus hijos bilingües. Según la compañía estadounidense para el estudio de este problema, llamada Bilinguistics; las investigaciones no han determinado que existan trastornos en el desarrollo del habla o en la adquisición del lenguaje en estos casos.

2. ¿Pueden los niños llegar a mezclar ambos idiomas?

Los expertos aseguran que sí, pueden mezclar los dos idiomas y que es totalmente normal, de hecho es una regla que forma parte del proceso. No solo los niños, cualquier persona bilingüe puede usar palabras de los dos idiomas mezcladas, lo cual es temporal hasta que comienzan a distinguir una lengua de otra.

Es común que las personas que hablan dos idiomas localicen la palabra que le es más propicia para expresarse o no conocen muy bien cuál es la que quieren utilizar en el otro idioma. También, es frecuente que la frase que quieren usar no es sencilla de traducirla a la otra lengua.
De cualquier modo, para los expertos, sería irreal creer que esto no suceda, sobre todo porque siempre hay una lengua predominante en uso; además es transitorio y no constituye problema alguno.

3. ¿Puede el niño confundirse al punto de no diferenciar los idiomas?

Según la autora del texto Raising a Bilingual Child, Barbara Zurer Pearson, todos los bebés son capaces de diferenciar cualquier idioma, aun cuando no lo conozcan y tengan poco tiempo de nacidos. Esto es porque los idiomas pueden llegar a ser muy diferentes, lo cual hace casi imposible que no puedan distinguirse.

Por otro lado, aunque Pearson admite que algunos idiomas pueden ser confundidos por los bebés debido a su semejanza, esta confusión es transitoria y podrá desaparecer como máximo a los seis meses de edad.
En tal sentido, la autora enfatiza en que ser bilingüe tiene muchas ventajas y que estudios más recientes indican que no se han detectado problemas que inviten a desestimar este proceso. Un niño que habla dos idiomas tiene una manera de pensar más flexible, porque sus conceptos y opiniones son variados.

4. ¿Cuál es la edad límite para enseñar al niño otro idioma?

c8d35a2ca83594e89f05687c06923bd6

Si hasta ahora tenías dudas sobre este aspecto, te recordamos que nunca es demasiado tarde para aprender. Así como cualquier adulto puede convertirse en bilingüe, un niño también está capacitado para hacerlo sin tener una edad específica para dejar de intentarlo.Al respecto, es preciso aclarar que sí existe una edad adecuada para favorecer este aprendizaje, pero no es una limitante.

Un adulto o un niño mayor de diez años requiere mayor esfuerzo para aprender una segunda lengua, por eso los niños que se encuentran por debajo de los cinco años podrían aprender velozmente. No obstante, hace falta que se enseñe con estructuras especificas, pues no es suficiente con sentarlos frente a la televisión.

Pese a que la adquisición de un segundo idioma para niños menores de diez años es mucho más sencilla, esto no implica que vayan a aprender sin ejecución correcta de la tarea.

Te puede gustar