¿Qué es el síndrome del bebé sacudido?

Amanda Sánchez Peralta · 5 junio, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Ramos el 5 junio, 2019
Desafortunadamente, uno de los problemas más comunes derivados del maltrato infantil es el síndrome del bebe sacudido. 

El síndrome del bebé sacudido es conocido como: shaken baby syndrome (SBS) y hace referencia a una forma de abuso físico caracterizada por una serie de signos, dentro de los cuales se incluye la presencia de una lesión cerebral, como puede ser un edema cerebral difuso, y hemorragias retinianas.

En pocas palabras, este síndrome se produce a consecuencia de una sacudida violenta del niño. Aún cuando sea de duración breve, el cerebro del niño puede impactar contra el cráneo y quedar lesionado de forma irreversible.

Aspectos generales del SBS

Hay que tener en cuenta que, durante los primeros meses de vida de un ser humano, el cerebro ocupa la mayor parte de la cabeza, que además es muy pequeña. Por ende, si su cuerpo sufre una sacudida, la masa encefálica choca bruscamente con el cráneo, lo cual puede conllevar a una inflamación y una posible hemorragia interna.

Los síntomas no se suelen manifestar de inmediato, con lo cual, es difícil notar un cambio súbito en el pequeño. De allí la importancia de mantener una actitud vigilante en lo que respecta a su comportamiento en las próximas horas y días.

En un accidente de coche el bebé puede sufrir una sacudida.

En un accidente de coche, el bebé o el niño pueden sufrir una sacudida accidental. Ahora bien, por desgracia, síndrome suele presentarse a menudo como consecuencia de situaciones de maltrato.

Cabe destacar que si el bebé o el niño fue sacudido por alguien en nuestra ausencia, a modo de castigo, o bien lo hemos hecho nosotros mismos en algún momento de estrés, no se notará ningún cambio súbito. Los problemas pueden presentarse incluso horas y días después de la sacudida.

¿En qué condiciones puede hablarse del síndrome del bebé sacudido?

Aunque nos sorprenda saberlo, con una pequeña sacudida de menos de 10 segundos, el niño podría sufrir este problema. Es posible que se produzca la contusión de la cabeza contra algo, como por sacudirlo, en situaciones no accidentales.

En los bebés recién nacidos o todavía muy pequeños, un golpe en la cabeza (por simple que parezca) puede causar una lesión. También es suficiente con que el golpe haya sido con algo suave. Por ejemplo, por haber sido arrojado al colchón o azotado por una almohada.

Se presenta con mayor frecuencia en niños menores de 2 años de edad, pero algunas veces puede alcanzar hasta los 5 años. Por lo general, este síndrome se produce cuando el niño es maltratado porque es cuando se aplica mayor fuerza.

Aunque menos frecuente, también podría suceder ante sacudidas más leves como trotar con él en brazos, levantarlo hacia el aire o darle algunos saltos.

En casos fatales, el bebé sacudido puede ser afectado por hiperextensión cervical o latigazo, tal y como sucede en accidentes de tránsito.

¿Cuáles son los síntomas?

Cuando un niño es aquejado por este problema, existe mucho hermetismo de los padres sobre sus síntomas, porque como ya sabemos es un caso de maltrato infantil. Del mismo modo, es probable que no se hayan identificado, porque nadie está esperando que sea esta la situación.

Sin embargo, podemos hablar de un cuadro clínico donde se puedan percibir los siguientes cambios:

  • Letargo.
  • Vómitos.
  • Convulsiones.
  • Hipersomnia.
  • Falta de apetito.
  • Crisis respiratoria.
  • Visión disminuida.
  • Mala alimentación.
  • Bajo nivel de alerta.
  • Palidez o piel azulada.
  • Pérdida del conocimiento.
  • Alteraciones en el comportamiento: llanto persistente, irritabilidad, etcétera.

¿Cómo actuar ante un caso de síndrome del bebé sacudido?

Es muy común que algunas personas se estresen con el llanto del bebé, al punto de tener el impulso de sacudirlo, por eso es posible que no estemos enterados si el cuidador de nuestro bebé lo ha maltratado.

No obstante, es posible que seamos testigos de esta situación, ya sea como familiares o como declarantes externos.

En todo caso, lo principal es prestar el auxilio al niño, si ha dejado de respirar, se desmaya o está sufriendo alguna convulsión es preciso actuar de acuerdo a las herramientas básicas de reanimación, aunque es preferible llamar a los expertos. Seguidamente, es recomendable que se dé aviso a las autoridades sobre el maltrato infantil.

Antes que pasar por esta situación, es preferible evitarla, tener mucho cuidado de no agitar al niño por ningún motivo y estar atentos a que los cuidadores sean personas controladas y tolerantes con los pequeños.

Para calmar al bebé no hace falta sacudirlo. Esta es una práctica muy peligrosa y es preferible usar un ruido para distraerlo. Puedes probar con algún aparato como la aspiradora o la radio, o bien cantándole o hablándole.

¡Pide ayuda!

El estrés en bebés.

En todo caso si estás muy cansada o estresada pide a alguien que te ayude mientras descansas y te calmas. Un bebé llora por muchas razones, es posible que tenga algo sencillo de resolver, así que es importante asegurarse de que no tiene un dolor o hay algo que le moleste.

El llanto del bebé no le va a causar ningún daño, pero exponerse a una sacudida sí puede ser muy peligroso. Sin embargo, en caso de que el niño ya se encuentre sufriendo este síndrome, es muy importante que se dé a conocer a los médicos todos los síntomas que hemos notado y cualquier detalle relevante sobre el problema, pues lo principal es la salud del niño.