Good Inside, un nuevo método de crianza

Si deseas forjar un buen vínculo con tu hijo y prepararlo para que sea capaz y feliz, Good Inside es tu modelo educativo. Descubre en qué consiste y cómo aplicarlo.
Good Inside, un nuevo método de crianza
Elena Sanz Martín

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz Martín.

Última actualización: 14 noviembre, 2022

Los padres millennials suelen hacer un gran trabajo al romper con los métodos de crianza tradicionales que no resultaban nada positivos para el desarrollo emocional de los niños. Se trata de progenitores más conscientes, que se informan y procuran mejorar cada día para ofrecer a sus hijos las mejores condiciones en las que crecer. Si eres uno de ellos, te interesará conocer una novedosa propuesta educativa conocida como Good Inside, que se basa en una premisa tan sencilla como poderosa: “todos somos buenos por dentro”. 

La fuerza de este mensaje radica en que nos ayuda a hacer un cambio de perspectiva. Cuando tu hijo grita sin parar o cuando tira sus juguetes, recordar su bondad inherente te ayudará a respirar y reflexionar antes de actuar. Y lo mismo sucederá cuando tú pierdas los nervios o te sientas sobrepasada, pues recordar tu buena voluntad te permitirá no ser tan dura contigo misma.

Si quieres saber más sobre este enfoque pedagógico y cómo ponerlo en práctica, te invitamos a seguir leyendo.

Good Inside, más que crianza positiva

El método del que hoy hablamos fue creado por Becky Kennedy, una psicóloga clínica y auténtica gurú educativa. Esta doctora estadounidense, madre y experta en crianza, comenzó a compartir valiosa información en sus redes cuando apenas contaba con 200 seguidores. Desde entonces, su particular enfoque se ha convertido en un completo método educativo que ya conocen y siguen casi un millón y medio de padres de todo el mundo.

Todo su modelo de crianza está plasmado en su libro Educar sin miedo y ha calado especialmente en las nuevas generaciones por su enfoque riguroso y humano. A continuación, te compartimos los principios del modelo Good Inside.

El método Good Inside se trata de crear un vínculo sano y sólido con tus hijos y, sobre todo, prepararlos para la vida mediante una crianza consciente y respetuosa.

El autoconocimiento es la base de la crianza

Una primera propuesta que encontramos en este modelo es la de comenzar por conocernos a nosotros mismos. Como padre necesitas, quizá, reeducarte a ti mismo antes de dirigirte a tu hijo. Muchas veces, no recibimos la mejor crianza en nuestra infancia, no adquirimos las herramientas emocionales necesarias y no fuimos tratados adecuadamente. Así, desde esta posición, lo más probable es que continuemos con una repetición de patrones.

Por ello, el trabajo comienza contigo como adulto, haciéndote consciente de cómo fuiste criado, qué te faltó y trabajar en adquirirlo ahora. Cuando hayas realizado este proceso serás mucho más consciente y estarás preparado para convertirte en el padre que deseas ser.

Todos somos buenos por dentro

Esta es la premisa principal del enfoque de Becky Kennedy. Good Inside significa literalmente ‘buenos por dentro’ y es la idea que hemos de grabarnos en la mente. Nuestros niños son buenos por naturaleza, independientemente de que tengan días malos o de que en ciertos momentos su conducta no sea la más adecuada.

Tener esto claro nos ayudará a comprender que detrás de cada mal comportamiento hay un mensaje que debemos escuchar. Y es que ningún niño se porta mal a propósito, sino que esto suele ser el resultado de una emoción que aún no sabe gestionar o de una habilidad que todavía no ha adquirido y en la que necesita nuestra ayuda.

Así, cuando tu hijo tenga una rabieta, le pegue a su hermano o no te obedezca a la primera, detente, respira y reflexiona. Ponte en su lugar. Tal vez su conducta te muestre que se siente ansioso y no sabe cómo regularse, que siente celos o que aún no sabe controlar sus impulsos. Desde esta comprensión podrás acompañarle y guiarle mucho mejor.

Educar sin miedo

Las propuestas educativas actuales, basadas en el amor y el respeto, no son enfoques permisivos. Good Inside hace énfasis en la necesidad de ponerles límites a los pequeños, pero de una manera humana, justa y empática.

¿Qué significa esto?: que ya no vamos a educar desde el miedo, mediante el castigo, la amenaza o la culpabilización. Que al dirigirnos a los niños lo haremos en búsqueda de su bienestar y su aprendizaje, y no como un mero acto automático para liberar nuestra frustración.

Los límites han de ser una guía que indique al niño por dónde ir, ayudándole a comprender el por qué y a interiorizar sobre los valores que hay detrás de esa norma. Las consecuencias justas, coherentes y proporcionadas enseñan, en cambio, el miedo solo genera resentimiento.

Los gritos y los castigos quedan de lado en el método Good Inside. Aquí, la educación y los límites se implementan de forma empática y a través de los buenos valores.

La importancia de enseñar herramientas a nuestros niños

Otra clave fundamental del modelo Good Inside está relacionada con las emociones de los niños. Todo padre desea que sus hijos sean felices, pero para lograr esto debemos permitir que los menores atraviesen y exploren todas las emociones.

A veces los sobreprotegemos para evitar exponerlos a la frustración, a la ira o a la tristeza. Otras veces, invalidamos sus emociones, instándoles a dejar de llorar o diciéndoles que no es para tanto, porque nos incomoda su malestar.

Sin embargo, si verdaderamente quieres que tu hijo sea feliz, la labor más importante es enseñarle a gestionar con todas esas emociones que, inevitablemente, sentirá a lo largo de su vida. Y para ello has de permitir que las exprese, ayudarle a entenderlas y ponerles nombre y enseñarle herramientas y recursos para lidiar con ellas.

Good Inside no busca padres perfectos

Un último punto a considerar es que no se espera que seas una madre perfecta ni un padre intachable. Todos somos humanos y tenemos derecho a flaquear o a cometer errores. Sin embargo, dar este cambio de perspectiva, comprender que todos somos buenos por dentro y apelar a esta verdad a la hora de educar es invaluable.

Es importante que, como progenitor, también te ocupes de ti, de tu bienestar y de tu salud emocional. No te vuelques únicamente en tus hijos o te sacrifiques por ellos. Tú eres su mejor ejemplo sobre cómo afrontar el estrés, los desafíos y las dificultades en la vida. Por ello, procura ser tu mejor versión, cuídate, aprende de tus propias herramientas y aplícalas. De este modo, estarás en mejores condiciones para ofrecer una crianza apropiada.

Refuerza la relación con tu hijo

En suma, Good Inside es un enfoque que logrará fortalecer la relación con tu hijo y te permitirá enseñarle lo que necesita saber para ser emocionalmente exitoso en la vida. Pese a que este estilo de crianza requiera de mucho esfuerzo y reflexión, los frutos que ofrece son de gran valor.

Te podría interesar...
Cómo enseñar a los niños a reconocer sus emociones
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Cómo enseñar a los niños a reconocer sus emociones

En una sociedad cada vez más agresiva y competitiva, resulta indispensable enseñar a los niños a reconocer y gestionar sus emociones de una forma e...



  • Aguirre, E., Montoya, L. M. y Reyes, J. A. (2006). Crianza y Castigo Fisico. En Aguirre, E. Diálogos 4. Discusiones en la Psicología Contemporánea. Bogotá, D. C. (Colombia): Universidad Nacional de Colombia, Facultad de Cien.
  • Kennedy, B. (2022). Educar sin miedo: Conviértete en la madre o el padre que quieres ser (1.a ed.). Planeta.