10 frases que dañan la relación con tus hijos adolescentes

En un momento puntual de enfado y sin pensar puedes decir frases que hieran a tu hijo. ¿Quieres conocer algunas? Te las enseñamos para que optes por evitarlas.
10 frases que dañan la relación con tus hijos adolescentes
Elena Sanz Martín

Revisado y aprobado por la psicóloga Elena Sanz Martín el 06 agosto, 2021.

Escrito por Maria del Mar Garcia Martin, 06 agosto, 2021

Última actualización: 06 agosto, 2021

 ¿Te has preguntado si alguna vez has dicho alguna de esas frases que dañan la relación con tus hijos? Si es así, probablemente quieras remendar la situación, ya que seguramente tu intención no ha sido mala.

Es normal que a veces los padres digamos cosas indeseables a nuestros hijos, sobre todo en los momentos de enfado. Lo importante es reconocerlas y repensarlas, para modificar nuestra conducta a futuro y reforzar el vínculo con ellos.

10 frases que dañan la relación con tus hijos adolescentes

Las palabras pueden resultar armas de doble filo, por lo que hay ser cuidadoso cuando se usan. Sobre todo, si se trata de educar a un adolescente. Resulta importante formarse en el buen arte del lenguaje, para evitar enunciar frases capaces de dañar la relación con nuestros hijos. A continuación, te compartimos algunas de ellas.

1. “Yo a tu edad…”

Pese al hecho de compartir la misma sangre, tu hijo no tiene por qué tener las mismas aspiraciones y experiencias que tú.

Recordarle a diario que a su edad ya habías logrado tal o cual cosa, sólo alimenta el sentimiento de inseguridad sobre sí mismo. Además, puede hacerle creer que sus sueños o sus metas no son lo suficientemente valiosas como fueron las tuyas.

Es probable que al decir esta frase no lo hagas con mala intención, sino con el objetivo de aconsejarle e incentivarle. Pero recuerda que adolescencia significa ’empezar a crecer’ y por lo tanto, lo mejor es dejar al joven aprender de sus propias vivencias.

2. “Te lo dije”

Seguramente esta frase la hayas escuchado tantas veces, que también sentirás aversión por ella. No solo denota la falta de confianza por parte de otra persona hacia nosotros, sino que sirve como elemento para echar en cara los errores cometidos.

Entonces, lo mejor es sentarte a evaluar lo acontecido con tu hijo y ayudarlo a aprender de sus equivocaciones. De nada sirve regocijarse por haber acertado el pronóstico, cuando es él el que está sufriendo.

3. “Vas a ser un desgraciado como sigas por ese camino”

El pesimismo no aporta nada bueno en la educación de un hijo adolescente. Y más aún, cuando nos referimos a sus proyectos futurosA esta edad, las preocupaciones por el porvenir son inmensas y la incertidumbre puede generar mucha angustia

Además, tú tampoco tienes una bola mágica para saber qué va a ser de él cuando crezca. De hecho, es esperable que todos sus éxitos vengan acompañados de desaciertos y esto haga indispensable el apoyo de sus seres queridos.

Recuerda que Albert Einstein tuvo muchos fracasos en su etapa de estudiante y fue rechazado de varias universidades, antes de convertirse en un destacado científico.

discusion madre hija adolescente enojo desmotivacion decepcion tristeza sillon brazos cruzados

4. “No es para tanto”

A medida que crecemos también cambian nuestras preocupaciones. Por este motivo, quizás no entiendas los problemas de tu hijo si los comparas con los que tú tienes como adulto. Pero no es apropiado mirar todo con el mismo cristal.

Es importante ejercitar la empatía y ponerse en su lugar por un momento. Si desprestigias sus sentimientos, tu hijo dejará de sentir la confianza para compartirte sus preocupaciones. Y aunque no lo creas, en ese momento te necesitará más que nunca a su lado.

5. “Estoy decepcionada contigo”

Según un artículo publicado en la Revista de Psicología Social Aplicada, decirle esto a tu hijo no será favorable para ninguno de los dos.

Algunos jóvenes restringen los temas de conversación para impedir el sufrimiento o la decepción de los padres; también, por miedo a la reacción que estos puedan tener o a su falta de tiempo para atenderlos.

Es probable que la frase esté mal utilizada, ya que en realidad no es tu hijo el que te decepciona sino algunos actos o decisiones que este pueda tomar. De esta forma, lo más apropiado es reemplazarla por alguna de las siguientes:

  • “Eso que te ha ocurrido no me ha gustado, pero vamos analizar juntos qué pasó y sacar una enseñanza”.
  • “La verdad, me ha decepcionado un poco tu conducta del otro día. Conversemos al respecto para que no se vuelva a repetir”.

6. “No sirves para nada”

Hay frases que se dicen sin pensar en un momento de enfado puntual, aunque probablemente no reflejen lo que pensamos o sentimos de otra persona. De todos modos, conllevan un sufrimiento enorme para quién las recibe y este dolor puede acompañarlo por el resto de su vida.

“Cuando yo era pequeño
estaba siempre triste
y mi padre decía
mirándome y moviendo
la cabeza: hijo mío
no sirves para nada”.

-José Agustín Goytisolo-

Esta es una de las peores frases que pueden dañar la relación con un hijo, en cualquier momento de la vida. Procura evitarla y en caso de decirla, no pierdas la oportunidad de retractarte y disculparte.

7. “Eres un maleducado”

¿Y en quién recae la responsabilidad de su educación, sino en sus propios padres? Cuando uno le dice esta frase a un hijo, en realidad, se habla a sí mismo.

Procura no calificar al joven según lo que esperas de él. En este sentido, es más efectivo descubrir la causa de por qué te responde mal, o está distante a la hora de la comida o directamente, no quiere hablar contigo.

La clave está en darse tiempo y animarse a buscar ayuda profesional para mejorar un vínculo que quizás se haya deteriorado.

Padre e hijo discutiendo.

8. “No te aguanto, me sacas de quicio”

Al igual que mencionamos sobre las decepciones, esta frase también denota un problema de expresión.

No es cierto que no aguantas a tu hijo, sino que te molesta una conducta o una acción suya. Y al no saber bien cómo gestionar lo que sientes, es común que hagas hagas responsable al otro de tu malestar. El problema de hacer esto, es que uno incurre en la injusticia y a la larga, termina generando problemas de autoestima en el joven.

9. “No me gustan tus nuevas compañías”

Como bien sugiere una investigación realizada por la Sociedad Chilena de Psicología Clínica, el hecho de prejuzgar a los amigos o a las parejas tu un hijo adolescente puede deteriorar la relación de confianza contigo.

Antes de opinar sobre alguien de su entorno cercano, pregúntale cómo es esa persona y qué le atrae de ella.

No obstante, si sigues viendo cosas que no te agradan, lo mejor es hacerle entender por qué piensas así. De esta forma, es posible que te comprenda y pueda adquirir otro punto de vista.

10. “Mientras vivas bajo mi techo harás lo que yo te diga. Si no, ahí tienes la puerta”

Intimidar y amenazar no es la mejor forma de educar a un hijo, desde el paradigma del respeto y la tolerancia. Y lo cierto es que esta frase no consigue buenos resultados. Solo genera el deseo de los jóvenes de irse de casa lo antes posible.

Muchos padres la utilizan como forma de hacer valer su autoridad. No obstante, el hecho de no dar explicaciones lógicas acerca del castigo hará que el joven obre por miedo y de manera poco racional. 

Aprende a controlar aquellas frases que dañan la relación con tus hijos adolescentes

La vida pasa más deprisa de lo que piensas y hay cosas que se pueden arreglar antes de que deterioren el vínculo.

Por este motivo, te invitamos a reflexionar sobre algunas frases que dañan la relación con tus hijos, que son más comunes de lo que piensas. Si alguna vez las dijiste y te arrepientes de ello, es un buen momento para volver a empezar.

Aprende a pedir disculpas y háblale a tu hijo con amor, paciencia y comprensión. De esta forma lograrás forjar un vínculo más fuerte que el que han desarrollado hasta el día hoy.

Te podría interesar...
5 formas de aumentar la confianza y evitar la ansiedad en adolescentes
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
5 formas de aumentar la confianza y evitar la ansiedad en adolescentes

La adolescencia está repleta de cambios, por lo que resulta fundamental ayudar a los hijos a aumentar la confianza y evitar la ansiedad.