10 factores que afectan a la salud de los huesos de los niños

El desarrollo óseo de los niños es de gran importancia para proyectar una vida adulta saludable. Aquí te detallamos todo lo que debes tener en cuenta para que ello sea así. ¡Toma nota!
10 factores que afectan a la salud de los huesos de los niños
Maria del Carmen Hernandez

Escrito y verificado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez.

Última actualización: 26 junio, 2023

La salud ósea en los niños es fundamental para un crecimiento y desarrollo adecuados. De hecho, múltiples factores pueden influir en esta etapa de la vida. En este artículo, enumeraremos los 10 factores más frecuentes que afectan a la salud ósea de los niños, incluyendo el ejercicio, la alimentación, la predisposición genética, las enfermedades y otros aspectos importantes a considerar.

Explorando los factores claves que influyen en la salud ósea de los niños

Los huesos desempeñan un papel crucial en la estructura corporal, lo que proporciona soporte, protección y movilidad. Sin embargo, varios factores pueden afectar la salud ósea de los niños y es importante conocerlos para tomar medidas preventivas y promover huesos fuertes y saludables desde temprana edad.

1. Ejercicio

El ejercicio regular y adecuado es esencial para el desarrollo óseo en los niños. La revista Pediatric Exercise Science detalla que la actividad física promueve la formación de huesos nuevos y fortalece la densidad ósea. Los niños deben participar en actividades como correr, saltar, practicar deportes y juegos al aire libre para favorecer un sistema esquelético sano.

2. Predisposición genética

La genética juega un papel importante en la salud ósea de los niños. Algunos infantes pueden tener una predisposición genética a tener una menor densidad ósea o a desarrollar ciertas enfermedades propias de los huesos. Es fundamental tener en cuenta la historia familiar y realizar evaluaciones médicas adecuadas para identificar posibles riesgos.

3. Enfermedades crónicas

Algunas enfermedades crónicas, como la enfermedad celíaca, la enfermedad inflamatoria intestinal y la artritis juvenil, pueden afectar a los niños y sus huesos. Estas condiciones interfieren con la absorción de nutrientes necesarios para la salud del esqueleto o desencadenan un proceso inflamatorio que podría afectar la formación ósea.

4. Deficiencias hormonales

Las deficiencias hormonales, como el hipotiroidismo o el déficit de la hormona del crecimiento, pueden afectar de manera negativa la salud ósea en los niños. Estas condiciones interfieren con los procesos de crecimiento y desarrollo óseo normales.

5. Alimentación

Una dieta equilibrada y nutritiva desempeña un papel crucial en la salud ósea de los niños. El consumo adecuado de calcio, vitamina D, proteínas y otros nutrientes esenciales son fundamentales para el desarrollo y mantenimiento óseo.

Los alimentos ricos en calcio incluyen lácteos, pescado, vegetales de hojas verdes y productos fortificados. La vitamina D se encuentra en la exposición solar y en alimentos como pescados grasos y yema de huevo. Es importante resaltar que, según un artículo publicado en la revista Pediatrics , no se recomienda la suplementación de calcio de rutina para niños.

6. Medicamentos

Algunos medicamentos, como los corticosteroides o ciertos tratamientos contra el cáncer, pueden tener un impacto negativo en la salud ósea de los niños. Estos medicamentos alteran la absorción de nutrientes o afectan de forma directa la formación ósea.

7. Exposición al tabaco y alcohol

Fumar y beber alcohol en edades tempranas compromete el desarrollo y la salud de los huesos. Un estudio realizado por The Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, sugiere que niños de padres fumadores tienen un deterioro de salud ósea en la adultez.

8. Actividades sedentarias

El sedentarismo y el tiempo excesivo dedicado a actividades sedentarias, como ver televisión o usar dispositivos electrónicos, pueden afectar de forma negativa la salud ósea de los niños. El tiempo prolongado en estas actividades puede reducir el tiempo dedicado a la actividad física y afectar el desarrollo óseo.

9. Traumatismos y lesiones

Las lesiones y fracturas óseas durante la infancia pueden tener un impacto duradero en la salud ósea. Es fundamental prevenir lesiones y proporcionar un entorno seguro para los niños, en especial durante la práctica de deportes o de actividades físicas.

10. Factores ambientales

Algunos factores ambientales, como la exposición a altos niveles de contaminación o la falta de acceso a espacios verdes, pueden influir en la salud ósea de los niños. Estos factores afectan la calidad del aire y la disponibilidad de oportunidades para la actividad física al aire libre.

Trastornos óseos más frecuentes en niños

En los niños, existen varios trastornos óseos que pueden afectar su salud y desarrollo. Cada uno de ellos requieren atención médica adecuada para su diagnóstico y tratamiento. Algunos de los más frecuentes son los siguientes.

Fracturas óseas

Son comunes debido al nivel de actividad física y mayor riesgo de caídas y lesiones traumáticas. Los huesos más afectados suelen ser los de los brazos y las piernas.

Raquitismo

El raquitismo es una enfermedad metabólica caracterizada por una deficiencia de vitamina D, calcio o fósforo. Esta deficiencia afecta de forma negativa la mineralización ósea, lo que resulta en un debilitamiento de los huesos y deformidades esqueléticas. Asimismo, puede ocurrir debido a una dieta deficiente, falta de exposición solar o problemas de absorción.

Osteogénesis imperfecta

También conocida como «enfermedad de los huesos de cristal», es un trastorno genético que se caracteriza por la fragilidad de los huesos y la predisposición a las fracturas, incluso ante una leve presión o traumatismo.

Enfermedad de Blount

Es una alteración del crecimiento de la tibia (hueso de la pierna inferior) que provoca una deformidad en las piernas conocida como tibia vara. Esta afección se caracteriza por una curvatura anormal de la tibia, lo que puede afectar la marcha y causar problemas de alineación de las piernas.

Displasia del desarrollo de la cadera

Es una malformación de la articulación de la cadera en la que la cabeza del fémur no se encaja en el acetábulo (cavidad de la cadera). Si no se trata, puede llevar a una alteración en el desarrollo normal de la articulación y causar problemas a largo plazo.

Si se sospecha algún trastorno óseo, es importante buscar la evaluación de un profesional de la salud para un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento adecuado.

La importancia de la salud ósea en los niños

Es importante brindar a los niños una dieta equilibrada, fomentar la actividad física regular y tomar medidas para prevenir lesiones. Además, la evaluación médica adecuada y el seguimiento son fundamentales para identificar posibles problemas y abordarlos de manera oportuna. Al cuidar la salud ósea de los niños, se establecen las bases para una vida adulta saludable y con huesos fuertes.

Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • Beck, B. R. (2017). Exercise for bone in childhood-hitting the sweet spot. Pediatric Exercise Science, 29(4), 440-449. https://doi.org/10.1123/pes.2017-0023
  • Golden, N. H., Abrams, S. A., & Committee on Nutrition. (2014). Optimizing bone health in children and adolescents. Pediatrics, 134(4), e1229-e1243. https://doi.org/10.1542/peds.2014-2173
  • Juonala, M., Pitkänen, N., Tolonen, S., Laaksonen, M., Sievänen, H., Jokinen, E., Laitinen, T., Sabin, M. A., Hutri-Kähönen, N., Lehtimäki, T., Taittonen, L., Jula, A., Loo, B. M., Impivaara, O., Kähönen, M., Magnussen, C. G., Viikari, J. S. A., & Raitakari, O. T. (2019). Childhood exposure to passive smoking and bone health in adulthood: The Cardiovascular Risk in Young Finns Study. The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, 104(6), 2403-2411. https://doi.org/10.1210/jc.2018-02501

El contenido de Eres Mamá es solo para fines educativos e informativos. En ningún momento sustituye el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.