Raquitismo: déficit de vitamina D en niños

25 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica Sara Viruega Encinas
Los casos de raquitismo por falta de vitamina D han disminuido mucho gracias a las campañas de prevención, al menos en los países desarrollados.

El raquitismo es una enfermedad producida, principalmente, por una deficiencia de vitamina D en niños. Es una enfermedad frecuente en países subdesarrollados o países en vías de desarrollo.

Se caracteriza por un retraso del crecimiento, acompañado de deformaciones de los huesos. Es más común en niños entre los 6 meses y los 3 años, ya que es la etapa de crecimiento más rápido.

¿En qué consiste el raquitismo?

El raquitismo supone un trastorno en el proceso de mineralización de los huesos y cartílagos que están aún en crecimiento. Por eso, esta enfermedad solo se da en niños. Si se trata de una alteración de los huesos maduros, estaríamos hablando de otro trastorno diferente, como puede ser la osteomalacia.

El proceso de mineralización de los huesos depende de un equilibrio entre el calcio y el fósforo, y esta homeostasis es regulada por la vitamina D. El 99 % del calcio corporal se encuentra en los huesos. Cuando disminuyen los niveles de este en el organismo, aumenta la hormona paratoriodea que, a su vez, provoca una disminución de los niveles de fósforo.Niño en la consulta del doctor haciéndose un reconocimiento médico para determinar si tiene raquitismo.

Síntomas

El raquitismo, según veremos, se puede deber a una disminución de los niveles de estos minerales, así como de la vitamina D. Los síntomas principales son:

  • Retraso en el crecimiento.
  • Deformaciones en los huesos, que se vuelven blandos: lo más común es que aparezca un arqueamiento de los huesos de las piernas. También se puede producir desgaste en los extremos de algunos huesos.

También pueden producirse otros síntomas, como convulsiones a causa de niveles extremadamente bajos de calcio en sangre. En ocasiones, también aparecen alteraciones en los dientes, calambres y debilidad muscular.

Causas del raquitismo

La causa más común de esta enfermedad, como hemos dicho, es el déficit de vitamina D. No obstante, existen otros factores que pueden provocar la aparición de este trastorno. Entre ellos, encontramos causas genéticas y metabólicas.

Déficit de vitamina D

La vitamina D es una vitamina liposoluble fundamental para la absorción del calcio. Cuando existe una deficiencia de la misma en nuestro organismo, el calcio intestinal que provenía de los alimentos no se puede incorporar al organismo. Lo mismo sucede con el fósforo.

Así, disminuyen en sangre los niveles de estos minerales y el organismo los intenta reestablecer extrayéndolos de los huesos. Por eso, los huesos se reblandecen y se deforman con facilidad.

Al conocerse y estudiarse la enfermedad, los casos de raquitismo por falta de esta vitamina han disminuido mucho, al menos en los países desarrollados. Esto es gracias a las campañas de prevención y de administración de la misma de forma sistemática en todos los niños.

No obstante, la vitamina D también puede obtenerse a través de la dieta, especialmente con el consumo de ciertos pescados. Y, lo que es más, nuestro organismo puede sintetizarla en la piel gracias a la radiación solar.Radiografía de huesos con raquitismo.

Diagnóstico y tratamiento del raquitismo

El diagnóstico del raquitismo se basa en la combinación de los resultados analíticos y radiográficos alterados, junto a la presencia de los síntomas clínicos típicos que hemos visto anteriormente.

Con una analítica de sangre se pueden detectar niveles bajos de fósforo o de calcio, así como de la enzima fosfatasa alcalina o de la misma vitamina D.

El tratamiento, generalmente, consiste en la administración de calciferol por vía oral. No obstante, existen casos de raquitismo en los que esto no es efectivo. Suelen ser casos debidos a niveles bajos de fósforo en el organismo por pérdidas a través del riñón, generalmente.

Como medida de prevención, actualmente se administra diariamente a todos los niños, desde el nacimiento hasta los 2 años, aproximadamente, 400 UI de vitamina D. Otras formas de obtención de vitamina D son, como hemos dicho, a través de la dieta y con la exposición al sol.

En conclusión

El raquitismo es un trastorno de los huesos producido, principalmente, por un déficit de vitamina D en niños. Se puede prevenir con una ingesta adecuada de vitamina D, así como con la exposición a la luz del sol, aunque de forma controlada.

  • de la Calle Cabrera, T. (n.d.). Raquitismo carencial. Raquitismos resistentes. Pediatría Integral, 477.
  • Masip, T. C., Morell, N. A., & Serra, J. D. (2008). Nuevas recomendaciones diarias de ingesta de calcio y vitamina D: prevención del raquitismo nutricional. Acta Pediatr Esp66(5), 233-236.
  • Yeste, D., & Carrascosa, A. (2003). Raquitismo carencial en la infancia: análisis de 62 casos. Medicina clínica121(1), 23-27.