Enuresis secundaria: ¿por qué se hace pis de nuevo?

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Elena Sanz Martín
· 30 mayo, 2019
Las causas psicológicas suponen el factor de mayor peso en la enuresis secundaria. Si tu hijo vuelve a hacerse pis tras un periodo de continencia, quizá esté pidiendo ayuda.

Es a partir de los dos años de edad cuando la mayoría de niños comienzan a abandonar el pañal y emprenden el aprendizaje del control de esfínteres. Unos requieren más tiempo y otros menos. Sin embargo, algunos niños vuelven a hacerse pis encima tras un largo periodo de control. ¿Por qué ocurre esto? A continuación, hablemos de la enuresis secundaria.

¿Qué es la enuresis?

La enuresis consiste en la emisión involuntaria de orina, bien sea durante la vigilia o por la noche en la cama. Esta emisión debe producirse cada día durante, al menos, tres meses consecutivos, y en niños mayores de 4 años.

Si bien la retirada del pañal comienza hacia los dos años de edad e implica un tiempo variable dependiendo de cada persona, un niño de 4 años no debería tener problema para controlar sus esfínteres. Es a partir de este momento cuando la situación puede comenzar a considerarse patológica.

Esta afección remite de forma espontánea en un amplio porcentaje de niños antes de los 6 años de edad. Aún así, afecta a entre un 10 y un 13 % de niños de seis años, y hasta un ocho % de niños de 10 años.Enuresis secundaria: ¿por qué se hace pis de nuevo?

Tipos de enuresis

Según el momento en que se produce la incontinencia, la enuresis puede clasificarse en:

  • Enuresis diurna. La micción involuntaria ocurre durante las horas de vigilia.
  • Enuresis nocturna. Las pérdidas de orina ocurren solo durante el sueño.
  • Una combinación de ambas en caso de que las emisiones de orina se produzcan tanto de día como de noche.

Otra clasificación muy relevante es la que hace referencia a si el niño ha adquirido, o no, en algún momento, el control de sus esfínteres. De esta forma podemos distinguir:

  • Enuresis primaria. Se da en aquellos niños que llevan mojando la cama desde que eran bebés y nunca han sido capaces de contener la orina.
  • Enuresis secundaria. Describe el caso de aquellos niños que sí han tenido un periodo de continencia de, al menos, seis meses y, posteriormente, sufren una recaída. Para que esta sea considerada como tal, las emisiones involuntarias deben reaparecer durante, al menos, seis meses consecutivos.

Causas de la enuresis secundaria

  • Componente hereditario. Las probabilidades de padecer enuresis suben de un 15 a un 44 % si el niño cuenta con un progenitor que tuvo la misma problemática en su infancia. La tasa se eleva hasta el 77 % si son ambos padres los que vivieron dicha situación.
  • Causas orgánicas. Puede que exista un componente orgánico en algunas ocasiones, especialmente infecciones de orina. Sin embargo, es muy poco frecuente.
  • Causas psicológicas. Este es el factor más relevante en la mayoría de los casos de enuresis secundaria. Sentimientos de ansiedad o un elevado malestar psicológico pueden llevar a una recaída. Situaciones de estrés, como la llamada de atención de un profesor, una pelea con un amigo, la muerte de alguien querido, un divorcio o la llegada de un hermanito.

Pautas para controlar la enuresis secundaria

  • Hablar abiertamente del tema. No es aconsejable ignorar la situación ni tampoco obsesionarse con ella. La clave es hablar con honestidad y buscar soluciones.Enuresis secundaria: ¿por qué se hace pis de nuevo?
  • Evitar los castigos, reproches y enfados. Hay que tener siempre presente que el niño no tiene la culpa, y que avergonzarlo y humillarlo no traerá ningún beneficio. Al contrario, se ha de utilizar el refuerzo positivo, elogiando y gratificando al pequeño cuando no moje la cama.
  • Es de suma importancia que el niño tome un papel activo y responsable en el proceso. Para ello ha de ser él quien cambie la ropa de cama mojada y siga todas las pautas que se indican a continuación.
  • Seguir rutinas como miccionar cada dos horas durante el día y antes de irse a la cama, o no tomar líquidos después de cenar pueden ayudar en el proceso. También es beneficioso que el niño utilice un calendario para llevar la cuenta de los días que moja y no moja.
  • Realizar ejercicios de la vejiga puede ser un buen complemento al tratamiento. Para ello se le puede pedir al niño que antes de orinar en el inodoro retenga la orina unos segundos, o que interrumpa el pis varias veces mientras orina.
  • Si todo lo anterior no da resultado, habría que pasar a otras opciones, como las alarmas de enuresis o el tratamiento farmacológico. En todo caso, es siempre recomendable acudir a un profesional para que nos oriente.
  • Graña, J. L., & Carrobles, J. A. I. (2014, 29 abril). Enuresis y desarrollo de la capacidad funcional de la vejiga: estudio comparativo con tres tratamientos conductuales. Recuperado de https://www.tandfonline.com/action/cookieAbsent
  • Lapeña López de Armentia, S., Rodríguez Fernández, L. M., Marugán de Miguelsanz, J. M., Palau Benavides, M. T., Reguero Celada, S., Gutiérrez Fernández, M., . . . San Martín Sastre, J. L. (1996). Enuresis nocturna primaria y secundaria. ¿Son entidades diferentes? Recuperado de https://www.aeped.es/sites/default/files/anales/44-4-11.pdf