El peligro de criar a un hijo inconforme

Agetna · 15 marzo, 2016

Criar a un hijo inconforme es moldear a un ser humano infeliz y sumamente miserable. Es mostrarle a ese pequeñito que poco sabe del mundo cómo no cesar jamás en sus conquistas.

Es decirle que lo que tiene nunca es suficiente e importa poco frente a todo lo otro que le falta por alcanzar.

Criar a un hijo inconforme es hacerle entender que jamás debe sentirse contento con lo que es porque la competitividad debe ser una prioridad en su vida.

Como sabemos que algo así no lo deseas para el fruto de tu vientre, en eres mamá te alertamos sobre el peligro de criar a un hijo inconforme y te mostramos la manera de proceder en este caso.

¿Cómo son y se comportan las personas inconformes?

Mamá, debes saber que las personas inconformes nunca están de acuerdo con las situaciones y las oportunidades que se les presentan.

Ellos siempre quieren o esperan algo diferente de la vida.

Los programas de la televisión, los deportes, las fiestas, los servicios que otros prestan… todo tiene defectos.

Sus compañeros son tacaños, tontos, o demasiado aburridos… la única persona a su altura son ellos mismos y no en todos los casos.

Los inconformes, no pocas veces, entran en contradicción hasta con su propio “yo”.

boy-414534_640

Es imprescindible que sepas además que los seres humanos que muestran inconformidad con todo, aunque esto no es una ciencia exacta, suelen ser maleducados.

Ellos no prestan mucha atención a los sentimientos y opiniones de quienes le rodean, por lo que abiertamente se imponen sin importarles herir a los otros.

No pocas veces violan las reglas de la buena comunicación y las normas de cortesía que se emplean para mantener la armonía entre la gente.

Les gusta criticarlo todo y a todos.

La inconformidad como una característica positiva

A pesar de lo negativa que, por lo general, suele ser la inconformidad y el ser inconforme, también tiene un lado positivo.

En ocasiones este sentir ha jugado y, juega, un rol esencial en la evolución del ser humano.

La inconformidad con su estado físico, posición social, género u otra cualidad humana llevó a muchas personas, a través de la historia, a engrandecerse por encima de sus limitaciones.

Posibilitó que hubiera cambios, que se avanzara en creencias y maneras de pensar.

Muchos inconformes superaron a la época en que vivían y aún hoy siguen conquistando el mundo.

moody-175729_640

El peligro de criar a un hijo inconforme

Mamá, el peligro de criar a un hijo inconforme radica en que vas a tener en casa a un joven insatisfecho, siempre con mal humor, con el cuál vas a discutir hasta los temas más triviales.

Tendrás a un jovencito que protestará por todo como si del más tozudo de los ancianos se tratara.

Te tocará convivir con un joven enérgico y no pocas veces desobediente, egoísta, envidioso, codicioso y otros tantos sentimientos que, sin duda alguna, puede despertar la inconformidad.

Mamá, criar a un hijo inconforme no va a hacer que se convierta en un hombre competente y siempre victorioso.

Por ese motivo debes enseñarle a tu niño a usar la inconformidad de manera positiva tanto para su superación personal como profesional.

Más que competitivo educa a un adolescente ávido de saber y de aprender, por la curiosidad que le despierta el mundo que le rodea.

Vela porque sea un jovencito que se lleve bien consigo mismo y esté de acuerdo y en paz con sus logros.

Feliz como cualquier otro adolescente que se siente satisfecho con lo que fue capaz de obtener frente a todo lo que no pudo lograr.

Te reiteramos que la inconformidad no siempre nos conduce a ser infelices, egoístas, maleducados…, en ocasiones, también sirve para convertirnos en mejores personas.

Solo está en que sepas transmitir esto a tu hijo.

Vela porque aprenda sobre el valor material y sentimental de todo lo que tiene y es.

Edúcalo para que se sienta orgulloso de sus triunfos; para que ame y cuide sus pertenencias y conquistas tal como se merecen.