Discapacidad intelectual en niños

Francisco María García · 26 febrero, 2018
La discapacidad intelectual en los niños está relacionada con muchos factores relativos a su desarrollo y crecimiento. ¿Cómo deben actuar los padres?

La discapacidad intelectual en niños es una condición que ralentiza el aprendizaje y desarrollo de la persona. La disfunción cognitiva puede identificarse desde el nacimiento por la presencia de ciertas anomalías. En la mayoría de los niños, sin embargo, los síntomas se hacen evidentes en la edad preescolar.

No hay diferencias entre la discapacidad intelectual en niños y en adultos. En general, implica una serie de dificultades para realizar tareas cotidianas.

Las personas afectadas necesitan más tiempo y apoyo que otras para caminar, vestirse, desenvolverse o relacionarse en casa u otros espacios. Quizás lo primero que se nota es su dificultad para hablar, unir palabras o formular oraciones completas.

La discapacidad intelectual no es una enfermedad o trastorno de la salud mental; por lo tanto, no se cura. Sin embargo, con el debido tratamiento, un chico con esta condición puede mejorar su calidad de vida en lo físico, social y laboral. Lo ideal es que reciba una educación acorde a sus necesidades.

“La discapacidad intelectual en niños o adultos implica una serie de dificultades para realizar tareas cotidianas”

Causas de la discapacidad intelectual

La discapacidad intelectual puede ser generada por diversos factores:

  • Genética. Trastornos hereditarios como neurofibromatosis, hipotiroidismo o fenilcetonuria, síndrome de Down, síndrome del cromosoma X frágil y otras anomalías cromosómicas.
  • Problemas durante el embarazo. Desarrollo anómalo del cerebro, exposición prolongada a sustancias tóxicas (plomo o mercurio) y consumo de alcohol, drogas o fármacos de uso restrictivo (quimioterápicos).
  • Infecciones producidas por el Virus de Inmunodeficiencia Humana, toxoplasmosis o rubéola, la malnutrición de la madre y la preeclampsia. Cuando hay embarazos múltiples, se incrementan los riesgos.
  • Dificultades en el nacimiento. En esta fase se han evidenciado dos causas probables: el nacimiento prematuro y la falta de oxígeno o circulación.
  • Inconvenientes después del parto. Infecciones graves (meningitis, encefalitis), lesiones en la cabeza, accidentes cerebrovasculares, tumores cerebrales; malnutrición del niño. Las sustancias tóxicas y ciertos tratamientos farmacológicos podrían incidir.
Lospródromos de parto suelen presentarse con dolor.

Síntomas de la discapacidad intelectual en niños

La discapacidad intelectual se suele diagnosticar antes de los 18 años. Es difícil identificarla durante los primeros meses de vida, excepto cuando hay manifestaciones físicas o neurológicas.

Se detectan anomalías en el tamaño de la cabeza, rasgos diferenciales en rostro, manos o pies, convulsiones, estado de adormecimiento o inactividad y trastornos del crecimiento.

No obstante, hay señales de alerta que se deben considerar. En su primer año, un niño con discapacidad intelectual mostrará retraso en su desarrollo motor. Tendrá problemas para girarse, gatear, sentarse, caminar o alimentarse por sí solo. Un par de años después, en la etapa preescolar, comenzará a notarse la deficiencia cognitiva.

A diferencia de otros pequeños de su edad, los que tienen discapacidad intelectual manejan un lenguaje más limitado, por lo que les cuesta comunicarse.

Su incapacidad para hacerse escuchar y controlar sus impulsos los lleva a ser agresivos con otros y a autolesionarse. Los niños más grandes son ingenuos y crédulos, razón por la cual tienden a ser blanco de manipulación hacia conductas improcedentes.

“Hay señales de alerta que se deben considerar; en su primer año, un chico con discapacidad intelectual mostrará retraso en su desarrollo motor”

Diagnóstico habitual

Lo primero es determinar la causa de su discapacidad, evitar la pérdida de habilidades y trabajar para mejorar su nivel de funcionamiento. El diagnóstico temprano ayudará a tomar previsiones en caso de querer tener otros hijos.

¿Quiénes diagnostican la discapacidad intelectual? Durante las revisiones pediátricas de rutina, el especialista hace preguntas sencillas a los padres sobre las habilidades cognitivas, verbales y motoras del niño. Si hay sospecha de una disfunción, se sugieren pruebas de imagen, genéticas o del sistema nervioso.

El testimonio de los progenitores, la observación del niño y la comparación de su desarrollo y adaptación en relación con otros niños de su edad sirven de referencia. Para ello, hay pruebas de inteligencia y escalas de conductas adaptativas, entre otras evaluaciones, que permiten dar un diagnóstico acertado.

Es importante la detección temprana para curar la disartria infantil.

Tratamiento

El tratamiento para la discapacidad intelectual en niños dependerá de su nivel (moderado, medio o grave). En todo caso, estará dirigido a sobrellevar los procesos y trastornos asociados.

Si el niño presenta problemas de conducta, debe ser tratado por un psicólogo para asegurar la integración social. Si el problema es de lenguaje, debe intervenir el logopeda. Por eso, es vital hacer un estudio exhaustivo de sus requerimientos.

La atención de esta discapacidad precisa de un equipo disciplinario integrado primeramente por los padres, pediatras, expertos en desarrollo, fisioterapeutas y maestros especiales, entre otros. El objetivo principal es mejorar su calidad de vida y favorecer su desarrollo integral.