Dieta cetogénica durante el embarazo, ¿es segura?

Plantear una dieta cetogénica durante la gestación podría no ser recomendable, ni siquiera en casos de diabetes. Te lo contamos todo al respecto.
Dieta cetogénica durante el embarazo, ¿es segura?
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias el 27 junio, 2021.

Última actualización: 27 junio, 2021

La dieta cetogénica se ha puesto de moda por sus beneficios para la salud. Además de favorecer la pérdida de peso, también funciona como parte del tratamiento de varias patologías complejas, como las neurodegenerativas.

Aún así no es una dieta apropiada para todas las personas y su protocolo de alimentación cuenta con una serie de limitaciones que deben ser tomadas en cuenta. Algunas están relacionadas con el grado de adherencia individual y otras vinculadas al contexto.

En este artículo te vamos a explicar si es apropiado o no aplicar este modelo durante el momento de la gestación.

¿Se puede hacer dieta cetogénica durante el embarazo?

Hasta el momento existen muy pocas investigaciones sobre los efectos de la dieta cetogénica durante el embarazo. La mayor parte de las publicaciones son realizadas en modelos animales, generalmente en ratas y la mayoría concluye que la supresión total de los carbohidratos podría generar alteraciones en el feto.

De hecho, en general los expertos desaconsejan la implementación de una dieta cetogénica durante la etapa de gestación. Esto es debido a que los requerimientos energéticos y nutricionales en el embarazo suelen estar aumentados, por lo que restringir uno o más grupos de alimentos podría no ser una buena idea.

Dieta cetogénica.

Está claro que es importante controlar la ganancia de peso, evitando situaciones de riesgo como la obesidad. No obstante, existen otras estrategias que se pueden poner en marcha de forma segura durante el embarazo, sin la necesidad de caer en un régimen tan restrictivo como este.

Las publicaciones científicas más recientes sobre el tema se han realizado en base al tratamiento de la epilepsia en la embarazada. En este caso, la supresión de los carbohidratos podría reducir las crisis convulsivas, ofreciendo así un beneficio para la salud de la madre. Aún así, todavía falta aclarar qué riesgos implica este tratamiento en la salud del feto, según detalla un artículo publicado en Seizure.

La dieta cetogénica y la diabetes gestacional

De acuerdo con un estudio publicado en la revista Expert Review of Endocrinology & Metabolism, la dieta cetogénica resulta una alternativa eficaz y segura para el tratamiento de la diabetes tipo 2. Sin embargo, no existen investigaciones que analicen los efectos de este tratamiento en el contexto de la diabetes gestacional.

Al tratarse de una patología de carácter transitorio, para controlarla muchas veces bastar con regular la dieta materna. Evitando el consumo de alimentos ricos en azúcares simples, es posible controlar el nivel de glucosa en sangre (glucemia) y así evitar complicaciones.

Cabe destacar que la diabetes gestacional ocurre con mayor frecuencia en mujeres con antecedentes o que ya tenían sobrepeso antes de quedar embarazadas.

Debido a que aún no contamos con evidencia científica suficiente, no es recomendable implementar una dieta cetogénica cuando se diagnostique diabetes gestacional. Es preferible recurrir a otras estrategias que mejoren la alimentación y otros hábitos de vida de la madre, como por ejemplo realizar actividad física.

Los carbohidratos son necesarios en la dieta de la mujer embarazada

Sacos de legumbres.

Parece que los carbohidratos son importantes en la dieta de la mujer embarazada. Ahora bien, no todos los tipos de alimentos que presentan estos nutrientes han de ser introducidos en la dieta por igual. Es preferible priorizar los tubérculos y las legumbres, los cuales aportan azúcares complejos con baja densidad energética.

Resulta importante evitar las harinas y sus derivados, ya que se trata de cereales excesivamente procesados que impactan de manera negativa sobre la glucemia. Su consumo está desaconsejado en todas las etapas de la vida, principalmente en el embarazo.

Esto no quiere decir que no se puedan consumir nunca, sino que hay que moderar sus cantidades en la dieta. Disminuir la ingesta de alimentos como las pastas, el pan, la bollería y las masas puede ayudar a mejorar el estado de salud en general.

Dieta cetogénica, un modo de alimentación desaconsejado durante el embarazo

Como hemos comentado, no es recomendable plantear una dieta cetogénica durante el embarazo. A pesar de que los estudios disponibles fueron hechos en modelos animales, estos alertan sobre el riesgo de malformaciones o problemas en el desarrollo fetal tras supresión de los carbohidratos de la dieta materna. Es necesario continuar investigando qué es lo que ocurre en humanos.

El seguimiento de la embarazada y la instrucción sobre buenos hábitos de alimentación y ejercicio es de gran importancia. Realizar las intervenciones necesarias cuando se detecten condiciones de salud como la diabetes gestacional, serán mandatorias. Pero retirar por completo los azúcares de la dieta no es una práctica recomendable.

Te podría interesar...
¿Por qué es importante reducir el azúcar?
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
¿Por qué es importante reducir el azúcar?

Es importante reducir el ázucar para estar saludables. Controlando la cantidad de azúcar que consumimos a diario, podremos reducirlo fácilmente.



  • Westman EC, Tondt J, Maguire E, Yancy WS Jr. Implementing a low-carbohydrate, ketogenic diet to manage type 2 diabetes mellitus. Expert Rev Endocrinol Metab. 2018 Sep;13(5):263-272. doi: 10.1080/17446651.2018.1523713. PMID: 30289048.
  • van der Louw EJ, Williams TJ, Henry-Barron BJ, Olieman JF, Duvekot JJ, Vermeulen MJ, Bannink N, Williams M, Neuteboom RF, Kossoff EH, Catsman-Berrevoets CE, Cervenka MC. Ketogenic diet therapy for epilepsy during pregnancy: A case series. Seizure. 2017 Feb;45:198-201. doi: 10.1016/j.seizure.2016.12.019. Epub 2016 Dec 26. PMID: 28110175.