La desmotivación en niños: ¿cómo detectarla y hacerle frente?

Corina González · 3 abril, 2018
La falta de interés de un infante por realizar cualquier actividad puede traer consecuencias negativas para su entorno escolar y familiar. Desarrollamos las nociones básicas sobre la desmotivación en niños.

Cuando hablamos de niños, pensamos automáticamente en juegos, carreras y diversión. En el momento que estas acciones desaparecen, se sabe que algo no está bien. El interrogante, en ese caso, es, ¿qué puede producir la desmotivación en niños?

La motivación en el ser humano es la encargada de que el individuo realice sus actividades planificadas al ciento por ciento. Si no existiera, se estaría en modo estático, sin sentido.

Partiendo de ese punto, la desmotivación en niños en un tema muy serio, debido a que disminuye el rendimiento en todos los aspectos de su vida. 

Muchos padres, al encontrarse con la desmotivación, buscan ayuda profesional. El motivo es que se ven en una encrucijada al no saber las causas que pudieron haberla generado.

En la mayoría de los casos, los padres se sienten preocupados y alarmados al desconocer cómo pueden ayudar a motivar a sus hijos. En muchos casos, además, pierden la calma.

Síntomas de la desmotivación en niños

Lo primordial es saber detectar la desmotivación en niños. Las muestras más comunes de que un niño la enfrenta son las siguientes:

  • Un niño desmotivado no tiene ganas de hacer nada, ni tareas, ni juegos.
  • No siente el impulso por ninguna afición.
  • Se muestra con falta de energía, apático.
  • Tiende a parecer un niño perezoso.
  • No muestra receptividad para realizar ninguna actividad.
  • Realiza solo las tareas que se les exigen, sin ningún tipo de iniciativa.
  • No disfruta de desarrollar ninguna actividad.
  • Todo lo hace rápido, simplemente por cumplir.

Todos estos síntomas son normales, ya que la desmotivación en niños es algo muy frecuente. Solo se deben tomar las cosas con calma y no dejar que esta se prolongue por mucho tiempo.

La desmotivación en niños es frecuente y se puede detectar por la presencia de ciertos síntomas.

El papel de los padres

Es importante que los padres estén atentos para evitar ciertas conductas que promuevan la desmotivación en niños. Aquí se muestran algunos ejemplos:

  • Que los niños se sientan mal atendidos.
  • No hacerles entender cuál es la razón u objetivo de las cosas que realizan.
  • Solo imponerles actividades sin dejar tiempo y espacio para que desarrollen las que realmente deseen hacer.
  • Asignarles tareas muy difíciles que superan sus capacidades.
  • No valorar lo que hacen, por lo que no sienten que su esfuerzo es valorado.

Todo esto influye para que el niño se vaya desmotivando y carezca de entusiasmo en realizar alguna actividad. Por lo tanto, es recomendable evitar estos errores.

“La desmotivación en niños en un tema muy serio, debido a que disminuye el rendimiento en todos los aspectos de su vida”

Tres causas que ocasionan la desmotivación en niños

Existen algunos factores que son señalados como los principales culpables de la desmotivación en niños. El primero es biológico: la mala alimentación y, por ende, la desnutrición. Un niño con hambre no es capaz de rendir igual que uno bien alimentado.

El segundo es social; dificultad por integrarse, adaptarse en un grupo, intimidación escolar o fracaso escolar son sus modos de presentación.

Por ultimo, está el psicológico: la baja autoestima, el temor a equivocarse y fracasar. El acoso escolar es otro de los principales factores de desmotivación en niños.

En este sentido, lo más recomendable es evaluarse como padres y revisar el entorno del infante para detectar qué es lo que está fallando y tomar medidas. Siempre es bueno considerar las habilidades de los niños para determinar qué actividades pueden desarrollar. De esta manera, se evitará la frustración.

Otro aspecto importante es verificar que el niño duerma las horas necesarias, tenga una alimentación balanceada y cuente con el cariño de ambos padres. Como puede apreciarse, la mayoría de estas medidas deben surgir en la propia casa.

Desmotivación en el entorno escolar

En caso de que la desmotivación en niños tenga lugar en el ambiente escolar, se debe buscar responder las siguientes preguntas: ¿Qué lo desmotiva? ¿Cómo se le puede ayudar?

En muchos casos, el docente no se da cuenta de las habilidades del estudiante. Entonces, lo evalúa de manera muy básica, como carente de méritos y dejando de lado las necesidades afectivas que el niño pueda tener.

Es tarea del docente comunicarse de inmediato con los padres para dar a conocer la situación al notar que el estudiante no cumple con las actividades escolares. El trabajo mancomunado del docente y la familia ayudan a contrarrestar efectivamente y en menos tiempo la desmotivación en niños.

La desmotivación en niños afecta su rendimiento escolar, entre otras muchas actividades.

¿Cómo evitar la desmotivación en niños?

Muchos especialistas sugieren que para evitar la desmotivación en niños que es necesario hablar a diario con los pequeños. De esta manera, se puede saber si están o no a gusto con las actividades que realizan.

Si el niño se siente apoyado por sus padres y docentes será capaz de ver en sí mismo la fuerza necesaria para realizar sus deberes de manera óptima y con alegría. La oferta de premios y castigos por haber realizado o no alguna actividad se debe cumplir.

No obstante, no se debe recurrir con frecuencia a la motivación por premios; el niño puede limitarse a hacer sus labores solo por la recompensa y no por convicción de que es su deber. Es necesario enseñarles a ser autónomos, tener libertad de pensamiento y acciones y llenarlos de opciones para que puedan tomar sus propias decisiones.

Por todo lo mencionado, un hogar lleno de armonía, solidaridad y apoyo es el ideal para que el niño crezca con la confianza suficiente para realizar y alcanzar cualquier meta que se proponga.