Depilación láser y lactancia materna

Cuando se ha pasado el parto y las primeras semanas del bebé, la flamante mamá vuelve a preocuparse por su estado físico y su atractivo. El vello se ha ido desarrollando en diferentes partes de su cuerpo y surge la duda de la posible incompatibilidad entre la depilación láser y la lactancia materna.

La relación entre depilación láser y lactancia materna es una preocupación frecuente en las mujeres en el período de lactancia de sus hijos. Las consultas sobre la compatibilidad o no de la depilación láser y lactancia materna, son un tema frecuente en los consultorios médicos.

La idea de que la depilación láser afecta la lactancia materna es un mito más de tantos que circulan por el mundo de las embarazadas. Todos ellos solo sirven para preocupar a las mujeres y condicionar la vida de las recientes madres.

La vida después del parto

Un bebé trae consigo cambios en la vida familiar. Nada vuelve a ser como antes; sea el primer hijo o uno más que se integra al núcleo familiar, la dinámica de las personas necesariamente se modifica.

La mamá es, sin dudas, la más afectada por estos cambios. Hay tareas que solo ella puede cumplir, como el hecho de dar de mamar al bebé, que le lleva una gran parte de su tiempo. Poco a poco, la mujer comienza a mirarse nuevamente a sí misma, a fijarse en los cambios que ha experimentado su cuerpo.

De esta manera, la preocupación por la estética va surgiendo de nuevo en la mujer; ella comienza a intentar recuperar su silueta y retoma hábitos de cuidados de sí misma que antes tenía y que la hacían sentir cómoda y feliz.

La aparición de vello

Entre otras cosas, es momento de decidir qué hacer con el vello que se ha incrementado por los cambios hormonales durante el embarazo. Es probable que haya aparecido vello en la cara, en las mamas o en el abdomen. Generalmente, es un vello grueso y desagradable, que desaparece después de cinco o seis meses.

En el segundo trimestre, los cambios emocionales durante el embarazo se manifiestan de manera positiva.

Preocupada por su aspecto, la mujer quiere eliminar esa vellosidad. Tiene poco tiempo disponible, pues debe estar pendiente del bebé; en este momento, el tema de la depilación láser aparece como una excelente opción. Si bien no elimina el vello para siempre, sí retrasa mucho su crecimiento.

En esta fase, la mujer se pregunta si el láser afectará a la leche materna o al bebé. Sabe que amamantar a su hijo es muy importante para su salud y quiere seguir haciéndolo. Pero no hay de qué preocuparse; la depilación láser y la lactancia materna son perfectamente compatibles.

¿Qué relación hay entre la depilación láser y lactancia materna?

La verdad es que ninguna. La depilación láser no afecta a ninguno de los factores que determinan la lactancia materna. No impacta en la cantidad de leche producida, no deteriora la calidad de la leche y no perjudica a las glándulas mamarias.

¿Cuál es la explicación de que no haya incompatibilidad? Estas son las dos razones más importantes:

  • La luz láser que se utiliza en la depilación no atraviesa la glándula mamaria. Aunque se estuviera depilando la axila y la auroeola mamaria, no la afectaría. El láser penetra entre dos y tres milímetros dentro de la piel.
  • No influye en ninguna de las hormonas que tienen que ver con la lactancia. Ni la prolactina, que es la responsable de la producción de leche, ni la oxitocina, que permite la eyección de la misma, se perjudican en nada por la depilación láser.
Muchas mujeres se preocupan por la relación entre depilación láser y lactancia materna.

¿Qué hay de los efectos secundarios de la depilación láser?

Generalmente, la depilación láser no tiene efectos secundarios en la mujer. Sin embargo, hay ocasiones en las que aparecen algunos síntomas y molestias: es el caso de irritación, picazón o un poco de dolor.

No habrá problemas con la lactancia si no se usan determinados medicamentos para aliviar esos síntomas. Lo mismo que ocurre con cualquier otra afección, es necesario evitar analgésicos y cremas anestésicas porque los efectos de estas drogas pueden pasar a la leche.

“La luz láser que se utiliza en la depilación no atraviesa la glándula mamaria. Aunque se estuviera depilando la axila y la auroeola mamaria, no la afectaría”

En caso de que ocurran estos efectos de la depilación, es importante que el médico sea quien determine qué tratamiento seguir. Como mucho, la mujer estará incómoda durante un día o dos, pero luego todo desaparecerá.

Este tipo de efectos secundarios normalmente son episodios que se solucionan rápidamente. Por tanto, no hay peligros en la combinación de depilación láser y lactancia materna.

Es fundamental que la depilación láser sea realizada por un técnico especializado calificado y con experiencia en el procedimiento. Esto evitará riesgos de quemaduras o afecciones de piel, que serán difíciles de controlar por las limitaciones propias de la lactancia.

Categorías: Lactancia y leches de continuación Etiquetas:
Te puede gustar