Mi hijo se ha tomado un medicamento por error

Óscar Dorado · 14 mayo, 2018
Desgraciadamente, ocurren muchos casos en los que los niños ingieren fármacos por error. Si esto le sucede a tu pequeño, debes mantener la calma y acudir al médico lo antes posible.

El pequeño tamaño de los fármacos aumenta su vulnerabilidad y, en algunos casos, solo una tableta puede ser fatal. Si tu hijo se ha tomado un medicamento por error, no puedes confiar en la condición del niño para juzgar la situación, ya que puede no presentar ningún síntoma hasta que sea demasiado tarde.

El envenenamiento después de una medicación inadvertida es, desafortunadamente, muy común y es la principal causa de intoxicación de los pequeños.

En los niños, esto ocurre con mayor frecuencia; puede ser debido a una toma accidental, por curiosidad, o por un error en el nombre del fármaco o las dosis recetada.

¿Qué hacer si mi hijo se ha tomado un medicamento por error?

Cuando la medicina no se almacena con las garantías adecuadas, la curiosidad natural de los niños a veces gana. Si tu hijo se ha tomado un medicamento por error, debes mantener la calma, pero actuar con rapidez para reducir el daño a su salud. Sobre todo, nunca induzcas vómitos, ya que no ayuda al niño e incluso puede dañarlo.

Debes tener en cuenta que existen tres tipos de medicamentos:

1.- Fármacos de toxicidad débil

Son los antibióticos, las pomadas, los laxantes, los mucolíticos, los antitusivos y los antiácidos. Si el niño ha tomado un medicamento de toxicidad baja, no debes preocuparte en exceso. A pesar de todo, si tienes dudas sobre la cantidad ingerida, lo mejor es visitar al médico.

2.- Fármacos de toxicidad media

Se incluyen aquí los antidepresivos, el paracetamol, los anticoagulantes, los sedantes y los diuréticos. Si el incidente se produce con un fármaco de toxicidad media, debes acudir al hospital lo antes posible. En la mayoría de los casos, lo mantendrán unas horas en observación.

3.- Fármacos de toxicidad alta

Aquí tenemos los broncodilatadores, los barbitúricos, los antiarrítmicos y los antidiabéticos. Si un niño ha ingerido fármacos de toxicidad alta, debes acudir inminentemente al centro médico. Un consumo elevado de estos medicamentos puede afectar a sus órganos vitales.

Si tu hizo se ha tomado un medicamento por error, deberás acudir de inmediato al hospital.

¿Qué síntomas pueden presentarse?

Ciertamente, todo depende del tipo de medicamento ingerido y especialmente de la cantidad. En ocasiones, la ausencia de síntomas puede tranquilizar a las mamás. Sin embargo, esto es un error, ya que hay ciertos medicamentos con los que los síntomas aparecen muy tarde.

Entre los fenómenos generalmente observados, si tu hijo se ha tomado un medicamento por error puede padecer vómitos, náuseas, malestar, pérdida del conocimiento, dificultad para respirar, frecuencia cardíaca demasiado lenta o demasiado rápida, pupilas dilatadas, piel pálida, calambres abdominales y una bajada de la temperatura corporal.

“Si tu hijo se ha tomado un medicamento por error, debes mantener la calma, pero actuar con rapidez para reducir el daño a su salud”

¿Cuáles son los medicamentos más peligrosos?

Si tu hijo se ha tomado un medicamento por error, debes tener en cuenta que los siguientes son los más peligrosos:

  • Medicamentos para el corazón: causan en los niños una disminución significativa en la presión arterial y la frecuencia cardíaca, así como convulsiones. Los síntomas pueden tomar de 1 a 14 horas antes de aparecer.
  • Fármacos para los músculos doloridos: estos productos producen efectos secundarios rápidos (de 10 a 20 minutos), como hiperactividad, convulsiones, el contorno de los labios puede volverse azul, etc. En los casos más severos, pueden conducir al coma o a una insuficiencia respiratoria.
  • Analgésicos: en los niños, los efectos de la ingesta de analgésicos produce somnolencia.
  • Aspirina: una dosis alta puede causar náuseas, vómitos, agitación, convulsiones y un estado de letargo que puede llevar al coma.
  • Medicamentos antidepresivos: después de la ingestión, los síntomas pueden tomar entre 1 y 6 horas para manifestarse. Incluyen convulsiones, arritmia cardíaca, caída de presión significativa y coma.
  • Gotas para los ojos y aerosoles nasales: los síntomas pueden tardar hasta 4 horas en aparecer, pero una pequeña cantidad (6 ml) puede provocar un estado de letargo o coma.
  • Medicamentos para la diabetes: los síntomas pueden demorar hasta 6 horas en manifestarse y durar hasta 24 horas. La somnolencia, la confusión, el dolor de cabeza o las convulsiones, pueden causar daño permanente al cerebro.
Si mi hijo se toma un medicamento por accidente, debo actuar rápido para llevarlo con el médico.

¿Cómo evitar que mi hijo se tome un medicamento por error?

Por supuesto, la mejor manera de lidiar con una sobredosis es evitar que ocurra. Sigue estos consejos para almacenar y usar medicamentos de manera segura:

  • Mantén el medicamento alejado de la vista y el alcance de los niños.
  • Almacena los fármacos en un armario de difícil acceso.
  • Guarda los medicamentos cada vez que los use.
  • Cierra las tapas a prueba de niños hasta que dejen de girar.
  • Lee las etiquetas cuidadosamente y administra medicamentos solo según las indicaciones.
  • Verifica los ingredientes activos de todos los medicamentos de tu hijo.
  • Si tienes preguntas sobre los medicamentos, pregunta al médico o farmacéutico.

En definitiva, debes mantener siempre los medicamentos fuera del alcance de tu hijo; esa es la regla fundamental. Como has podido observar, un consumo elevado puede tener consecuencias críticas para el pequeño.