Deja que tu hijo adolescente tenga su espacio para crecer

Okairy · 18 junio, 2016

Cada hijo es diferente, por eso, es que como padre, debes ir observando y aprendiendo de sus reacciones. Es probable que a tu hijo adolescente lidiar con muchas opciones le genere una enorme ansiedad.

A veces, cuando estos chicos no consiguen resolver los problemas, los padres intentan intervenir en este proceso y en vez de solucionarlos, obstaculizan la solución. Es preciso respetar y valorar el proceso de madurez de cada uno y su singularidad.

Dale la oportunidad de que tenga su propio tiempo y espacio para que piense sus decisiones.

Permite que tu hijo adolescente tenga su propio tiempo

Es normal que un adolescente quiera pasar más tiempo con sus amigos que con su familia. Ellos quieren comenzar a tener su propia experiencia fuera de su estructura familiar. Es importantísimo en este aspecto que conozcas a los amigos con los que interactúa.

Ten conversaciones naturales, donde indagues sobre dónde viven sus amigos más allegados y que lugares frecuentan. Esto no quiere decir que no va a pasar tiempo con su familia. En este aspecto es importante que conozcas a fondo a tu hijo para que tengas la confianza de dejarlos explorar un mundo de forma más independiente.

De esta forma desarrollará mejor su personalidad y tendrá menos problemas cuando escuche opiniones de personas ajenas a su familia.

Piensa un tiempo antes de responder

hablar con adolescente

Seguramente en algún momento tu hijo adolescente ya te dijo: “Pero todo el mundo lo hace ¿por qué yo no puedo?”. Esta frase gana mucha fuerza en esta etapa de la vida. Esto no significa que debas dejar que tu hijo haga algo simplemente porque los padres de sus amigos lo hagan con sus hijos.

Si no estás convencido de su posición, escúchalo y deja que exprese su opinión. Dile que vas a pensarlo. Puedes conversar con otros padres y aclarar las dudas buscando información.

Siempre puedes decir no a una determinada cosa. Pero si descubres que eso que le prohibes es seguro y te sientes cómodo, cede y hazle saber que estás depositando tu confianza en él.

Deja que exprese sus emociones

Esto a veces puede llegar a ser muy frustrante para los padres pero debes recordar que tu hijo adolescente tiene sentimientos y emociones al igual que tú. Dejar que los exprese de vez en cuando, positivamente lo ayudará.

No dejes que tu hijo se sienta como que tiene que comportarse como un adulto todo el tiempo, recuerda que aunque ya no es un niño tampoco es un adulto. Generalmente en esta edad es donde se cometen muchos errores.

Aunque llorar no es muy común, es aconsejable que demuestre todas sus emociones sin miedo a ser juzgado de la manera que él o ella considere más apropiada. Tu hijo debe sentir tu presencia física y emocional de una forma equilibrada sin sentirse ahogado.

Habla con él sobre el sexo

padre e hijo adolescente

Puedes intentar evadir muchos temas porque te sientes incómodo y piensas que es inadecuado hablar de eso. En este tema, ese pensamiento está equivocado. Si le vas a dar a tu hijo adolescente su espacio para crecer es fundamental que sepa todo necesario sobre el sexo.

Esto es una parte que integrará su conocimiento. Comunícate con tu hijo y entiende qué sabe del tema. Explícale las informaciones sobre los conceptos básicos, el embarazo, las enfermedades de transmisión sexual y las demás consecuencias que éste acarrea.

La clave aquí es no abandonarlo, pero tampoco sobreprotegerlo. La gran aventura para ti como padre o madre es que también debes ir madurando, creciendo y transformándote a medida que tu retoño lo hace.

Deja que tu hijo crezca

Siguiendo estos consejos no solo tendrás a un hijo con la capacidad de resolver los inconvenientes personales que se presentan a esta edad. También lo ayudarás a desenvolver un bello lazo de confianza y amor hacia ti, el cual irá a durar por toda la vida.

Criar a un hijo adolescente no es la cosa más fácil del mundo, pero si lo haces correctamente, ciertamente valdrá la pena. Al final, como padre, te sentirás orgulloso de haber ayudado a levantar a un individuo fuerte, maduro e inteligente.