Decidí dejar de estresarme por tonterías y empecé a permitir que mi hija se ensuciara al jugar

Cohibir a los pequeños para que repriman su curiosidad y se mantengan impecables todo el tiempo es una decisión autoritaria que solo le quita diversión a la niñez.
Decidí dejar de estresarme por tonterías y empecé a permitir que mi hija se ensuciara al jugar

Última actualización: 15 mayo, 2023

Hay ocasiones en las que los niños simplemente deben ser niños. Porque, en un futuro cercano, lo más probable es que no recuerden qué tan blancas eran sus camisas o qué tan prolijo era su peinado. Lo que quedará grabado en su memoria son las tardes de juego en donde fueron felices. Es por lo que decidí dejar de estresarme y empecé a permitir que mi hija se ensuciara al jugar.

¿Qué tanto permites que tus pequeños se ensucien al jugar con sus amigos? La llovizna y los charcos suelen ser uno de los peores enemigos de algunos padres. Puesto que no quieren que sus hijos se enfermen o lleguen a la casa llenos de pantano. Sin embargo, cuando los niños juegan bajo la lluvia o se ensucian sus manos explorando, se están creando recuerdos imborrables que los acompañarán durante toda la vida.



Permitir que mi pequeño se ensuciara al jugar le devolvió la felicidad

Existen momentos en los que la voz de la razón nos impulsa como padres a salvaguardar a los hijos de cualquier potencial peligro. Y eso está muy bien, puesto que no se debe permitir que los pequeños se expongan a condiciones insalubres que puedan afectar su bienestar. No obstante, hay veces pesa más la costumbre que la realidad.

Niña feliz jugando en el lodo
Los niños necesitan explorar el mundo por su propia cuenta para ser felices, así eso signifique un poco de suciedad en las manos y en la ropa.

Porque, aunque queramos que nuestros hijos permanezcan limpios e impolutos en todo momento, la realidad es que la niñez es una época de exploración en donde los pequeños deben sumergirse en su entorno para conocerlo y disfrutarlo. Por lo que no es ninguna sorpresa que los niños sean tan felices cuando saltan en los charcos o se ensucian las manos y la ropa con un poco de tierra.

Y es que, son precisamente en esas experiencias en donde tienen la libertad de ser ellos mismos y disfrutar incluso de las cosas más mínimas. Debido a lo anterior, no tiene sentido cortarles las alas de la diversión a nuestros hijos para intentar que se comporten acorde a una edad que aún no alcanzan. Recuerda que la infancia es una etapa para disfrutar sin preocupaciones de la vida.

Al dejar que mi hijo se ensuciara al jugar se grabaron en su memoria hermosos recuerdos

La vida nos presenta momentos familiares mágicos e irrepetibles de las formas más curiosas. Porque en una tarde de vacaciones con los pequeños lo que queda grabado en su memoria no es qué tan bonita y limpia estaba su ropa; sino ese momento en el que saltaron por minutos con su mamá y papá en el charco de agua que se formó en el parque.

Niña saltando en los charcos
Compartir tiempo de calidad con los pequeños y disfrutar junto a ellos es una de las mejores formas de conectar emocionalmente.

Todos fuimos niños en algún momento, incluso esos padres estrictos que sobreprotegen a sus hijos y les impiden explorar el mundo bajo su supervisión. Y aunque es muy diferente hablar de una infancia en los 80 y 90 a una niñez en el nuevo milenio, no se debe cohibir a los pequeños de ganar experiencias que les permitan divertirse sin cohibiciones por miedo a un poco de suciedad.

¿O es que acaso no recuerdas esas tardes de juego con tus hermanos y amigos en donde del barro se creaban las más deliciosas recetas? En esos momentos de plenitud y felicidad, no importaba que tan prolijo estaba tu peinado o qué tan limpios se encontraban tus zapatos. Lo único que valía la pena era dejar volar la imaginación y crear el mundo con tus propias manos.



Deja de estresarte y disfruta de la niñez de tu pequeño

Uno de los mejores regalos que les podemos brindar a nuestros hijos durante toda su vida es permitirles disfrutar de sus etapas a plenitud. Lo que significa acompañarlos, guiarlos y protegerlos de todo peligro. Pero no impedir que su felicidad, creatividad e imaginación se vean afectadas por nuestras decisiones paternales.

Además, gracias a los diversos estudios sobre el microbioma humano, se sabe que un exceso de higiene y protección de los niños de su entorno pueden desencadenar alergias, dermatitis y enfermedades del sistema inmune. Lo que ocasiona una disminución de la biodiversidad bacteriana del cuerpo. Por lo que no se trata de descuidar la limpieza, pero tampoco llevarla al extremo.

Un poco de suciedad de vez en cuando no afectará el bienestar de tu pequeño, mientras que las cohibiciones y la falta de empatía sí crearán heridas emocionales que vivirán con ellos por siempre. Así que por eso dejé de estresarme al dejar que mi hija se ensuciara al jugar. Ya que, al final del día, con un buen baño y detergente las manchas se eliminan, pero el tiempo nunca borrará los buenos recuerdos de la memoria.

Te podría interesar...
El exceso de higiene puede producir dermatitis atópica en los niños
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
El exceso de higiene puede producir dermatitis atópica en los niños

Existe la hipótesis de que el exceso de higiene es un desencadenante de la dermatitis atópica. ¿Es esto verdad? Aquí te contamos todo.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • Aucouturier, B. (2018). Actuar, jugar, pensar. Puntos de apoyo para la práctica psicomotriz educativa y terapéutica. Barcelona: Editorial Graó.
  • Matthews, D. M., & Jenks, S. M. (2013). Ingestion of Mycobacterium vaccae decreases anxiety-related behavior and improves learning in mice. Behavioural processes96, 27-35. Recuperado de: https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0376635713000296
  • Moreno, M. Valladares, J. Halabe, J. (2018). Microbioma humano. Revista de la Facultad de Medicina (México)61(6), 7-19. Recuperado de: https://doi.org/10.22201.fm.24484865e.2018.61.6.02
  • Reber, S. O., Siebler, P. H., Donner, N. C., Morton, J. T., Smith, D. G., Kopelman, J. M., ... & Greenwood, B. N. (2016). Immunization with a heat-killed preparation of the environmental bacterium Mycobacterium vaccae promotes stress resilience in mice. Proceedings of the National Academy of Sciences113(22), E3130-E3139. Recuperado de: https://www.pcaaz.org/wp-content/uploads/2017/07/E44-Nature-Play-Real-Benefits.pdf
  • Lowry, C.A.; Hollis, J.H.; De Vries, A.; Pan, B.; Brunet, L.R.; Hunt, J.R.F.; Paton, J.F.R.; Van Kampen, E. et al. (2007). “Identification of an immune-responsive mesolimbocortical serotonergic system: Potential role in regulation of emotional behavior”. Neuroscience. Recuperado de: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0306452207001510

El contenido de Eres Mamá es solo para fines educativos e informativos. En ningún momento sustituye el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.