Qué debemos comer las madres durante la lactancia

Indira Ramírez · 5 febrero, 2016

Existen muchos mitos alrededor de la lactancia materna, y uno de ellos es cómo la alimentación de la madre incide en el aumento o disminución de la leche o en la calidad de la misma.

Por esa razón nos hemos puesto a indagar entre los expertos: ¿Qué debemos comer las madres durante la lactancia?

La Organización Mundial de la Salud, la Asociación Americana de Pediatría y la Asociación Española de Pediatría recomiendan exclusivamente el consumo de leche materna por parte de los recién nacidos. Estas organizaciones destacan a la leche materna como un alimento indispensable para el desarrollo óptimo y la buena salud del bebé.

Hoy día nadie discute que es la leche materna el alimento que saciará el hambre de tu bebé y contribuirá a su bienestar. En los primeros 6 meses de vida del bebe, los pediatras sugieren, que sea alimentado únicamente con leche materna, salvo casos muy puntuales donde deban administrarse sustitutos o suplementos alimenticios adicionales por una condición especial que presente el niño o la madre.

El proceso de amamantar aún está lleno de misterios. En Eresmamá.com hemos despejado algunos como “5 cosas que tal vez no sepas sobre la lactancia materna” y “¡Sí a la lactancia! Conozca todos sus beneficios” .

Sin embargo, sigue siendo un área que vale la pena conocer por lo maravilloso de este proceso crucial en la formación del bebé y la construcción del lazo madre-hijo.

¿Qué alimentos consumir durante la lactancia?

Se recomienda mantener una dieta equilibrada. Es decir, que contenga todos los representantes de la pirámide alimenticia (proteínas, carbohidratos, granos, cereales, vegetales y frutas).

Es una regla universal que las mujeres que amamantan deben consumir 500 calorías más que las recomendadas en la dieta diaria debido a que están trabajando en la producción de leche y esto consume mayor energía.

Sin embargo, la premisa es comer de forma balanceada y comer pocas porciones de comida, más variedad y con mayor frecuencia. Es decir, comer 5 veces al día y elegir siempre lo fresco y natural sobre los alimentos procesados.

market-897990_640

Pescados y carnes magras

Los aceites Omega-3 de algunos pescados y mariscos son altamente recomendados para transmitir al bebé durante el proceso de lactancia estos nutrientes que contribuirán con la formación sana de su cerebro, sentidos y cuidará sus órganos.

Una dieta en la que consumas al menos tres días de la semana pescados como salmón, tilapia, maricos, jaiba y otros pescados de aguas frías es lo ideal. Así, el consumo de carnes magras y frescas de aves o vacuno.

Como modo de cocción de estas carnes elige al vapor, la plancha, horno o parrilla. Más saludables que las frituras.

Evita el consumo de carnes enlatadas o pescados con alto contenido de mercurio como el atún blanco o el mero.

Jugos y mucha agua

Toma jugos naturales, batidos e infusiones naturales con poca azúcar. Concentraciones especiales con berro, remolacha, fresas y frutas de la temporada con concentradas dosis de vitaminas.

Consume la mayor cantidad de frutas posibles.

Evita el consumo de jugos pasteurizados y consume de forma moderada leche de vaca o alimentos lácteos, ya que son de los productos que más alergias produce en los bebés.

Incrementa tu consumo de agua y respeta el consejo de tomar dos litros diarios.

Controla el consumo de jugos cítricos ya que podrían generar acidez al bebé o acidificar la leche.

nectarine-1074997_640

Granos y cereales

Incrementa en esta etapa de tu vida la ingesta de granos y cereales integrales. Su alto contenido de fibra te ayudará a tu digestión y la digestión del bebé.

Vegetales

La ingesta de vegetales, sobre todo, los vegetales verdes y naranjas es un must durante la lactancia.

Sin embargo, ten en cuenta como el consumo de cebolla, ajo, coles de brúcelas o coliflor afecta la leche materna y si genera alguna reacción de irritación al bebé como cólicos.

Que no comer durante la lactancia

Alcohol. Está prohibido durante la lactancia consumir alcohol. Si bien una copa de vino o una cerveza no ocasiona mayor daño, igual afectará de alguna manera la calidad de la leche que le suministres al bebés en las siguientes horas. Por lo tanto, no tomes alcohol.

Cafeína. Evita el consumo de cafeína, bebidas gaseosas o energéticas ya que podrían alterar significativamente el estado del sistema nervioso de tu bebé.

Chocolate y golosinas. Reduce lo más posible el consumo de azúcar. En su lugar, toma sustitutos naturales como la miel o un edulcorante. Si quieres matar algún antojo de dulce, hazlo antes de las 2 de la tarde.

Por último, vigila lo que consumes y cómo reacciona el bebé para atender a tiempo una posible alergia.