Curiosidades sobre el sueño infantil

17 Febrero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la médica Elisa Martin Cano
El sueño infantil es muy importante para un correcto desarrollo, tanto físico como mental del niño. Aquí te contamos algunas curiosidades sobre él.
 

El sueño infantil es muy importante. Que un niño descanse y duerma lo suficiente es necesario para un buen desarrollo físico y mental. En este artículo te contamos algunas curiosidades sobre el sueño infantil.

Curiosidades sobre el sueño infantil

La importancia del sueño infantil

El sueño es el momento en el que el niño descansa. Dormir bien es importante para cualquier persona, pero es especialmente relevante en el caso de los niños.

Esto es porque, durante el sueño, el niño organiza y asimila lo que ha aprendido durante el día. También, mientras duerme, se produce un pico de producción de hormona del crecimiento por parte del organismo. Es por esto que dormir bien ayuda a que el niño se desarrolle bien física e intelectualmente.

Que un niño no duerma bien de forma continuada en el tiempo puede conllevar efectos secundarios. Algunos de ellos son irritabilidad, problemas de conducta, e incluso alteraciones del desarrollo físico y emocional, así como retraso en la maduración sexual.

Madre dando un beso de buenas noches a su hija antes de contarle algunas curiosidades sobre el sueño infantil.

Fases del sueño

Existen dos tipos de sueño:

  • Sueño REM (Rapid-eye-movement “movimiento ocular rápido”). En este tipo de sueño el cerebro permanece activo. Es la forma más superficial.
 
  • Sueño no-REM: es la fase más profunda del sueño.

Durante la noche, el niño completa unos 4 ciclos de 90 minutos. En cada ciclo, pasa por sueño superficial y por sueño profundo. A medida que avanzan los ciclos a lo largo de la noche, la profundidad del sueño aumenta.

Conforme el niño crece y va estableciendo una rutina de sueño, lo normal es que las fases de sueño REM disminuyan y aumente el tiempo en fases no-REM.

Curiosidades sobre el sueño infantil: ¿cuánto debe dormir un niño?

Como es lógico, un bebé recién nacido no duerme lo mismo que un adolescente. Al crecer, tanto el tipo de sueño como la cantidad se van adaptando a las necesidades del niño.

Aunque cada niño es diferente, aquí os dejamos una aproximación de las horas que debería dormir según su edad para un desarrollo normal y evitar las consecuencias que ya hemos comentado. Estos tiempos de sueño incluyen el sueño nocturno y las siestas a lo largo del día. Serían:

  • 0 – 2 meses de edad: 10,5 a 18 horas.
  • 2 – 12 meses de edad: 14 a 15 horas.
  • 1 – 3 años de edad: 12 a 14 horas.
  • 3 – 5 años de edad: 11 a 13 horas.
  • 5 – 12 años de edad: 10 a 11 horas.

Quizá te interese: El sueño infantil y sus dificultades.

Algunos eventos que tienen lugar durante el sueño infantil

Durante el sueño pueden tener lugar distintos fenómenos que es recomendable que sepamos reconocer:

  • Pesadillas: ocurren en la fase REM, es decir, en la fase poco profunda. El niño las recuerda al día siguiente. Por lo general, desaparecen a lo largo del tiempo. Es recomendable evitar estímulos desagradables antes de dormir, como pueden ser imágenes de terror en la televisión o el móvil.
    Niña teniendo una pesadilla durante la noche.
 
  • Terrores nocturnos y sonambulismo: tienen lugar en la fase no-REM. Al día siguiente, el niño no recuerda nada del episodio. Si se le intenta despertar o tranquilizar, puede que empeore la situación. Lo más importante para que estos fenómenos disminuyan su frecuencia es que el niño duerma suficiente tiempo.
  • Apnea del sueño: la apnea es un lapso de tiempo en el que el niño deja de respirar. Lo más frecuente es que se produzca en niños con hipertrofia de amígdalas o que padezcan sobrepeso. Estos niños, normalmente, roncan, tienen un sueño inquieto y puede que por el día estén irritables o intranquilos por la falta de descanso. Es importante su diagnóstico y tratamiento por parte de un médico.

Te puede interesar: Pesadillas, ¿cómo ayudo a mi hijo a superarlas?

En resumen

Un adecuado descanso es vital para que el niño se desarrolle correctamente, tanto mental como físicamente. También es importante para que pueda tener una buena calidad de vida y lleve a cabo sus tareas cotidianas con energía y salud. Es recomendable educar a los niños con una rutina estable de descanso y, así, toda esta parte será más llevadera.