¡Cuidado con el uso de bandas o cintas en los bebés!

El uso de bandas o cintas en la cabecita de los bebés puede ser peligroso. Tal y como quizás lo inferiste alguna vez, esos bonitos atuendos son capaces de causar malestar en tu pequeñita.

Entonces, se trate o no de una moda, de poner a tu hija más bonita; antes de adornar su cabeza con estas franjas elásticas ponte al tanto de los posibles daños que ellas le pueden causar.

¿Cómo saber si las bandas o cintas están dañando a mi hija?

Para saber si las bandas o cintas de colores que se le pones a tu hija en su cabeza la están dañando de alguna manera, solo debes observar su comportamiento.

Si cuando le colocas una, llora, se pone majadera, e intenta quitársela, como mínimo, la está incomodando, y la infancia debe ser un período placentero en toda su magnitud.

Como otro recurso, puedes saber si las diademas le están causando algún tipo de perjuicio a tu niña cuando notes que no duerme bien, tiene sobresaltos, o le cuesta conciliar el sueño después de haber usado las cintas en su cabeza de manera prolongada. 

bandas o cintas

Por último, es importante decirte que los huesos del cerebro de un bebé necesitan estar libres de presión.

Su cráneo está compuesto por siete huesos entre los cuáles se encuentran las llamadas suturas: uniones blandas cubiertas de membranas que posibilitan el crecimiento de la cabeza a medida que el cerebro también aumenta de tamaño.

Alternativas a las bandas o cintas de bebés

Además de las bandas y las cintas para las cabecitas de los bebés existen otros adornos comunes entre la moda infantil que las madres eligen como una alternativa a las cintas. Ellos son los lazos, las florecitas, las maripositas y demás elementos sujetos por pegatinas o broches, que se adhieren de esta manera al fino cabello de las infantas.

Ahora bien, así como buenas pueden ser para adornar las cabezas de las niñas sin correr el riesgo de apretarles el cráneo, son algo peligrosas.

Las bebés que ya tienen desarrolladas habilidades psicomotoras y saben agarrar y llevarse las cosas a la boca, pueden sacarse estos pequeñísimos adornos y tragarlos en cualquier descuido de la mamá.

Por ello, antes de sustituir las bandas por este tipo de adornos, ten también presente lo que te acabamos de decir.

Una madre resulta más eficaz que nunca cuando confía en su propio criterio

—Donald Winnicott—

Entonces, ¿nunca debo poner adornos en la cabecita de mi hija?

bandas o cintas

La decisión queda por tu cuenta como todo lo que tiene que ver con tu bebé. No obstante, si en algunos momentos decides ponerle adornos, te recomendamos lo siguiente:

  • Elige aquellas diademas que sean suaves y con mínima cantidad de elástico. Es preferible que a tu hija se le caigan y te pases todo el tiempo llevándolas a su cabecita, antes que colocarle una que no se le corra por más que tire de ella. Las cintas que no se caen con facilidad es porque tienen mucho elástico y le aprietan
  • Usa otro tipo de adornos de pequeño tamaño (pellizquitos, lazos, maripositas…) mientras tu hija sea incapaz de tocárselos; es decir, cuando todavía no sepa agarrar ni tirar de su “cabellera”. No obstante, siempre que las uses por más pequeñita que sea tu bebé no la pierdas de vista
  • Usa los adornos en la cabeza de tu hija en determinados momentos; por ejemplo, cuando la sacas de casa. Evita ponerle estos elementos todo el tiempo; no son esenciales
  • Sé prudente. Valora los pros y contras de las diademas y entiende que la decisión de usarlas o no te compete a ti como su madre y principal cuidadora. Claro, algunos especialistas aconsejan el uso de estas prendas solo después de los 6 meses de edad, por eso, antes de tomar una decisión apóyate en criterios especializados. Consulta al pediatra.

¿Por qué sonreímos cuando vemos un bebé? Quizá sea porque vemos a alguien que aún no tiene todas esas barreras defensivas, alguien que, bien lo sabemos, cuando nos sonríe lo hace de forma totalmente auténtica y sin engaños. Y el alma de bebé que seguimos llevando dentro sonríe con melancólico agradecimiento

—Jack Canfield—

Categorías: Bebés Etiquetas:
Te puede gustar