¿Cuándo se puede pedir la baja durante el embarazo?

¿En qué momento hay que pedir la baja laboral durante el embarazo? Realmente, se trata de una decisión que debe tomar la futura mamá, de acuerdo con las indicaciones del médico. Cada caso es particular y tiene sus propias características.

Desde el principio de la dulce espera, las mamás gestantes que desempeñan un trabajo fuera de casa se preguntan cuándo pedir la baja durante el embarazo. Lo más recomendable es solicitar la baja dos meses antes del parto, teniendo en cuenta las incomodidades típicas de esta condición.

Sin embargo, actualmente las embarazadas procuran trabajar hasta el último día; el fin es aprovechar los meses de baja para pasar el mayor tiempo posible atendiendo al recién nacido.

Por el bienestar de la madre y el futuro bebé, debe considerarse la naturaleza del trabajo que desempeña la embarazada. Aunque el embarazo es una etapa normal y no una enfermedad incapacitante, ciertas exigencias laborales pueden ser perjudiciales para el proceso.

Algunos empleos implican larga estancia de pie o sentada, levantar peso, mucha presión o movimientos corporales frecuentes; estas condiciones son incompatibles con un embarazo avanzado. Aparte de las molestias que significan debido a la ganancia de peso focalizada y general, el esfuerzo mental o físico puede ser nocivo para el proceso gestacional.

En ese sentido, la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia ha elaborado una guía. En ella, recomiendan en qué semana solicitar la baja según la actividad física del trabajo que realice la embarazada.

Recomendaciones al pedir la baja durante el embarazo

La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia aporta los siguientes criterios y riesgos para determinar cuándo solicitar la baja maternal:

  • Permanecer de pie. Estar más de tres horas continuas de pie se ha asociado a parto prematuro y a menor tasa de crecimiento del feto. El riesgo se incrementa si la gestante padece de várices.
  • Levantar peso. Es muy peligroso en la etapa final del embarazo, considerando la presión que eso ejerce sobre el vientre. Además, una manera incorrecta de levantar cargas puede causar un perjuicio mayor.
  • Subir escaleras. Esta es una actividad que, si es muy frecuente, implica una gran exigencia física, que se suma a la ganancia del peso abdominal.
El deporte durante el embarazo está altamente recomendado.

Calendario de semanas y riesgos asociados

Estas son algunas acciones que deben evitarse a partir de las semanas detalladas:

Semana 18

  • Levantar peso superior a 10 kilos, cuatro o más veces por turno.
  • Inclinarse por debajo de la rodilla más de diez veces cada hora.

Semana 22

  • Permanecer de pie más de cuatro horas continuas al día.

Semana 26

  • Inclinarse entre dos y nueve veces por hora.
  • Subir escaleras cuatro o más veces cada vez.
  • Levantar cargas de entre cinco y diez kilos más de cuatro veces por turno.

Semana 30

  • Permanecer de pie intermitentemente más de 30 minutos por hora.

Semana 37

  • Permanecer de pie menos de cuatro horas diarias y menos de 30 minutos por hora.
  • Inclinarse por debajo de la rodilla menos de dos veces cada hora.
  • Subir escaleras menos de cuatro veces por turno.
  • Levantar cargas inferiores a cinco kilos menos de cuatro veces por turno.

“Debe considerarse la naturaleza del trabajo que desempeña la embarazada; ciertas exigencias laborales pueden ser perjudiciales para el proceso”

Otros factores laborales que entrañan riesgos para el embarazo

Aparte de los mencionados, otros factores vinculados a los cargos laborales son inconvenientes en las etapas medias y finales del embarazo. Estos pueden condicionar la decisión de la madre de pedir la baja durante el embarazo o no.

Uno de ellos es permanecer sentada durante largos períodos, estar mucho tiempo sentada y en la misma postura impacta negativamente sobre la espalda, lo cual se agrava por el peso ganado en el embarazo.

Otros aspectos que deben tenerse en cuenta son:

Cansancio

El embarazo hay que vivirlo con el mayor bienestar posible. Una carga excesiva de trabajo o actividad laboral muy demandante atenta contra eso. Ante esa realidad, debe exigirse la disminución o alivio de las tareas, incluyendo delegar parte del trabajo en otros.

Pedir la baja durante el embarazo es una decisión a consensuarse con el médico.

Estrés

La intensidad y duración del estrés laboral es incompatible con las condiciones ideales que requiere el embarazo. Esto también se ve influenciado por la personalidad de la gestante. Los ejercicios respiratorios y de relajación son necesarios en casos de mucha presión y estrés.

Trabajos peligrosos por naturaleza

Si el trabajo implica manipulación de materiales peligrosos o actividades de alto riesgo, su desempeño debe interrumpirse mientras dura el embarazo.

Junto a todo lo anterior, si la mujer embarazada sufre de alguna afección de salud, es necesario garantizar las condiciones para que sobrelleve esta etapa sin riesgo alguno.

Pedir la baja durante el embarazo debe ser una decisión que no afecte la salud de la madre y el niño. Es recomendable consultarlo con el médico, quien controla el desarrollo del proceso. Hay que decidirlo con responsabilidad y tomar en cuenta las particularidades de la gestante y el tipo de trabajo que desempeña.

Categorías: Cuidados en el embarazo Etiquetas:
Te puede gustar