6 causas que pueden provocar contracciones antes de lo previsto

Adrianazul 5 junio, 2017

Si te encuentras en los primeros meses de embarazo y de repente comienzas a sentir una actividad abdominal anormal en la que posiblemente sientes que se endurece tu vientre bajo, podrías estar teniendo contracciones. Si estás a más de la mitad de la dulce espera, no hay por qué preocuparse puede tratarse de una contracción Braxton Hicks.


Las contracciones Braxton Hicks, son algo común después del segundo trimestre de embarazo, casi todas las mujeres que están en la dulce espera las experimentan. Estas son diferentes a las que se experimentan en la labor de parto porque son momentáneas y no aumentan de intensidad.

6 factores que podrían estarte causando contracciones

Amamantar

Si quedaste embarazada muy pronto después de dar a luz a tu bebé, es probable que aún lo estés amamantando. Si no lo sabias, la acción de amamantar un bebé mientras estás en la espera de otro hijo, puede incrementar las molestias abdominales que se producen con las contracciones.
Por lo cual es prudente y se recomienda para estos casos que si ya tienes hijos, procura que hayan dejado la etapa de lactancia antes de buscar un nuevo embarazo.

Los antojos

Cuando se trata de antojos dulces en el embarazo, debes tener cuidado con no excederte. El azúcar que llega al bebé a través del cordón umbilical lo sobre estimula haciendo que este se mueva más dentro de tu barriguita, lo cual podría hacer que tengas ciertas molestias abdominales que originen estas contracciones.

Hacer el amor

El hecho de que estés embarazada no quiere decir que la actividad amorosa en tu cuarto deba cesar, por el contrario, estando embarazada es cuando más debes hacer el amor con tu esposo. ¿Por qué? El estado de excitación alcanzado durante el sexo hace que se relajen aún más los músculos pélvicos y las hormonas te darán aún más excitación.
Por otro lado, eso que hace que después de tener relaciones sexuales parezca que tienes contracciones es el semen. Así que para evitar que estas ocurran es prudente que utilices métodos de barrera como preservativos o diafragmas que impedirán el paso del mismo y así la actividad en tu alcoba no tendrá que acabar.

Aprende a decir “NO puedo” a ciertas actividades

Este sin duda es uno de los retos más fuertes de la maternidad, sobre todo si eres de esas mujeres que están acostumbradas a hacer todo por sí solas. Te recordamos que el embarazo si bien no es una enfermedad para postrarte en tu cama, es una etapa donde debes extremar cuidados y dejar de realizar ciertas actividades por un tiempo.
La mayoría de los médicos obstetras recomiendan que empieces a andar más despacio, esto con el fin de evitar caídas y agitación y sobre todo no levantar peso. Si mantienes siempre estos consejos en cuenta lograrás evitar esas falsas contracciones que pueden asustarte.

Las infecciones

Otra gran causa de las contracciones prematuras y quizás la más común, son las infecciones que son tan habituales durante el embarazo. Las bacterias irritan tus zonas íntimas, por lo que lo más recomendable al sentir algo irregular es visitar a tu especialista. Síntomas como los que se experimentan en infecciones urinarias o vaginales pueden producirte contracciones en el desarrollo de tu embarazo.

No te desesperes

La mente maneja el cuerpo, eso es totalmente cierto. Por eso, durante tu embarazo trata de alejarte de situaciones de tensión y evita las fuertes emociones como la rabia o el enojo, estos factores psicológicos pueden desencadenarse en contracciones involuntarias.

Cuando te encuentres en situaciones de estrés, recuerda que la mente lo domina todo, respira profundo inhalando y exhalando o canta una canción y olvídate de todo lo malo y negativo. Lo más importante es mantener tu mente tranquila en esta etapa que solo durará unos meses. 

Evitar lo que te pueden causar estas falsas contracciones es muy fácil ya que no son tareas titánicas, solo ten en cuenta estos pequeños consejos para que tu embarazo resulte muy tranquilo y sin sobresaltos. Mantente atenta a cualquier síntoma anormal y no dudes en consultar con tu especialista cualquier inquietud.

Te puede gustar