El peligro de las infecciones urinarias no tratadas durante el embarazo

Amanda3 25 febrero, 2017

Las infecciones urinarias son muy comunes en el embarazo, pese a ello, pueden ser peligrosas si no se tratan oportunamente. El monitoreo constante por parte de los médicos y la paciente, es vital en estos casos. No obstante, en ocasiones este tipo de padecimientos no presentan síntomas, lo cual los convierte en serias amenazas.

Durante el embarazo la futura madre cambia radicalmente su manera de orinar. Tanto la frecuencia de ir al baño, como la cantidad de orina que desechan, cambia. En primer lugar, esta alteración es achacada a las hormonas y luego, por la presión que ejerce el útero agrandado sobre la vejiga.

Sin embargo, aunque sea natural que orinemos más seguido cuando estamos embarazadas, pueden existir otras causas. En ocasiones, las infecciones urinarias provocan la micción constante. A este proceso en particular se le conoce con el nombre de cistitis. Para identificar este problema es preciso reconocer los síntomas que lo acompañan; entre los cuales se encuentran.

c1e5466134d1c862ae42134ea6ef17a4

  • Dolor cuando orinas
  • El color de la orina es turbia y tiene mal olor
  • Sangrado al orinar
  • Calambres y dolor en la espalda
  • Constantes ganas de orinar, pero solo son una gotas

Infecciones urinarias asintomáticas

Cuando se presentan infecciones urinarias sin síntomas aparentes, es cuando pueden ser más peligrosas. Comenta el ginecólogo Marcelo Rodríguez, que a esta afección es producida por la Bacteriuria Asintomática, que es como se le llama a la infección. Es un padecimiento bastante frecuente en las embarazadas, pero si no se trata puede provocar un parto prematuro.

Hasta el momento, la única manera de diagnosticar la Bacteriuria Asintomática, es mediante un examen de orina. Es decir, cualquier mujer puede padecerla y desconocerlo hasta realizarse la prueba. En el caso de las gestantes, tienen la obligación de realizar un examen al menos dos veces durante esta etapa.

Detectar la infección urinaria a tiempo, puede contribuir a la ejecución de un tratamiento para eliminarla. Sin embargo, cuando esta no es tratada, se convierte en un peligro para la salud de la madre y el feto.

Cuando no se presentan síntomas, la mujer convive con la infección sin sospechar el daño que le está provocando. Este padecimiento  puede contaminar el sistema renal y desencadenar en una infección generalizada. Si esto llegase a ocurrir, el embarazo puede interrumpirse de manera brusca.

9c07ad5b7993143269ef116eab18a424

¿Qué podemos hacer para prevenir las infecciones urinarias?

Cuando se detectan este tipo de infecciones, las mujeres embarazadas comienzan a ser tratadas por medio de antibióticos. No obstante, podemos evitar que se desarrollen estos padecimientos, tomando en cuenta los siguientes consejos.

  • Mantén una hidratación adecuada. Beber mucha agua y otros líquidos ayuda a orinar de manera normal y adecuada para eliminar toxinas.
  • Cuando sientas que debes orinar, hazlo. Evita suprimir la necesidad de ir al baño
  • Asegúrate de vaciar totalmente la vejiga cada vez que vas a orinar. Es conveniente hacerlo con tranquilidad; darnos nuestro tiempo, sin apuros y sin dejarlo a la mitad
  • Para evitar que las bacterias se acerquen al tracto urinario, al secarnos, debemos hacerlo desde adelante hacia atrás
  • Recuerda orinar inmediatamente después de tener relaciones sexuales.

Cualquier pequeño descuido puede ser peligroso cuando una mujer está embarazada. Es por ello que las consultas prenatales son muy importantes en todo el período de gestación. Tanto la salud del bebé como de la madre, pueden verse comprometidas con tan solo sufrir una infección común.

Afortunadamente, las infecciones urinarias se pueden evitar y combatir. Sin embargo, lo más importante en estos casos, es el diagnóstico temprano. Acude con regularidad al médico y no dejes de atender sus recomendaciones, porque de ello dependen que tu embarazo se desarrolle con normalidad.

 

Te puede gustar