7 cosas que preocupan a las madres en gestación

El embarazo no es una etapa fácil para las mujeres que se preocupan fácilmente. Tranquila, a menos que el doctor indique lo contrario, los siguientes síntomas y problemas son perfectamente normales y no representarán ningún riesgo para ti ni tu bebé.

Cuando tu embarazo inicia, empiezas a preocuparte por cosas que jamás habías considerado. Recibir esa noticia cambiará tu perspectiva y te sentirás nerviosa y ansiosa por ver a tu bebé. El estilo de vida de las madres en gestación es completamente diferente debido a factores físicos y mentales.

Es importante que, durante de este proceso, le comuniques a tu pareja si algo te genera miedo o intranquilidad.

Debes saber que todas las mujeres embarazadas tienen dudas y miedos durante esta etapa. No es algo anormal o que debas ocultar. Al contrario, cuanta tus miedos a tu médico y familia. De esta manera, recibirás valiosas recomendaciones que te ayudarán a llevar un embarazo sano.

Los miedos más comunes de las madres en gestación

1.- “Puedo tener un aborto”

Es uno de los miedos más grandes de una embarazada, pero con los cuidados necesarios es poco probable que suceda. La gran mayoría de embarazos dan al mundo bebés saludables y hermosos.

La cifra de abortos durante las primeras seis semanas es inferior al 20% y después de la octava semana, el riesgo disminuye a menos del 5%. Si tienes los cuidados necesarios durante las primeras semanas, tienes todas las posibilidades de llevar un embarazo sano.

“El embarazo es un proceso fisiológico que conlleva cambios en el organismo de la mujer. Es importante mantener un buen estado de salud mental y, en caso de haber antecedentes de enfermedad psiquiátrica, evaluar la posibilidad de continuar con el tratamiento o modificarlo para evitar cualquier evento adverso en el producto”
–Dr. José Mendoza Velásquez–

2.- “Me siento demasiado indispuesta por las mañanas”

Si el malestar en las mañanas te preocupa, debes saber que no es un síntoma grave que dañe al bebé. A menos que tengas deshidratación severa o un desequilibrio nutricional diagnosticado, es algo normal, especialmente en el primer trimestre.

En muchos casos, los doctores recomiendan medicamentos que reducen las náuseas y son seguros para el bebé.

Las madres en gestación tienen preocupaciones tanto lógicas como normales.

3.- “No sé qué comer para alimentar bien a mi bebé”

Muchas madres en gestación se sienten presionadas a la hora de elegir los alimentos más convenientes. La buena noticia es que no se trata de algo tan complejo como parece.

Lo que importa, en este sentido, es que la alimentación sea balanceada y que provea nutrientes suficientes. Lo que más necesitas son fibra, proteína, hierro, ácido fólico y vitaminas. Tu bebé absorberá todos esos elementos que necesita para desarrollarse adecuadamente.

4.- “Mi estrés puede afectar al bebé”

Con los cambios hormonales, la vida laboral, la familia, el cansancio y las preocupaciones es difícil no colapsar. Pero el estrés intermitente no va a causar grandes daños a tu bebé. Contrario a lo anterior, los episodios severos de ansiedad o depresión sí pueden hacerlo.

Las consecuencias pueden ser nacimientos prematuros e incomodidad durante el embarazo. El mejor consejo es que practiques alguna actividad física o pasatiempo que te ayude a liberar estas emociones.

5.- “Será imposible perder el peso que gané durante el embarazo”

Todas las madres en gestación se preocupan por recuperar el cuerpo que tenían antes del embarazo. Para lograrlo, debes pedirle al médico que mantenga un registro de tu peso y te dé las recomendaciones apropiadas para tu metabolismo.

La lactancia materna te ayuda a quemar calorías adicionales y a perder peso, además de ser fundamental para tu bebé.

Tiroides y embarazo son dos conceptos profundamente ligados a los que debemos atender.

6.- “El parto será muy difícil y doloroso”

Esta preocupación aparece, sobre todo, en las madres primerizas o en las que tuvieron complicaciones en un embarazo anterior.

Cuando estos pensamientos lleguen, recuerda que has soportado dolores y experiencias muy fuertes y esta no será la excepción. Ve a clases prenatales para que aprendas a manejar tu respiración y estés preparada para el día del parto.

7.- “No seré una buena madre”

Esta es una de las cosas que más atemorizan a las futuras madres. Para evitar que esta preocupación te atormente, empieza a fortalecer tu autoestima para sentirte más segura.

Busca apoyo en tu pareja y en tu familia y piensa desde temprano qué valores quieres cultivar. No permitas que los miedos vulneren la experiencia maravillosa de formar a otro ser humano.

Por último, recuerda: es normal sentir ansiedad por desconocer lo que viene con la llegada del bebé, no te dejes consumir por ella.

Si tomas los cuidados necesarios durante el embarazo, tendrás un parto feliz e iniciarás una hermosa etapa en tu vida.

Categorías: Cuidados en el embarazo Etiquetas:
Te puede gustar