De embrión a feto, el milagro de la octava semana

Durante la octava semana en el vientre materno el embrión pasa a ser feto. Para este entonces ya se observa claramente que tiene forma humana.  Poco a poco comienza moverse dentro del útero aunque la madre no lo perciba. Otros cambios se observan en esta etapa, no solo en el feto, también en la madre.

Desarrollo del bebé en la octava semana

  • Peso y estatura. El feto mide aproximadamente 1.5cm y pesa menos de 1gr. Por esta razón se dice que en la octava semana el feto tiene el tamaño de un frijol.
  • Primeros movimientos. De acuerdo a lo dicho al comienzo, el feto empieza a moverse. No obstante, la madre no se dará cuenta de esto hasta que esté en la semana 20 que pueda sentir sus pataditas.
  • Este órgano comenzará a formar vías neuronales. Las células nerviosas se alargan conectándose entre ellas para así formar canales neuronales primitivos.
  • Rasgos faciales. En esta semana se empezarán a formar los párpados, los labios, la nariz y las orejas
  • Debido a que el cuerpo se está alargando ya se detallan los brazos y las piernas, así también los deditos de las manos y pies. Los codos y las rodillas están formadas, hasta pueden doblar sus extremidades.
  • Piel y huesos. Se empieza a formar la piel y músculos. Se puede ver a través de su piel traslucida el esqueleto que todavía no es un hueso, es un cartílago suave, las vértebras siguen creciendo.
5b296f9d42afd8658f7f403faa51013e

  • Órganos. El corazón y el hígado funcionan y siguen desarrollándose. Los órganos sexuales en esa semana todavía no estarán formados. Por esta razón, no se puede saber el sexo del feto tan pronto.
  • Alimentación. El saco vitelino le proporcionaba muchos nutrientes al embrión, por eso en la octava semana el embrión pasa a ser un feto. En esta etapa la placenta empezará a cumplir la función de dar alimento como oxígeno, comida y agua al niño. Para entonces, la alimentación se inicia a través del cordón umbilical.

Cambios en el cuerpo de la madre

  • Aumento del útero. En este caso, se podrá sentir algunas molestias o pinchazos en la zona del vientre. Esto sucede porque el feto sigue aumentando de tamaño progresivamente, cada vez más ocupando espacio en útero. Aunque por fuera solo se verá el crecimiento a partir de los 4 o 5 meses de gestación.
  • Aumento de peso. A partir de la octava semana, la madre subirá de peso alrededor de 1kg. Es recomendable que se establezca una dieta balanceada. Desde este momento el feto comenzará a alimentarse con todo lo que coma la madre. De esto depende su desarrollo y el bienestar tanto del feto como de la madre.
  • Aumento en los senos. Debido a la expansión de los conductos por donde circulará la leche. Para que no se sienta incomodidad, es recomendable utilizar brasier de mayor talla a la que antes se utilizaba.
  • Náuseas y vómitos. Todavía seguirán estas típicas molestias acompañado de mareos
  • Nariz más sensible. En relación a lo dicho anteriormente, los olores serán muy fuertes. Por esa razón, se originan los vómitos, al sentir aversión a ciertos alimentos u olores desagradables.
  • Cansancio. Esto se debe a que el cuerpo está trabajando muy duro para crear un nuevo ser humano, sumándose a las horas sin dormir de noche y la ansiedad.
1e00f5e1ca1bdafb2b64effbf571b203

Recomendaciones para las madres en la octava semana

El consejo que se les puede trasmitir a todas las madres en esta semana, es que deben seguir una dieta balanceada. Se deben evitar los agentes nocivos para el bebé, como el alcohol, el tabaco o drogas.

Es importante que las mujeres lleven un control con un médico especializado. Es importante realizar cada mes una ecografía para observar el desarrollo del feto. Si se presenta algunas molestias en el vientre acompañada de alguna hemorragia se debe acudir de emergencia al médico.

 

Categorías: Embarazo Etiquetas:
Te puede gustar