“Corrige a tiempo para no arrepentirte después”

Reprender y corregir a los pequeños en el momento oportuno es necesario para ayudarlos a mejorar como personas. Aprende cómo lograrlo.
“Corrige a tiempo para no arrepentirte después”

Última actualización: 10 junio, 2022

La maternidad está llena de momentos de enseñanzas tanto para las mamás como para sus hijos. Y en ese camino de desarrollo emocional que atraviesan los niños, es necesario guiarlos para que sean mejores versiones de sí mismos. Por eso corrige a tiempo aquellos comportamientos que no nutren a tu pequeño como persona, con el fin de que en un futuro cercano no te arrepientas por haberlos permitido o ignorado.

La labor de los padres jamás termina, e independientemente de la edad que tengan los hijos, pueden llamarles la atención por su bien como cuando eran solo unos niños. Y aunque es algo necesario para mejorar ciertas actitudes, en la manera en la que corregimos radica aquella enseñanza que nunca se olvidará.



Si quieres buenos hijos corrige a tiempo desde el respeto

Cuando se presentan situaciones de estrés en donde los niños hacen o dicen algo indebido, es necesario llamarles la atención por más incómodo que pueda llegar a ser o por más lágrimas que aparezcan. Corregir desde el amor, el respeto y la autoridad es necesario para que los pequeños comprendan su error y procuren no repetirlo.

Corrige a tus hijos desde el amor y el respeto. Es preferible que lloren un poco ahora, a que lastimen a otros o incluso a ellos mismos en el futuro.

La crianza positiva enfatiza en que la violencia y las palabras negativas no llevan a ninguna parte en el proceso de aprendizaje emocional de los niños. Por lo que se debe evitar al máximo castigar o corregir por medio de burlas, humillaciones u otros actos que hieran los sentimientos de los hijos. Ya que, al final del día, están en este mundo para aprender y mejorar con tu ayuda.

Y aunque algunas actitudes pueden parecer inofensivas, si se les permite a los niños seguir con ellas, pueden sentirse con la autoridad de pasar por encima de los sentimientos de las demás personas.

Corrige a tiempo y educa a niños más conscientes

Existen algunos padres muy permisivos que les dan el aval a sus hijos para que actúen y hagan lo que quieran, sin límites ni normas para vivir en respeto y armonía con los demás. Creyendo que dándole al niño todo lo que desea y permitiéndole comportarse como le plazca hará que se sientan más queridos y reforzará su vínculo.

No obstante, esa creencia está muy lejos de la realidad. Un niño que crece sin límites, sin normas y mucho menos valores será un adulto insensible, poco empático y emocionalmente inestable. Los pequeños necesitan que sus padres los guíen con amor y disciplina por el camino de la vida, así eso signifique un par de lágrimas.

Aprende a decir “no” cuando sea necesario

Es muy normal que los niños armen una pequeña rabieta o comiencen a llorar cuando sus papás los corrigen por su comportamiento. Esto se debe principalmente a que apenas están aprendiendo a controlar sus emociones sin canalizarlas más allá del llanto. Y aunque puede ser muy doloroso ver a los hijos llorando, es necesario mantener la calma, la paciencia y el cariño.

Mantén la calma y la autoridad, a los niños no se les puede seguir todos los caprichos y menos aún cuando están siendo groseros, irresponsables o testarudos.

En la vida no siempre podemos obtener lo que queremos y los pequeños deben ser conscientes de eso desde sus primeros años de infancia. Para poder corregir es necesario saber decir “no” con autoridad cuando sea necesario.

Por eso explícales con calma y respeto por qué no pueden hacer algunas cosas o tener ciertos comportamientos. Sé un ejemplo para tus hijos y no tengas actitudes nocivas que ellos puedan replicar con la mayor naturalidad. Reflexionar sobre los actos cometidos con amor y disciplina es el primer paso para reconocer los errores e intentar evitarlos en el futuro.

Corregir a tiempo es un acto de amor paternal

Los hijos deben comprender que cuando sus padres los corrigen no lo hacen para molestarlos o por un simple capricho. Lo hacen porque los aman y quieren que sean mejores personas que ellos mismos. Además, deben tener claro que tanto mamá como papá son las figuras de autoridad del hogar y, por lo tanto, merecen respeto y acatar sus indicaciones.

Por eso procura corregirlos a tiempo cuando se equivocan, para no arrepentirte en el futuro de aquellas actitudes que pudieron resolverse con un regaño oportuno.

 

Te podría interesar...
Corregir con autoridad positiva: Técnica de la Hamburguesa
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Corregir con autoridad positiva: Técnica de la Hamburguesa

Te explicamos la técnica de la hamburguesa: te ayudará a educar a tu hijo sin violencia o poder. El reforzamiento positivo hará que confíen en ello...



  • Cecilia, G., López, H., Cristina, M., & Vesga, G. (2009). Interacción familiar y desarrollo emocional en niños y niñas *. Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Niñez y Juventud.
  • Poseck, B. V. (2006). Psicología positiva: una nueva forma de entender la psicología. Papeles del psicólogo27(1), 3-8. Disponible en: https://www.redalyc.org/pdf/778/77827102.pdf
  • Morrill MI, Hawrilenko M, Córdova JV. A longitudinal examination of positive parenting following an acceptance-based couple intervention. J Fam Psychol. 2016 Feb;30(1):104-113. doi: 10.1037/fam0000162. Epub 2015 Nov 9. PMID: 26551659; PMCID: PMC4742398.
  • Nelsen, J. (2007) Cómo educar con firmeza y cariño. Editorial: Medici.