Consejos para padres trabajadores

Okairy · 27 marzo, 2016

Como padres modernos, es probable que tanto tú como tu pareja trabajen y deban estar fuera de casa varias horas. Esta situación es común y genera muchas dudas y miedos. La pregunta más frecuente de los padres trabajadores es: ¿cómo podemos encajar el tiempo fuera de casa con la paternidad?

Lo cierto es que la clave es organizar horarios, marcar reglas y buscar ayuda. No quieran hacer todo ustedes porque las horas del día simplemente no son suficientes.

Dejen sus hijos al cuidado de personas capacitadas

Es muy común encontrar que algunos padres trabajadores dejan a sus hijos al cuidado de los abuelos o tíos. Claro que ellos estarán encantados de ayudarte pero considera que también tienen cosas que hacer.

Dejen sus hijos al cuidado de personas capacitadas

Nuestra recomendación es que busques a alguien que se especialice en el cuidado de niños. Puede ser desde una niñera que vaya a casa hasta buscar un jardín de niños si la edad de tus hijos lo permiten.

En caso de que los abuelos realmente quieran y puedan, considera dejar a los niños con ellos. Solo no te olvides de ayudar también con el gasto ni incumplas tus horarios. Si dices que pasarás por tus hijos a las 4:00 pm, hazlo.

Fijen horarios y respétenlos

Otro truco de los padres trabajadores que logran conciliar sus vida laboral con la familia es tener un horario. Si debes trabajar de 8 a 4 y prometes a tus hijos que llegarás a comer a las 5, cúmplelo.

Tus hijos necesitan pasar tiempo con ustedes y estar seguros de que cumplirán sus promesas. Así que si les prometes que el lunes irás a su partido de fútbol o que el jueves los llevarás a clase de natación, hazlo.

Procura que el tiempo que has prometido pasar en familia sea sin celular, computadora y cualquier otro distractor. Así sean 10 minutos, aprovéchalos para conversar con tus hijos y saber lo que les gusta y lo que sueñan.

Creen un día para la familia

Tradicionalmente tenemos como día de descanso el domingo. Como padres trabajadores procuren dejar un día para compartir con sus hijos y con su pareja. A veces es complicado porque no todos los empleos son iguales pero no es imposible de lograr.

Si realmente no puedes dejar todo un día para la familia, saca por lo menos una hora cada día. No será tiempo perdido aquel que inviertas en mejorar la relación con tus seres queridos.

Separa la vida laboral de la familiar

Muchos padres trabajadores extrañan tanto a sus hijos que comparten en exceso con sus compañeros de trabajo. Sabemos que las calificaciones de tu hijo, sus avances y sus sueños son importantes para ti pero no deben convertirse en la única conversación en el trabajo.

Lo mismo ocurre en casa. Si tienes un proyecto que te interesa mucho y te motiva se vale hablar de él. Lo que no debes hacer es centrar la conversación en ello. En el momento en que comience tu momento familiar, olvida el trabajo y a la inversa.

Tanto tus colegas como tu familia te lo agradecerán porque verán que tienen su lugar en tu vida y que respetas su momento.

Prepárate la noche anterior

Prepárate la noche anterior

¿Cada mañana desayunan y llevas a tus hijos a la escuela de camino al trabajo? Para tener éxito como padres trabajadores organicen todo lo que necesiten la noche anterior. Las cosas que pueden hacer son:

  • Asegurarse de que sus hijos tienen listas las cosas para la escuela.
  • Preparar la ropa de los niños y de ustedes para evitar prisas.
  • Preparar aquellos alimentos que sea posible (sándwiches, fruta picada, etc.)
  • Organizar tareas del día (quién recogerá a los niños de la escuela, a qué hora se verán para comer, etc.).
  • Crear una lista con las cosas que tienen pendientes de hacer para el día siguiente.

El éxito de los padres trabajadores radica en el balance

Sin importar el tipo de empleo que tengas, tus horarios o tus obligaciones, es necesario buscar el balance. Equilibra las horas que pasas pensando en el trabajo y cuando llegues a casa, concéntrate en ello.

Al estar en familia deben trabajar en equipo. Cada uno debe tomar responsabilidades, desde el integrante más pequeño hasta el más grande.