10 consejos para mejorar la flacidez de la piel después del parto

Después del parto, la piel puede presentarse más flácida que antes. Por fortuna, hay algunas cosas que puedes antes y después de dar a luz para prevenir y mejorar los cambios en tu piel.
10 consejos para mejorar la flacidez de la piel después del parto
Maria del Carmen Hernandez

Escrito y verificado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez.

Última actualización: 25 julio, 2023

El embarazo es un período emocionante y transformador en la vida de una mujer, pero también puede traer consigo cambios en el cuerpo que, para algunas mujeres, son desafiantes. Uno de ellos es la flacidez de la piel después del parto.

Tras dar a luz, muchas mujeres presentan pérdida de elasticidad de la piel, lo que puede afectar la confianza y la autoestima. Sin embargo, hay varias formas de abordar esta condición y mejorar la flacidez cutánea. A continuación, detallamos diez consejos que pueden ayudar a recuperar la firmeza de tu piel luego del embarazo.

¿Cómo mejorar la flacidez de la piel después del parto?

Después del parto, es normal que el cuerpo de una mujer cambie. La trasformación no solo estará en la vida de la madre, sino también en su cuerpo. Si bien hay formas en que se puede mejorar la flacidez de la piel tras dar a luz, también es posible actuar antes para hacer más fácil el proceso de recuperar el aspecto que se tenía antes del embarazo.

Por ejemplo, de acuerdo con la organización Office on Women’s Health (OWH), las mujeres que mantienen una rutina de actividad física durante el embarazo, suelen retornar con mayor facilidad a su peso anterior luego del parto. Por eso, te presentamos algunas acciones que puedes tomar para mejorar este cambio en la piel.

1. Ejercicio regular

La actividad física es una de las formas más efectivas de tonificar los músculos y mejorar la elasticidad de la piel. Si bien ejercicios como el yoga, pilates, caminar y entrenamientos cardiovasculares pueden ayudar a fortalecer los músculos y reducir la flacidez, se recomiendan ejercicios de fuerza para mantener el tono muscular mientras se pierde peso. Te dejamos algunos ejercicios que puedes intentar.

  • Sentadillas: flexionar las rodillas y descender el cuerpo sin perder la verticalidad, luego erguirse de nuevo.
  • Tabla: boca abajo y apoyada en el suelo sobre las puntas de los pies y los antebrazos, mantén la tensión durante 20 segundos.
  • Puentes de glúteo: acostada boca arriba con las piernas flexionadas, levanta la pelvis y luego bájala de a poco.

Lo más importante siempre es acudir al médico para saber cuándo te encuentras preparada para comenzar a ejercitarte con ejercicios básicos y simples. Esto dependerá mucho de cómo estés transcurriendo el posparto y cómo fue tu parto en sí.

En general, aquellas mujeres que tuvieron cesárea o un parto más complicado deberán tomar su recuperación con cautela y aguardar el aval del médico.

2. Dieta balanceada

Una dieta rica en nutrientes es esencial para mantener no solo la salud del organismo, sino también la de la piel. Por ende, consumir alimentos con antioxidantes, proteínas y grasas saludables, puede contribuir a la producción de colágeno y elastina, fundamentales para la elasticidad cutánea.

Además, las vitaminas y minerales en una alimentación balanceada ayudarán a conservar una piel saludable y flexible. Entre los alimentos adecuados podrías optar por:

  • huevos,
  • carne, pescado y pechugas de pollo,
  • verduras de hoja verde,
  • frutos rojos (arándanos, frutillas y frambuesas).

3. Hidratación adecuada

Un artículo publicado por la revista Clinical, Cosmetic and Investigational Dermatology, expone que beber suficiente agua es esencial para mantener la piel hidratada y mejorar su elasticidad. Incluso, también ayuda a prevenir la sequedad y mejora la apariencia general de la piel.

4. Masajes con aceites

Los masajes pueden ser de mucha ayuda a la hora de reducir la flacidez de la piel, ya que estimulan la circulación sanguínea y el flujo linfático. Un estudio publicado en la revista Plos One que investigó los efectos de los masajes en la piel del rostro y el cuello, sugiere que, tras ocho semanas de sesiones, se puede mejorar la firmeza de la piel al estimular los fibroblastos.

Si bien el estudio no se realizó sobre el vientre de las mujeres, sí nos ayuda a entender el impacto de los masajes en la piel. Si se opta por utilizar aceites naturales durante los masajes, puede potenciar aún más sus efectos.

Un estudio publicado en la revista Clinical Nursing describe la efectividad que tiene un masaje de 15 minutos con aceite de almendras en la prevención de estrías gravídicas que aparecen durante el embarazo.

5. Cremas y lociones reafirmantes

Existen cremas y lociones diseñadas para mejorar la flacidez de la piel después del parto. Se recomiendan aquellos productos cosméticos que contengan ingredientes como retinol, colágeno o ácido hialurónico, conocidos por sus beneficios reafirmantes.

Ten en cuenta que ciertos productos que se absorben por vía cutánea se encuentran contraindicados o desaconsejados durante la lactancia. Por esto mismo, siempre consulta con el médico antes de iniciar algún tratamiento durante esta etapa.



6. Evita las dietas drásticas

Luego de que nazca el bebé, es probable que estés muy emocionada de perder el peso que has ganado durante los últimos meses. No obstante, es importante evitar dietas restrictivas o drásticas después del parto, ya que pueden causar una disminución rápida de peso que afecta la elasticidad de la piel.

Por el contrario, opta por una pérdida de peso gradual y sostenible para permitir que la piel se ajuste a los cambios corporales. Podrías visitar a un nutriólogo de confianza para que te aconseje sobre cuál es la mejor forma de hacer este ajuste en tu alimentación.

7. Protección solar

La exposición excesiva al sol puede dañar la elastina y el colágeno cutáneo, lo que puede empeorar la flacidez. Por eso, usa un protector solar adecuado siempre que salgas al exterior para proteger la piel de los daños provocados por los rayos UV. Es ideal elegir aquellos que sean libres de PABA (ácido 4-aminobenzoico) y que tengan filtro mayor a 50.



8. Abdominales hipopresivos

Los ejercicios hipopresivos son un tipo de ejercicio localizado indicado para recuperar la tonificación de los músculos abdominales luego de dar a luz. De hecho, son ideales, ya que, a través de posturas adecuadas y la respiración, se puede lograr que los abdominales recuperen su estado previo al embarazo.

La American Collegue of Obstetricians and Gynecologists recomienda iniciar de forma gradual con la actividad física posparto, con 150 minutos todas las semanas.

9. Tratamientos estéticos

En algunos casos, la American Board of Cosmetic Surgery sugiere tratamientos estéticos no quirúrgicos como opciones efectivas para mejorar la flacidez de la piel. Algunos de ellos, compatibles con la lactancia, incluyen los siguientes:

  • radiofrecuencia,
  • criolipólisis,
  • microdermoabrasión,
  • luz pulsada intensa.

10. Paciencia y autocompasión

Recuerda que el cuerpo necesita tiempo para recuperarse después del embarazo. Para ello, practica la paciencia y la autocompasión mientras te esfuerzas por mejorar la flacidez de la piel. Si bien los resultados no llegan tan rápido como uno desea, no hay que rendirse y mantener un estado mental saludable.

¿Cuánto tiempo demorará en mejorar la flacidez?

Todas las recomendaciones mencionadas antes pueden ayudar, con el paso del tiempo, a reducir la apariencia de piel flácida luego del embarazo. Sin embargo, dependerá de diversos factores para hacerlo con mayor rapidez o no. Te nombramos algunos:

  • nutrición y ejercicio durante y después del embarazo,
  • cuánto peso se aumentó durante los nueve meses,
  • la edad y el peso de la mujer antes del embarazo.

Cabe destacar que el útero puede demorar 6 semanas en retornar a su tamaño original, y el cuerpo puede tardar varios meses en reducir el peso extra que adquirió durante el embarazo.

La importancia de la constancia y la mentalidad positiva

La flacidez de la piel después del parto es un desafío común, pero con la combinación adecuada de ejercicio, nutrición, cuidado de la piel y tratamientos médicos (si es necesario), es posible mejorar la elasticidad y la firmeza.

Recuerda que cada cuerpo es único, por lo que es fundamental que consultes con un profesional de la salud para recibir orientación personalizada y segura para tu situación específica. ¡No te desanimes y mantén una mentalidad positiva mientras trabajas en mejorar la apariencia de tu piel posparto!

Te podría interesar...
Cuidados de la piel después del parto
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Cuidados de la piel después del parto

Si bien siempre se debe llevar a cabo una correcta rutina de skincare, existen ciertos cuidados de la piel para después del parto.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



El contenido de Eres Mamá es solo para fines educativos e informativos. En ningún momento sustituye el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.